AMIA, a 24 años: el relato del horror en primera persona

Alejandro Mirochnik casi pierde la vida luego del atentado. Sobrevivió a la explosión y la posterior caída del ascensor en el que se encontraba.

Alejandro Mirochnik trabajaba en el quinto piso del edificio de la AMIA. El 18 de julio de 1994, fue en bicicleta y al llegar se encontró con que no estaban los diarios del día. Fue a buscarlos, subió al ascensor y segundos después todo se vino abajo. 

"Luego de varias horas surge la luz, veo unas botas de bomberos y grito. Eso me ratifica que no estaba en una película: era la realidad", recordó hoy, en una entrevista con el programa "Otra manera", por MDZ Radio.

La entrevista completa:

A la distancia, asegura haberse salvado gracias a la fortaleza física que tenía a los 32 años de edad y destacó la fuerza de voluntad que tuvo tras permanecer horas atrapado con una pierna quebrada.

"Estuve conversando con la muerte, con la pierna quebrada que casi me la tiene que cortar. Pero a pesar de eso hoy tengo la suerte de poder hacer triatlón como siempre", sostuvo.

578ded1d25dd8 524 296!

Mirochnik dijo que no recuerda nada raro de ese día, salvo que desde hacía un tiempo varios obreros se trabajaba en la reconstrucción del edificio. "Ayer nos reunimos muchos sobrevivientes y todos tenemos distintas miradas. La causa sigue abierta, pero yo nunca sentí nada extraño", manifestó.

Además, admitió que la teoría que manejaron él y algunos compañeros era que, aprovechando el cambio de obreros y la gran cantidad de gente que circulaba, se haya colocado dinamita en el interior del edificio, la cual podría haber explotado junto con la traffic ubicada sobre la calle.

Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 06:47
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 06:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"