Ortega rechaza renunciar pese a la violencia

Miles de universitarios salieron a las calles de Managua para pedir "libertad", "justicia" y la dimisión del presidente, quien en una cadena de EEUU dijo que seguirá en el poder.

Miles de jóvenes universitarios salieron nuevamente hoy a las calles en Managua, la capital de Nicaragua, para pedir "libertad", "justicia" y la renuncia del presidente Daniel Ortega, que en una entrevista a un canal de televisión de Estados Unidos aseguró que se mantendrá en el poder hasta 2021.

Los manifestantes, convocados por la Coordinadora Universitaria, que dirige las protestas contra el Gobierno desde abril pasado, conmemoraron así el Día del Estudiante, en recuerdo de una masacre de jóvenes por parte del régimen de Anastasio Somoza en 1959.

"El Gobierno no es eterno, se tiene que ir", dijo una capitalina que como muchos más lucía una pañoleta al cuello, con los colores azul y blanco de la bandera nacional.

"Desde Monimbó, seguimos en pie de lucha", afirmó un adolescente que se sumó a la protesta desde el barrio indígena de Masaya, donde el Gobierno expulsó días atrás a los manifestantes y ahora ejerce un férreo control con policías y grupos paramilitares.

Sonando bocinas y vuvuselas, varios jóvenes bailaban y cantaban mientras la marcha continuaba avanzando de forma pacífica. Muchas personas salían de sus casas y oficinas para saludarlos.

Por su parte, el Gobierno también convocó a una manifestación, en otro sector de Managua, para reclamar "justicia para las víctimas del terrorismo", en alusión a una veintena de policías muertos durante las protestas.

Los manifestantes recorrieron varias cuadras sobre la avenida "De Bolívar a Chávez", en el viejo centro de la capital, mientras coreaban consignas revolucionarias y gritaban "Viva Daniel".

La crisis se inició el 18 de abril y ha dejado más de 350 muertos y 2.100 heridos, en su gran mayoría jóvenes, según organismos de derechos humanos independientes. El Gobierno reconoce 49 muertes.

Mientras, en una entrevista pregrabada a la cadena estadounidense Fox, el presidente Ortega descartó la posibilidad de adelantar las elecciones de 2021 como exige la opositora Alianza Cívica.

"Yo no he manifestado que las elecciones deban anticiparse, peor aún en estas condiciones que crearían más inestabilidad", dijo el mandatario. "El pueblo va a decidir quién asumiría en 2021", agregó al ser consultado si piensa dejar el poder.

Ortega, que llamó "golpistas" a los obispos católicos mediadores en el diálogo nacional, aseguró a Fox que no tiene "ningún problema con la iglesia católica". También negó que su Gobierno financie a paramilitares: "Algunos lo están haciendo (financiando) con carteles de drogas, otros con organismos", respondió.

"Ni se me ocurre montar una dinastía. Mi esposa que es vicepresidenta nunca había sido vicepresidenta", adujo Ortega, en su primera entrevista a un medio de comunicación desde 2009.

En tanto, defensores de derechos humanos reportaron este lunes la detención de Christian Fajardo y María Adilia Cerrato, dirigentes de la Alianza Cívica en Masaya, quienes fueron arrestados en Rivas, sur del país.

Fajardo era propietario de un hotel en Masaya que fue incendiado por presuntos paramilitares en mayo pasado, dijo su hermana, Daniela Aguilar, al denunciar el arresto a una radio local.

El presidente de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH, no gubernamental), Alvaro Leiva, afirmó que 758 personas han sido capturadas, en su mayoría acusadas por el Gobierno de ser "terroristas" por haber participado en protestas contra Ortega.

En tanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció que la incertidumbre política está llevando a un proceso de "parálisis productiva" en Nicaragua, donde la economía podría contraerse para finales de este año.

"Desde el inicio de las tensiones sociales estamos viendo indicadores que están apuntando en esta dirección", manifestó el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, en una rueda de prensa en Washington.

El economista presentó la actualización de las previsiones regionales para América Latina y El Caribe, en las que no se han revisado las proyecciones de Nicaragua. La revisión tendrá lugar en el otoño boreal.

Por su parte, en declaraciones a dos medios de prensa de Uruguay, el ex comandante sandinista Henry Ruiz, dijo que Ortega "es un dictador, vicioso de poder y no caerá fácil".

Alejado hace años del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Ruiz vaticinó que la crisis actual del país no se va a resolver dentro de un mes o dos meses.

"Eso es el entusisasmo de muchos voceros, periodistas, muchos que dicen que ya va a caer. Esto no va a caer fácil. Yo soy de los que sostengo desde un principio que este hombre no se va así nomás. Él se va a sostener porque éste es un vicioso del poder", insistió.

Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 16:38
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 16:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"