F. Croce

Aquí está la guía para saber quiénes son tus verdaderos amigos

¿Cómo sabemos si alguien es nuestro verdadero amigo o solo un conocido? ¿La amistad dura para siempre? ¿Somos los argentinos "los más amigos de todos", o eso es solo fama? Bernardo Stamateas y sus definiciones imperdibles.

Si, escuchamos hasta el hartazgo que es una jornada comercial, que a los amigos hay que celebrarlos todos los días, etc... pero la realidad es que ayer fue el día del amigo, y los argentinos somos capaces de celebrar el resto del mes con reuniones y eventos de lo más creativos.

¿Es cierto que los argentinos somos los "más amigueros del mundo"? ¿Cuándo uno puede considerar a alguien un amigo, y cuándo un mero conocido? ¿Es realmente una de las riquezas más importantes del ser humano la amistad? Para responder estas y muchas otras preguntas, charlamos con Bernardo Stamateas, licenciado en Psicología en la Universidad Kennedy, conferencista internacional y cuyos libros se convirtieron rápidamente en best sellers del mercado argentino.

"Los humanos en general somos seres gregarios, andamos en manada. No podemos vivir solos. Por eso la amistad es una necesidad humana, te diría, universal. Tener buenos amigos es como tener un medicamento muy potente, porque es signo de salud", comienza diciendo Bernardo.

"Por supuesto que hay personas más gregarias que otras. Si lo graficáramos en una línea, en un extremo tendríamos a aquellos que necesitan tener un millón de amigos; y en el otro extremo, a los que te van a decir 'yo tengo alguno que otro amigo y nada más'", explica Stamateas.

Mi amigo, mi "más amigo", y mi "amiguísimo"

Un tema que desde niño genera celos, enojos y recriminaciones, es la respuesta a la pregunta: "¿Quién es más amigo? ¿El/ella o yo?". Esto nos llevó a charlar sobre "la amistad verdadera", o mejor dicho, saber si la amistad puede catalogarse.

"Por supuesto que la amistad no es la misma con todo el mundo. Yo hablo de niveles o grados de amistad", respondió con seguridad Bernardo.

"El nivel uno es el de las opiniones; en el que entran las personas con las que compartimos el mismo pensamiento. Aquí entrarían también los "conocidos": aquellos que conocemos en el camino, vecinos, compañeros de escuela, de trabajo. Aquellos que nos presentan socialmente".

"El nivel dos está integrado por la gente con la que compartimos los proyectos o sueños que tenemos. Con estos compartimos qué queremos hacer de nuestra vida, hacia dónde la estamos dirigiendo, qué queremos lograr".

"Luego hay un nivel más profundo, el tres, que es aquél en el que englobamos a aquellos con los que decidimos compartir las emociones. No lo que sabemos, sino lo que sentimos frente a la vida".

"El cuarto nivel, el más profundo de todos, es el de la amistad profunda: aquí están las personas con las que compartimos, además de lo anterior, los miedos, los fracasos, las ansiedades, los errores. Es decir, con quienes podemos abrir lo más íntimo de nosotros y ser más vulnerables", explicó el psicólogo.

¿Qué pasa con aquellos amigos a los que no frecuentamos? 

¿Por qué hay amigos con los cuáles hay lejanía y sin embargo al encontrarnos, es como si no hubiera pasado el tiempo ni importara la distancia? "La amistad presupone una historia en común. Hay algo que compartimos, y aunque estemos a kilómetros, estamos a solo unos metros en cuanto a distancia emocional. Esa certeza de unión con el otro permite que no nos importe ni la distancia ni la frecuencia en que nos vemos", respondió Stamateas. "Hay una realidad: quien te asegura tener un millón de amigos, en realidad no tiene ninguno. Eso es falso: podés tener miles de conocidos, o miles de seguidores en Facebook, pero no son amigos. Una amistad se construye en la mirada, en un gesto, en escucharse, tocarse, pasar tiempo juntos y armar una historia en común".

¿Una amistad... no es para siempre? ¿Se modifican los vínculos que creemos perdurables para toda la vida? 

 "El concepto de amistad es similar al del amor: una cosa es el amor en la infancia, otra en la adolescencia, otra en la juventud y otra en la adultez. En la adolescencia tenemos conceptos que tienen que ver con el 'compartimos todo', 'unidos por siempre'... hay una idealización. Con el crecimiento uno va mutando, va cambiando, y los valores también cambian. Por ejemplo: una persona que tuvo una crisis muy importante puede unirse en amistad con una persona con una crisis similar. Ahora, una vez resuelto esa situación, la amistad puede cesar. Ese vínculo tenía un objetivo, que era elegirse para sortear juntos la crisis", clarifica el psicólogo.

¿Cuáles son los comportamientos que son condición sin que non para que una amistad sea perdurable? 

"Te nombraría, desde lo psicológico, que los requisitos son básicamente dos: primero, debe haber intimidad. Si no hay intimidad, el otro es un conocido. La intimidad es una gran necesidad de los seres humanos, y podemos definirla como el estadio en el que puedo abrir mi corazón y mostrarme tal cual soy. Asimismo, en ella permito que el otro también abra su corazón y se muestre tal cual es".

"Todos amamos esta necesidad de intimidad, pero al mismo tiempo le tenemos miedo, porque todos en algún momento de la vida fuimos lastimados al abrir nuestra intimidad. Porque en ocasiones esa sinceridad, esa desnudez ha sido usada en nuestra contra y nos hemos sentido traicionados. Por eso es que a veces somos ambivalentes".

"En segundo lugar, es importante no celarse: la amistad es un espacio de libertad y no de control. Hay que respetarse como cada uno es. En la amistad no hay protocolos, ni 'caretajes'. Tenemos que estar como en casa y no necesitar adoptar ningún rol social. Los amigos comparten, discute, viven y evolucionan en un ámbito de intimidad y libertad", cerró el también escritor. 

La amistad es una construcción en el tiempo: conocer a alguien en el colectivo y contarle tu vida, no es amistad. Lleva tiempo construir la amistad, porque uno va chequeando y generando la confianza par abrirse. Y además, en la amistad debe haber mutua revelación, es un 'ida y vuelta'. 

Opiniones (5)
16 de agosto de 2018 | 12:03
6
ERROR
16 de agosto de 2018 | 12:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Cuando las papas quemen ponele la firma q vas a estar solito. Es todo caretaje e hipocrecia.
    5
  2. coincido con estilojuanpa y esparta... para salir de joda somos todos amigos y "buena onda", ahora cuando las papas queman, que pasa?
    4
  3. Siempre los mismos.
    3
  4. Coincido estilo. Los amigos se ven en las malas, no cuando se celebra. Y durante toda una vida se puede tener la suerte de encontrar muy pocas personas que se brinden como amigos...amigos. Yo sólo tengo dos, desde los seis años hasta hoy, en el epílogo de nuestras vidas. Orgulloso de ellos.
    2
  5. En pleno siglo XXI las viboras dicen Brother , Hermano, salgamos de gira y todo eso. Los verdaderos amigos son los que te alientan , te ofrecen un negocio, un proyecto. Invitar a cervezas y a comer ,eso lo hace cualquiera . Con esta nueva escala de amistad a ver cuantos amigos tiene cada uno ?. En el unico Pais que se festeja este circo . En un Circo .
    1