P. Icardi

Las fuentes del "poder eterno" de Cornejo

El control de la Legislatura, la cuna de los jueces y la relación con la Nación. Tres de las patas que busca sostener el Gobernador para mantener el control político en Mendoza.

 La historia es harto conocida. En 2011 Alfredo Cornejo simulaba ser pre candidato a Gobernador, tras haberse quedado con el poder partidario de la UCR. La cuerda se tensó con quien era su rival, Roberto Iglesias, hasta el punto de llegar a negociar. Y Cornejo ganó. Le dejó a Iglesias la posibilidad (incierta) de ser Gobernador, a cambio de manejar las listas que significarían el sedimento de la estructura de poder futuro del propio Cornejo. En realidad se consumaba una estrategia que había comenzado mucho antes. Cornejo intentó la "revolución de los Coroneles" contra quienes eran los vetustos líderes del radicalismo y hasta invitó en esa corrida a otros dirigentes que por entonces apenas peinaban canas. No fue una revolución, pero tomando algo de distancia a Cornejo le fue aún mejor.

"Lo que antes suponíamos ahora se materializa. En principio lo nuestro no era sólo por una candidatura, luego se verá; yo he resignado sólo por un tiempo esas aspiraciones. La intención era reconstruir liderazgos dentro del radicalismo y creo que ese objetivo se ha logrado". Esa definición pertenece a Cornejo y la dijo en una entrevista con este diario en 2011, tras haber declinado a su pre candidatura. El "ya se verá", era real.

Es estrategia no ha terminado y aún como gobernador Cornejo tiene a la mano las "fuentes del poder eterno". Aunque la frase sea una exageración, en realidad sí ha trazado líneas para no alejarse del control aún fuera del sillón de San Martín. Esas tres fuentes del poder eterno son el control de la Legislatura (aún tras el 2019), la llegada al Consejo de la Magistratura (que tendrá que concursar decenas de cargos en los próximos años) y el manejo de la UCR nacional y el vínculo con las altas esferas del poder.

Cornejo - PORTADA1

La casa del poder

La Legislatura se ha desprestigiado en los últimos años. Por exageraciones en los defectos de los intérpretes y por torpezas propias. Pero sigue siendo uno de los núcleos políticos más importantes para sostener o hacer tambalear a cualquier gobierno. Cornejo lo entiende así desde siempre y por eso aunque a él no le gusta la tarea legislativa, sí se fascina con conducir los destinos políticos "desde afuera". Lo sufrió el ex gobernador Francisco Pérez cuando lo tenía como líder opositor (y le trabó presupuestos, endeudamientos y nombramiento de jueces) y lo goza el propio Cornejo ahora, con una mayoría que le ha permitido un tránsito cómodo en el Gobierno con pocos proyectos frenados por la oposición.

Cornejo busca mantener el control legislativo y por eso la elección del año pasado se hizo más pensando en lo que ocurrirá tras el 9 de diciembre del 2019, que en el hoy. Lo mismo puede pasar el año que viene. No es casual, por ejemplo, que el presidente del bloque del Senado sea un neófito en el arte de legislar, pero sí un fiel seguidor del gobernador. El futuro gobernador, propio o ajeno, sabrá que tendrá que es probable que deba negociar con Cornejo y sus delegados.

La trastienda de Tribunales

En Poder Judicial es el sector del Estado al que más reformas le ha impuesto el Gobierno y eso ya se ha relatado hasta el cansancio. También que los resultados de las reformas se verán más cuando el Gobernador deje el cargo que en la inmediatez. Como adelantó MDZ, el los fueros Penal y Civil se ha "pronosticado" un colapso del nuevo sistema por el aumento de la demanda y el trabajo de los jueces (sobre todo por el impulso a la oralidad). La estrategia es que en un par de años haya un ingreso masivo de jueces (decisores, en palabras de Cornejo) que respondan a esa demanda y también para bajar la proporción de empleados respecto a magistrados. Hoy Tribunales tiene casi 13 empleados por "decisor" (juez, fiscal o defensor). Pues para ese proceso hay un organismo clave que Cornejo también modificó: el Consejo de la Magistratura.

Con pocos cambios, el Ejecutivo buscó cambiar la impronta del organismo que evalúa, califica y pondera a los aspirantes a magistrados. Entre otras cosas, buscaban darle más chances a los "abogados de la calle" e igualarlos con quienes hacen carrera dentro del propio Poder Judicial. Ese cuerpo colegiado tiene una composición diversa, pero en la cual la política tampoco es ajena. Un juez de la Corte, dos legisladores, un representante del Gobierno, dos abogados del Colegio de Abogados (donde el oficialismo tiene llegada) y otro de los jueces. En todos esos sectores Cornejo tiene la mentada "capilaridad política" que le permite al menos estar informado de lo que pasa. Más si se concreta la ampliación de la Suprema Corte (cornejo ya nombró a dos jueces de ese tribunal y podría designar a otros dos, o incluso más si se concretan las jubilaciones).

