¿Dónde deberían amamantar las mujeres que trabajan?

Preocupa la ausencia de espacios adecuados para mujeres que quieren dar de mamar o sacarse leche durante la jornada laboral. Testimonios de quienes aseguran que el baño no es un lugar adecuado.

María tiene 30 años, es mamá de Valentin de 5 meses, y trabaja en una organización pública de la provincia. Al regresar a su lugar de trabajo, se enteró que el lugar designado para lactancia materna, ya no existía; es decir ya no cumplía la función para la que había sido creada. 

Indignada cuenta a MDZ: "Mis senos explotaban de amor y pregunté por ese lugar cuando me entere que lo habían sacado. Lamentablemente me tuve que ir al baño, lugar lleno de infecciones, con olor a orina y papel higiénico desparramado por el piso. En vez de poder sacarme leche en un lugar medianamente desinfectado y cómodo, lo tuve que hacer de pie en unas de las letrinas. Y en vez de guardar la leche en un lugar refrigerado para algún bebe lo utilice, se fue por el inodoro".

Su testimonio conmueve, pero lamentablemente no sorprende. Las mujeres saben que estas situaciones se reiteran con demasiada frecuencia. Son ellas las que regresan a trabajar, en muchos casos angustiadas, aprendiendo a dejar a sus hijos al mismo tiempo que retoman el ritmo laboral. Son muchas las que deben volver a sus trabajos cuando todavía están dando de mamar.

Amamantar y trabajar

Josefina tiene 36 años y su hija Guillermina, tres meses. La deja diariamente en una guardería, mientras ella retoma sus actividades laborales. "Pregunté dónde podía sacarme leche y a nadie le importó, hasta que alguien a los lejos me dijo 'obvio que en el baño'. Yo me quedé helada, ya todo era difícil para mí y sumarle a eso tener que estar una hora en el baño enchufada con el sacaleche, me pareció un espanto. Imagínate si tengo que estar ahí con la bebita. Es mentira que la sociedad apoya la lactancia materna", relata. 

Si bien existe la hora de lactancia, en algunos casos las mujeres optan por ingresar más tarde o salir una hora antes, pero otras necesitan sacarse leche en sus lugares de trabajo. La pregunta es ¿dónde? Para la mayoría, la respuesta es "en el baño".

Emilia, de 25 años, es más de Juan, de dos meses. Ella cuenta su experiencia: "Todos los días me encerraba en el baño y me sacaba la leche que tenía. La colocaba en una pequeña heladera que llevaba a diario, porque no tenemos heladera en las oficinas. La experiencia fue espantosa. Yo luchaba por poder sacarme leche en un contexto tan feo, con olores y poco adecuado".

Dar de mamar

Cuando se habla de fomentar la lactancia materna, resulta interesantes pensar en aspectos que favorecen o complican a aquellas mujeres que eligen amamantar.

Si bien durante los primeros días la mamá puede estar junto a su bebé más tranquila, lo cierto es que la licencia por maternidad en Argentina contempla 90 días. Es decir, en muchos casos la mujer debe regresar a su lugar de trabajo cuando su pequeño no ha cumplido aún los dos meses de vida.

Más allá de todo lo que implica emocional y psicológicamente dejar a un bebé en una guardería con 45 días o con alguien que lo cuide, esta mujer debería poder continuar su proceso de amamantamiento en paralelo mientras se readapta a sus funciones y a los horarios laborales.

Mónica Rinaldi, directora de Maternidad e Infancia, explicó que las mujeres no tienen dónde sacarse a leche en sus lugares de trabajo, además les da vergüenza pedir permiso.

Si bien existe la iniciativa de los Espacios Amigos de Lactancia que funcionan en la Casa de Gobierno, en otras entidades públicas y en muy pocas empresas. Son espacios especiales, con intimidad, donde se puedan lavar las manos con alcohol en gel, contar con una heladera. Mejor si tiene luz ambiental y una temperatura agradable", detalla Rinaldi.

