P. Icardi

El mecanismo: las obras en Mendoza donde confluyeron las empresas sospechadas

Durante 12 años hubo un mecanismo político para ejecutar obras que concentraba todo en Casa Rosada y el Ministerio de Planificación.

Durante 12 años hubo un folclore político que parecía un detalle, pero era un método: las decisiones para ejecutar obras públicas se tomaban en Balcarce 50 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o en el edificio de lo que fuera el Ministerio de Planificación Federal. Sea una gran represa o la construcción de cordón, cuneta y banquina de una calle barrial. Todo pasaba por las manos de Julio De Vido, Néstor Kirchner o Cristina Fernández, a quien un gobernador llegó a bautizarla como "Hada Madrina".

Ese método tenía un viaje de ida y de vuelta. El de ida era el peregrinaje del mendigo. Es el camino que hacían intendentes y gobernadores para ir a Buenos Aires a "pedir" las obras. El de vuelta era más virtual. La decisión de ejecutar las obras, que venía con la recomendación de las empresas a tener en cuenta y todo. Ese sistema era más evidente con las obras que se licitaban y ejecutaban desde la Nación. 

Escuchá el podcast de MDZ Radio

El gobernador Alfredo Cornejo dio un ejemplo en el que se vivió en carne propia los perjuicios que trajo ese camino. La cárcel federal de Cacheuta fue adjudicada a la empresa de capitales expañoles Isolux, una de las sospechadas en la causa de los "cuadernos de la corrupción". La empresa no ejecutó la obra como correspondía, pero sí la cobró: según dijo Cornejo, certificó un avance del 70%, pero la obra apenas había superado el 25%. Además, la empresa abandonó los trabajos. Por eso se volvió a licitar y ahora la provincia es la que certifica el avance.

En Mendoza hubo obras ejecutadas y otras truncas que reunieron a varias de las empresas que hoy son investigadas. Y en todos los casos se trata de proyectos gestionados por Casa Rosada durante los gobiernos de Néstor y Cristina. Una de ellas es la línea eléctrica de extra alta tensión Comahue Cuyo. El tramo norte de esa obra se ejecutó en Mendoza y costó más de 200 millones de dólares. La licitación la ganó una UTE liderada por Cartellone, pero que también integraban las sospechadas IECSA e Isolux. La UTE quedó formada bajo el nombre de Líneas del Comahue Cuyo SA (LICCSA). A su vez, esa UTE subcotrató a otras empresas para que hicieran tramos de la obra, entre ellas algunas que tenían flacos antecedentes para hacerse cargo de una obra de esa magnitud, pero que también tenían fuertes vínculos con Casa Rosada. En la obra también participó Electroingeniería, otra de las empresas sospechadas.

Hay un dato político que coindice con un concepto escrito por el chofer Oscar Centeno es lo que ocurrió tras la muerte de Néstor Kirchner, donde se enfrió la relación con Julio De Vido y las empresas amigas. Sin embargo, según lo escrito por el propio Centeno, el mecanismo siguió tras algún reordenamiento interno.

La obra de la confluencia

Otra obra en la que aparecieron los mismos protagonistas, ya con Cristina como jefa política, fue la represa Los Blancos. Esa obra no solo nunca se concretó, sino que también sacó a la luz las tensiones que existían. El Gobierno lanzó una convocatoria para que las empresas interesadas manifiesten su interés para hacerla. Se presentaron varios consorcios y en todos había alguna de las empresas que hoy son sospechadas. Por un lado IECSA, por el otro Odebrecht, por otro Electroingeniería y también IMPSA. Ese proceso terminó en la Suprema Corte porque la firma IECSA reclamó por haber quedado excluida de la preselección.

Los Blancos también fue la obra que puso de relieve lo que pasó con IMPSA. La empresa mendocina había sido perjudicada por decisiones del Gobierno nacional, que anuló las licitaciones por las represas Chihuido (en Neuquén) y Néstor Kirchner- Jorque Cepernic (Santa Cruz) que la empresa mendocina había ganado. Tras la crisis en la que entró IMPSA por la falta de pago de los gobiernos de Brasil y Venezuela, la Nación amagó con una ayuda. Una de las vías era que fuera parte del negocio de Los Blancos y también recibir una asistencia financiera. El dato político extra es que los empresarios sospechaban que detrás había una maniobra para quedarse con IMPSA. 

Opiniones (7)
15 de agosto de 2018 | 03:59
8
ERROR
15 de agosto de 2018 | 03:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. I see peronismo...
    7
  2. Revisen bien la nota, no vaya a CErcOSA que se olviden de alguna
    6
  3. Atenti con el lava jato mendocino..... Que no es exclusivo de la gestión paquista...!!!!
    5
  4. Malisimo. no tiran ni un dato. Y eso que los saben todos con nombre y apellido
    4
  5. Falta la principal empresa!! Investiguen y vuelvan a redactar el artículo.
    3
  6. Y Ceosa? Y Sanco?
    2
  7. Y Ceosa?
    1