Si tiene buena llegada a la Legislatura, el actual oficialismo también puede manejar otro cuerpo colegiado clave (y mucho más político y desprolijo) que supone un control del Poder Judicial: el Jury de Enjuiciamiento.

Tensiones y relajos con la Nación

Sentado, al menos en lo formal, en la mesa de discusión política de lo que ocurre en el Gobierno nacional, Cornejo también tiene por ahora los vínculos necesarios para llegar cerca de Macri. No es una potestad exclusiva, pero sí la más influyente.

Son planos distintos los que tiene en esa relación. La vinculación como Gobernador lo tiene a Cornejo más seguro: siempre hizo alarde de que en Mendoza gestionaron mejor la herencia y tuvieron una política de shock mucho más rentable que en la Nación. Y por ahora aseguran que mantienen la confianza en Macri y Cambiemos. Pero hay una frase que se repite: errores no forzados. Se trata de las complicaciones que se gestaron desde el propio Gobierno; las idas y vueltas y las pérdidas de tiempo. Pasó con las tarifas y volverá a pasar. "Les pedimos que hagan una fuerte campaña de comunicación y no la hicieron. Puede haber sorpresas ingratas con la tarifa social", grafican como ejemplo de los "errores no forzados".

En lo político la relación es más equilibrada. Sabiendo de las debilidades de la UCR nacional, y que Cornejo no tiene la unanimidad de las opiniones, por ahora hay más estrategias que golpes de efecto. En la Nación desconfían de Cornejo, pero lo respetan como gestor y estratega político. Macri lo recibe y le palmea la espalda, pero a la vez avala con silencio los ataques de "Lilita" Carrió contra el jefe del radicalismo. El mandatario mendocino no espera sentado. Con más complicaciones que en la política vernácula, también intenta fortalecer la impronta del cargo que lleva como presidente del "principal partido de Cambiemos". Claro que cuando se hizo cargo era más una federación de partidos provinciales que una fuerza política que pudiera aspirar al poder. 

En la pelea interna por la sucesión Cornejo puso sobre la mesa que el discurso será "sostener los cambios". Ese es el requisito indispensable para ser parte del casting de precandidatos elegibles por el Gobernador. Frente a los que no puede controlar, como Cobos y De Marchi, los cornejistas no pronostican ni resignación, ni bandera blanca. Aunque, claro, no esperan llegar a la guerra interna.

Opiniones (8)
20 de agosto de 2018 | 06:07
9
ERROR
20 de agosto de 2018 | 06:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El poder los cambia....hay que cortarles las alas a los seguidores "lamebotas".....
    8
  2. CORNEJO = JUAN MANUEL DE ROSAS = SAADI = RODRIGUEZ SAA = ISFRAN = MENEN = TODOS PRETENDIERON LA SUMA DEL PODER PUBLICO Y ASI NOS FUE, NO SEAMOS MAS PEREGILES HAY QUE PONERLE FIN A ESTO POR FAVOR
    7
  3. EL 15 % EN TRES VECES ,HAMBRE SEÑOR GOBERNADOR ,HAMBRE Y AUTORITARISMO
    6
  4. Psiquiátrico para el enano despota, SE LE AFLOJÓ EL MOÑO Y LE CHIFLA!!!!. Es más que evidente en mi opinión que el tipo está chapita total, y por el cargo que ocupa es MÁS PELIGROSO QUE MONO CON NAVAJA!!!!
    5
  5. El poder lo cegó al gobernador, no se da cuenta que tenemos la inflación mas grande del país, y la educación y la seguridad hecha un desastre. Solo por sus ambiciones a la vicepresidencia, un soberbio dictatorial que no repara a la hora de querer manejar la justicia a su antojo. Es esto una democracia?
    4
  6. Una triste imagen de la realidad institucional de la provincia, corroída por las ambiciones sin límites de Cornejo. Señor gobernador no se olvide que vivimos en democracia.
    3
  7. Excelente nota.. Da vergüenza ajena.. En lo que se ha convertido la imagen del gobernador, sólo por la ambición de poder. Como hacer para llegar a la cima y mantenerse ahí sin perder los valores? Q triste q todos los q lo acompañan bajen la cabeza como serviles, teniendo quizás hasta más autoridad que el. El es la cabeza y es uno. El pueblo somos todos..
    2
  8. El poder por el poder mismo, para que nada cambie. Ni educación, ni salud, ni seguridad. Todo eso está tal cual, un desastre
    1