Encuesta

¿Es el asado nuestra comida preferida del domingo?

Pastas y empanadas también tienen sus fans. Pero parece que los argentinos elegimos más el asado. Contestá la encuesta ¡y veamos si es verdad!

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.

 Para los argentinos los rituales son momentos únicos que constituyen excusas para el encuentro y que se mantienen a lo largo de generaciones renovándose constantemente para no dejarlos perecer. La comida es un ritual en nuestro país y los asados del domingo tan sólo son comparables al fútbol cuando intentamos comprender por qué razón se convirtieron en un clásico tan entrañable.

¿Por qué en Argentina el asado es una de las comidas más populares? Lo cierto es que, como cualquier ritual, no es para nada sencillo recabar en sus orígenes, dado que la fuerza del momento compartido va transfigurándose de sus formas primeras para convertirse, más que nada en una costumbre bien arraigada. Sin embargo, bien sabido es que Argentina es, en primer lugar, un país productor de carne vacuna desde tiempos ancestrales, y quizás esto explique en parte sus gustos culinarios.

El Asado de Carlos Ferreyra

"El Asado" de Carlos Ferreyra

Los gauchos allá en los comienzos del siglo XX ya tenían el hábito de degustar deliciosas carnes asadas "a la cruz", una forma bien rural de preparar asados que consiste de carnes colgadas sobre un asador de hierro enclavado en la tierra, rodeando un fogón a leña, que requiere varias horas de paciencia y esmero. En las largas travesías que estos personajes de la historia Argentina emprendían a través del campo, muchas veces arrebatados por el hambre debían parar, cazar una vaca y cocinarla de esta manera que resultó ser, por supuesto, la más deliciosa para hacerlo.

Los indígenas que habitaban estas tierras antes de la llegada de los europeos consumían más que nada verduras como calabazas, melones dulces y papas de altura. Los españoles, por su parte, trajeron consigo todo un acervo culinario que incluía, entre otras cosas, las pastas. Podemos decir entonces que el asado como tal es producto, de algún modo, de la fusión de estas dos culturas que tiene su imagen más representativa en el gaucho del que hablábamos hace un momento.

En nuestros días, el asado es mucho más que una comida típica. 

Es más bien la excusa para el encuentro de las familias y amigos cada domingo al mediodía, momento en el que la vida hace un paréntesis y todos disfrutan de una comida a lo grande, sin importar demasiado las clases sociales o las diferencias de género, profesión o lugar de residencia. En miles de puntos del país los domingos están cientos de personas, al mismo tiempo, deleitándose con este manjar de los dioses que cuenta ya con muchas variantes de acuerdo a las distintas corrientes gastronómicas que lo fueron influyendo.

Familiacomiendo

Asado con cuero, asado de cordero a la cruz, asado en chulengo (una especie de parrilla móvil), asados al disco... ¡qué fiesta para el paladar! Inclusive en nuestros días existe una variante muy particular tendiente a satisfacer los gustos de aquellos que no comen carne: el asado vegetariano, que por lo general suele hacerse a la par que el de carne.

Parrillada

Se dice que un buen asado siempre debe hacerse al aire libre y preparado con leña, pero con el tiempo las regiones patagónicas que adoptaron esta práctica, supieron a la perfección cómo darle un giro de modo tal que los fuertes vientos no arrebataran la comida a medio camino. Así surgieron los asados en hornos de barro, en parrillas de interiores y sobre brasas de los hogares a leña.

Sea como sea, la multiplicidad de formas y técnicas va en aumento pero hay una sola cosa que queda inmutable: la posibilidad de encontrarse con aquellos que más queremos en torno a una de las comidas más deliciosas del país. ¡Y cuánto mejor si va a acompañada por un buen vino!


Fuente: Argentina Live Stock

Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 13:33
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 13:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"