El Mundial genera poco entusiasmo en EEUU

Algunas razones explican que el Mundial de Rusia se siga poco en Estados Unidos.

Algunas razones explican que el Mundial de Rusia se siga poco en Estados Unidos: además de que la selección nacional no se clasificó al torneo, en su primera ausencia desde 1986, los horarios rusos no convienen al público norteamericano.

Los canales Fox y Telemundo, que pagaron más de 1.000 millones de dólares por los derechos televisivos de los Mundiales de 2018 y de 2022, anunciaron una caída en las audiencias de un 44 por ciento en la primera semana del torneo en comparación a hace cuatro años, cuando se jugó en Brasil.

De acuerdo con la consultora Nielsen, en 2014 los primeros 16 juegos atrajeron a 3,55 millones de televidentes en ESPN, mientras que Fox tiene que conformarse con un promedio de 1,98 millones este año. Telemundo, que transmite en español, reportó una caída similar.

"Estos números no son necesariamente un shock", expresó el consultor Chris Bevilacqua a "Bloomberg". "Esto probablemente se encuentra en lo que los canales creían que iba a pasar si EEUU no se clasificaba", dijo.

Mientras que la razón que justifica el menor interés es la ausencia del equipo estadounidense, los horarios juegan también su papel: cuando los primeros partidos comienzan en Rusia, solo son las 6 AM en la costa este de Estados Unidos.

Los horarios tempraneros afectan a los restaurantes y a los bares que muestran los partidos.

Matt Rofougaran, dueño del Tysons' Biergarten, un local popular en Virginia, expresó a dpa que abren una hora más temprano de lo usual en los días de partido y que "generan más despliegue" promocionando ofertas de bebidas.

Para aumentar las audiencias televisivas en EEUU, los patrocinadores del Mundial han adaptado sus estrategias de mercado, invitando a los aficionados estadounidense a apoyar otras naciones y usando a celebridades como el cantante Pharrell Williams en sus anuncios.

La Major League Soccer (MLS), la liga profesional del país, intenta usar la popularidad de los jugadores que estuvieron en el Mundial, especialmente aquellos de otros países, para mejorar el rating.

Por ejemplo, el sitio web del Chicago Fire tiene un video con el alemán Bastian Schweinsteiger, campeón hace cuatro años en Brasil, hablando del cuarto tíulo de la "Mannschaft".

"Con muchas ganas de que lleguen las próximas cuatro semanas. Buena suerte a todos, especialmente a Alemania", escribió el germano en Twitter antes de que el torneo comenzara y de que el equipo de Joachim Löw quedara eliminado en la fase de grupos.

Pero el fútbol aún la tiene difícil en el país de las oportunidades. A pesar de que la MLS cuenta con más televidentes, el deporte más popular del planeta sigue siendo marginal en EEUU, superado por el fútbol americano, el baloncesto, el béisbol y el hockey sobre hielo, que dominan además la atención mediática incluso estando en la pausa del verano (boreal).

EEUU tiene todavía ocho años para construir un equipo que impresione en el Mundial que coorganizará junto a México y Canadá en 2026, pero que tendrá la mayoría de juegos en suelo estadounidense.

Y las esperanzas, cómo no, recaen sobre el joven Christian Pulisic, que a sus 19 años ya juega con el Borussia Dortmund.

Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 04:11
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 04:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"