Deportes

El Liverpool de Klopp, entre la confianza y la presión

Cuando Jürgen Klopp asumió como entrenador aseguró que si se mantenía en el cargo durante siete años, el club habría celebrado a esa altura una o dos Ligas.

Cuando Jürgen Klopp asumió como entrenador del Liverpool en octubre de 2015, aseguró que si se mantenía en el cargo durante siete años, el club habría celebrado a esa altura una o dos Ligas inglesas de fútbol.

Casi tres años después y tras haber extendido su contrato por seis temporadas en 2016, Klopp todavía no pudo cumplir su promesa, ya que el Liverpool sigue buscando su primer título bajo el formato de Premier League y no celebra una Liga desde 1990.

Sin embargo, en Anfield reina el optimismo después de que los "reds" llegaran a la final de la Champions en la pasada campaña y terminaran entre los cuatro primeros en las últimas dos ediciones de la Premier, señales claras de progreso, mientras persiguen a rivales poderosos como el Manchester City, el Manchester United y el Chelsea.

Klopp

Después de haber gastado más que cualquier otro club inglés en este mercado de fichajes, con alrededor de 170 millones de libras (unos 220 millones de dólares) de acuerdo a las estimaciones de Sporting Intelligence, los fanáticos del Liverpool tienen la esperanza que este temporada sea realmente la que se corte la mala racha.

Los arribos del guineano Naby Keita, desde el Leipzig, y el brasileño Fabinho, desde el Mónaco, ya habían despertado el entusiasmo de los aficionados, que se potenció poco después con la transferencia récord del portero Alisson, desde la Roma.

Para completar un panorama de máximo optimismo, se aseguró después la llegada del extremo suizo del Stoke Xherdan Shaqiri y finalmente se garantizó la continuidad del máximo goleador de la temporada pasada, el egipcio Mohamed Salah.

Pero con adversarios con ambiciones similares como el City, en busca de repetir el título, el United, a la espera de revancha, o el Tottenham, con la pretensión de por fin dar el gran salto, el peligro para Liverpool es que la esperanza se traduzca en presión extrema.

Al inicio de su tercera temporada completa a cargo, Klopp sabe que cuenta con la presión de ganar algo, pero siente que es capaz para manejarla. "La presión solo está en el exterior, eso no es realmente importante", aseguró el alemán. "Lo que digan sobre mí en tres meses no cambia mi vida por completo".

"La presión viene del exterior y probablemente esté aumentando. Pero no me importa. Lo que yo quiero es que juguemos el mejor fútbol que podamos y que nuestros hinchas estén contentos. Eso es todo. Lo que digan otras personas, yo no puedo manejarlo", resaltó el ex técnico del Borussia Dortmund.

Klopp se describe a sí mismo como un realista, sabiendo que no puede prometer trofeos, pero así como ya ha inculcado un estilo de fútbol emocionante, ahora está preparado para hacer todo lo posible para devolver el éxito a Anfield.

"No soy un soñador, no sueño con que podamos llegar hasta aquí o hasta allá", explicó. "Otras personas pueden hacer eso, pero yo en cambio creo que tenemos que construir un terreno para esos sueños".

"Necesitamos estar preparados para los grandes desafíos, para los grandes objetivos. Tenemos que ser un equipo enojado, agresivo, ambicioso y lleno de deseos, que quiera ganar cada partido", remarcó Klopp, que tiene muy claro las metas que dependen de su mando y las que no.

"¿Puedo prometer una copa para la próxima temporada? Por supuesto que no", se preguntó y respondió al instante. "¿Cómo podría? Pero lucharemos por ello. Eso es lo que prometimos en todos estos años y es lo que hicimos".

Con la llegada de los fichajes y la posibilidad de sostener a todas sus otras figuras, Klopp se siente tan emocionado como todos los hinchas, aunque prefiere un poco de cautela.

"Los nuevos jugadores nos harán más fuertes, eso al cien por ciento, ya sea como titulares, desde el banquillo o donde sea. Pero no sucederá en el primer día", explicó el alemán. "Se trata de mantener la calma, mirar la situación, juzgar bien y luego dar el paso. Tengo confianza y tendremos confianza".

Entusiasmo, confianza y presión, el combo con el que el Liverpool y Klopp deberán lidiar en la temporada que inicia esta semana en Inglaterra.

Por Simon Cambers (dpa) 

Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 04:03
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 04:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"