La desconocida historia de Néstor Pitana

De actuar en cine, jugar al fútbol y al básquet y ser custodio de boliches a dirigir la final del Mundial de Rusia entre Francia y Croacia.

Desde Ángel Coerezza (1970 y 74), nunca un árbitro argentino había participado de dos Mundiales. Tras haber dirigido en Brasil 2014, Néstor Fabián Pitana lo igualó en Rusia. 

Y Horacio Elizondo, el pito nacional que abrió y cerró una Copa del Mundo (Alemania 2006), dejará de ser el único con ese honor. El misionero, de 43 años, quien impartió justicia en Rusia-Arabia en la inauguración en Moscú, volverá este domingo al estadio Luzhniki para pitar la finalísima entre Francia y Croacia, habiendo dirigido una vez a cada selección. ¿Pero qué camino recorrió hasta llegar ahí?

Pitana carnet futbol

Su destino estaba marcado por el fútbol: lo practicó entre los 11 y los 27 años, con intervalos para actuar (interpretó a un guardia cárcel en la película La Furia, con Diego Torres) o ser seguridad en boliches o socorrista. Se inició en las Infantiles del club de su pueblo, Corpus Christi, en la Primera B de la Liga Posadeña. A los 16, debutó como delantero en la Primera del Club 20 de Junio, también de Corpus, con el que subió a Primera A de la Liga. Tigre de Santo Pipó, ya en el Argentino B, fue su siguiente escala. 

Tras esa experiencia, le dio una oportunidad a sus 191 centímetros en el básquet: con una selección provincial Sub 18 llegó a enfrentar a un combinado entrerriano en el que le tocó marcar al Torito Palladino (luego, escolta de la Selección). Regresó al fútbol en Guaraní Antonio Franco (otro equipo de Misiones) y cerró su carrera en Textil Mandiyú, cuando se mudó a Corrientes para estudiar para profe de Educación Física. Y allí también cursó para árbitro.

Pitana

Cambió los botines por el silbato a los 29: empezó en la Liga Posadeña, en 2006 dirigió en el Argentino B y A y la B Nacional, al año siguiente debutó en Primera (lleva 273 juegos) y es internacional desde 2010. Bianchi lo bautizó como "el gran pitanazo", por un corner mal cobrado en un Súper, que justo derivó en gol de River. Gallardo lo encaró al grito de "nunca más le digas ‘pendejo' a un jugador, no le faltes el respeto". Caruso Lombardi lo increpó en la cara en un Tigre-Central. Y Verón casi se lo come crudo por sus errores en un Estudiantes-Chacarita: "Si yo estaba en la cancha, el partido no terminaba".

En el país lo discutimos y en la FIFA lo colocan allá arriba, por su carácter, físico e interpretación del juego. Con ayuda argentina a su alrededor (Hernán Maidana y Juan Pablo Belatti a los costados y Mauro Vigliano en el VAR), Pitana quedará el domingo como el segundo árbitro con más partidos en Mundiales (nueve, cinco de ellos ahora en Rusia), detrás del uzbeco Ravshan Irmatov (11). Por si los técnicos Deschamps o Dalic quieren reclamarle, les traducimos el "no fue corner". En francés, "ce n'était pas un coin". En croata, "nije bilo ni kutak". Aunque ojalá no tengan que usarlo...

Opiniones (0)
17 de julio de 2018 | 07:37
1
ERROR
17 de julio de 2018 | 07:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"