La funcionaria advierte sobre la falta de espacios y condiciones para que las mujeres puedan amamantar y mantener sus puestos de trabajo: "Ellas necesitan el apoyo de todos, familia, doctores, sus jefes y compañeros. En algunos trabajos se permite que le lleven el niño al lugar de trabajo. Una cosa es darle de mamar en cualquier lugar, pero no es lo mismo extraerse la leche en cualquier lugar; necesita un lugar higiénico e intimidad".

Silvina Anfuso, directora de Género y Diversidad de la Subsecretaria de Desarrollo Social, explica: "Puede haber lugares donde hay poca sensibilidad en relación a la temática y en cuanto a las tareas de cuidado en general. Hay que ver si no se incurre en violencia institucional. Si hay hostigamiento, apartamiento de tarea, hay que denunciarlo".

Lo recomendable

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Según esta entidad, prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

Licencia por Maternidad

Según la ley, queda prohibido el trabajo del personal femenino durante los 45 días anteriores al parto y hasta 45 días después. Sin embargo, la interesada podrá optar por que se le reduzca la licencia anterior al parto, que en tal caso no podrá ser inferior a 30 días; el resto del período total de licencia se acumulará al período de descanso posterior al parto. 

En caso de nacimiento pre-término se acumulará al descanso posterior todo el lapso de licencia que no se hubiere gozado antes del parto, de modo de completar los 90 días.

Toda mujer tiene garantizado el derecho a la estabilidad en el empleo durante la gestación.

Una vez concluida esta licencia, la madre puede:

  • Continuar su trabajo en las mismas condiciones;

  • Rescindir su contrato de trabajo percibiendo una compensación equivalente al 25% de la remuneración calculada sobre la base del promedio fijado en el art. 245 por cada año de servicio o fracción mayor a tres meses; esta rescisión puede ser tácita (si vencida la licencia no se reincorpora y tampoco comunica la decisión 48 horas antes de finalizada la licencia) o expresa;

  • Solicitar la extensión de la licencia por un período de entre 3 y 6 meses. Esta situación se denomina período de excedencia.

Lo que dice que ley

La Ley de Contrato de Trabajo (N° 20.744 y sus modificatorias) establece en su artículo 179 que toda madre trabajadora dispone, durante al menos 1 año, de dos descansos de media hora para amamantar a su hijo durante la jornada de trabajo. 

Este beneficio se puede utilizar de varias maneras: o ausentarse del trabajo por estos períodos de tiempo o, si el niño está lejos, sumar los dos descansos y trabajar una hora menos. También se podría utilizar esa hora para sacarse leche y conservarla dentro de la heladera para que el bebé pueda tomarla al día siguiente. 

Opiniones (3)
15 de agosto de 2018 | 18:12
4
ERROR
15 de agosto de 2018 | 18:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si claro que se joda por abrir las piernas. Pero que mierda estas hablando esparta. Es un echo que no ai lugares destinado para la lactancia en ningun lugar del estado publico. Como asi cambiadores en los baños. Y mucho menos en los baños de hombre ni hablar.
    3
  2. En el 2015 se hicieron lugares en casa de gobierno para aquellas madres que trabajaban en ese lugar.
    2
  3. La mujer que decide tener un hijo, también debe aceptar lo que esta decisión implica, y es que debe atender a su hijo, incluso si debe dejar de trabajar por un tiempo. No tiene sentido tener un hijo, para que lo atienda mal, o lo atienda otra mujer. Conozco cientos de mujeres docentes, que dedican su vida a cuidar y educar hijos ajenos, mientras los propios son cuidados por otras personas, que a veces ni siquiera conocen lo mínimo necesario. En definitiva, si tienen un hijo es para cuidarlo ellas, y no ceder a una tercera, para que la reemplace. Es un contrasentido, una contradicción total.
    1