J. Albornoz

Anses desmintió que Mendoza esté al tope del recorte de asignaciones

Un informe había señalado que en nuestra provincia se ajustarán 75.000 beneficios, pero el titular regional del organismo afirmó ayer que serán 8.600, el 5% del total. El funcionario calificó la medida como un "reordenamiento" necesario para evitar distorsiones.

ANSES redujo drásticamente el impacto del recorte de asignaciones familiares en Mendoza. Así fue que nuestra provincia cayó del presunto primer lugar en el ranking nacional de niños perjudicados por el ajuste (unos 75.000 casos, según la cifra extraoficial) a un lugar, por suerte, mucho menos destacado: serían al final 8.600 los chicos que recibirían menos plata del Estado Nacional.

Por lo menos esa fue la información que aportó el delegado regional del organismo, Sebastián Cremaschi. El funcionario afirmó que en Mendoza se entregan 172.000 asignaciones y que el porcentaje de beneficios ajustados es de apenas el 5 por ciento del total.

"A estas personas se les elimina el diferencial de la zona y se las iguala al resto", explicó Cremaschi. O sea, aclaró que seguirán cobrando dinero de ANSES, aunque menos plata que antes, medida que exceptúa a los discapacitados. Los recortes alcanzan el 49 por ciento, en algunos casos.

Las primeras repercusiones habían arrojado cifras más preocupantes aún. El periodista de Clarín Ismael Bermudez fue el autor de un ranking que puso a Mendoza como la provincia más afectada por el recorte.

Dejan de Asignación x hijo pic.twitter.com/JaktTI2DcI

- Ismael Bermudez (@IsmaelBermudez1) 30 de julio de 2018

Varios días después de que se hubiera conocido el decreto 702/18, ANSES salió a dar sus propios números, por lo menos para Mendoza. Y a defender, incluso, el recorte, al que se le asignó la categoría de un "reordenamiento" desvinculado del ajuste exigido por el FMI.

La diferenciación resulta necesaria en el contexto actual, ya que el Gobierno Nacional había prometido que el gasto en contención social no sería afectado por el ajuste.

Se hicieron varias aclaraciones para evitar que sólo se hable de ajuste. En Mendoza, cerca de 30 localidades rurales contaban desde hace muchos años con un adicional por "zona desfavorable". 

Cremaschi dijo que ese listado es de "hace 20 años" y que el criterio (se buscaba poblar regiones) podría ser discutido, ya que, por ejemplo, no aparece La Paz, que tiene condiciones de vida difíciles, pero sí Perdriel (Luján de Cuyo).

El Gobierno Nacional decidió imponer un reparto diferente y que "todos los niños del país cobren lo mismo" en materia de asignaciones. "No se puede pretender corregir una distorsión salarial con una prestación social. La discusión salarial se tiene que dar en otro lado, entre el empleador y el empleado", aseguró Cremaschi.

En el reordenamiento de asignaciones, según el funcionario del PRO, Mendoza no fue una de las provincias más afectadas, porque los niños abarcados por el beneficio tampoco recibían los mayores adicionales por zona desfavorable. "Mendoza era zona 1, pero en los lugares más australes del país tenían zonas 2, 3 y 4", dijo. En esas otras zonas, las asignaciones representaban más del doble de dinero.

En términos concretos, la Nación mantendrá el beneficio actual para aquellas familias que reúnen hasta 24.492 pesos por mes. La asignación familiar para los trabajadores en relación de dependencia seguirá siendo en esos casos de 1.578 pesos por cada hijo menor de 18 años.

Pero en las categorías salariales superiores el ajuste sí se comenzará a sentir. Por ejemplo, entre los 24.000 y los 35.000 pesos de ingresos por mes, la asignación por hijo caerá de los 1.400 pesos a 1.063.

También se recortarán y generalizarán las ayudas prenatal y escolar anual: el prenatal seguirá la misma escala de las asignaciones (sin diferenciales) y la escolar será de 1.322 pesos por niño, independientemente de los ingresos de cada familia. Antes se pagaban por ayuda escolar hasta 2639 pesos en algunas zonas del país.

ANSES también modificó pisos y techos del beneficio de las asignaciones. Antes se cobraba la asignación a partir de los 200 pesos de salario. Ahora, el trabajador deberá percibir 2.800 pesos por mes, que es el mínimo para la realización de aportes jubilatorios. El piso de 200 pesos era de 2011 y en el Gobierno Nacional creen que los empleadores declaraban que sus empleados cobraban menos de lo que les daban en realidad. En cuanto al techo de ingresos familiares, bajará también de los 94.000 a los 83.900 pesos.

Aunque nadie da ese número por ahora, el Gobierno Nacional apuntaría a ahorrarse unos 5.000 millones de pesos al año con el cambio. Pero no solamente se habla de ajuste. Desde fines de la semana pasada, el gabinete de Macri sugiere que el decreto 702/18 también ataca algunos comportamientos fraudulentos.

En el orden local, la ANSES cree que ciertos empleadores usaban la asignación para compensar salarios magros. "Aunque no trabajaba allí, declaraban al empleado en un lugar que tenía zona desfavorable, para que el Estado le diera más plata", creen algunos funcionarios. Y amenazan con denunciar ante la Justicia la maniobra.

Opiniones (0)
20 de agosto de 2018 | 03:55
1
ERROR
20 de agosto de 2018 | 03:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"