De Boca en Boca: Manzanas mágicas

Uno podría pensar que la magia sólo le pertenece al mundo infantil, pero no es así...la mente adulta esta repleta de ideas mágicas y la nutrición no escapa a este mundo de fantasía.

El pensamiento mágico es una manera de razonar, pensar y procesar la información utilizando supuestos y datos fantásticos, sin fundamentos empíricos, sin justificaciones razonables ni científicas, por lo que se consideran pensamientos parcial o totalmente erróneos o distorsionados.

Son creencias que utilizan la ilusión y el deseo, para conectar y asociar la causa con el efecto, condicionando las conductas, tal como sucede con las supersticiones.

Estas relaciones ilógicas causales predominan en enfermedades como la obesidad y los trastornos de la conducta alimentaria, determinando una manera particular de alimentarse; como cuando se cree que tal dieta o alimento poseen una facultad única y especial, pudiendo solucionar el problema en tiempos imposibles y con resultados disparatados.

Con cada una de estas ideas sobrenaturales, se esquiva la racionalidad y se escapa del esfuerzo, del proceso, de la intervención.

Pensar así nos alivia la realidad, pero también en ocasiones nos mantiene en un círculo mágico interminable y delirante, sin poder encontrar ni alcanzar jamás lo que busca o desea, simplemente porque no es posible, no existe... Así, lo que comemos y lo que deseamos ser esta lleno de ideas irracionales y debajo de estas falacias, se encuentra un clásico mecanismo de defensa: la negación, las soluciones mágicas le dan un sentido, aunque inexistente, al deseo y al vació, negando a veces una dolorosa verdad, frente al desconcierto del futuro la alquimia que nos ofrecen, es una tentadora e inmediata salida.

No por nada, el marketing conoce y utiliza estrategias para estimular nuestro pensamiento mágico e incentivar el consumo, especialmente a través de la visual compramos metáforas estéticas, así la metonimia; que es la sustitución de significados en relación de continuidad, por ejemplo: cuando ponen una modelo en una publicidad para autos, o cuando aparece una fruta en el envase de un jugo en polvo, se crea una identidad casi indiscutible entre ambas. El auto representa la belleza y el éxito mientras que el jugo en polvo se asocia directa aunque erróneamente a una fruta, creando sinónimos donde no los hay : jugo en polvo = fruta, auto= belleza, estilo.

Racionalizar, pensar, consultar y hasta criticar lo que aparentan ser soluciones mágicas, nos brinda una pizca de realidad y de ciencia, para tomar mejores decisiones. Enfrentar la realidad nos posiciona en un lugar de superación frente al conflicto, más activo, más centrado en el esfuerzo y en la búsqueda de herramientas personales reales y no por eso menos poderosas.

Un poco de magia no viene mal, el problema es cuando estos pensamientos nos invaden y nos mantienen encerrados en un mundo de unicornios y sirenas, mientras nos alimentamos de manzanas mágicas. 


Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 04:17
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 04:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"