Suiza remontó ante Serbia y el grupo de Brasil sigue abierto

Suiza dio vuelta el marcador y quedó al borde de la clasificación para los octavos al ganarle de manera agónica 2-1 a Serbia en un emocionante duelo del Grupo E.

La selección de fútbol de Suiza dio vuelta el marcador y quedó al borde de la clasificación para los octavos de final al ganarle hoy de manera agónica 2-1 a Serbia en un emocionante duelo del Grupo E del Mundial jugado en Kaliningrado.

Los serbios se adelantaron con un gol de Aleksandar Mitrovic en el arranque del duelo, pero los suizos igualaron en la segunda parte con un tanto Granit Xhaka y se quedaron con la victoria en el final con un gol de Xherdan Shaqiri, dos jugadores con origen albano-kosovar. 

Como equipo nos convencimos de que podíamos y estoy muy contento de poder contribuir con el gol", remarcó Shaqiri, que evitó referirse al significado político de su gol, pese a que lo festejó sin su camiseta y con un gesto con sus manos que imitó al águila bicéfala de la bandera de Albania. "Se trata de fútbol, ​​no de política", resaltó el ex futbolista del Bayern Múnich.

Serbia no reconoce a Kosovo, con el 90 por ciento de su población albanesa, como un Estado y quiere, por el contrario, recuperar a su antigua provincia, que declaró su independencia en 2008, una década después de alzarse en armas.

Con una efusividad similar fue la celebración de Xhaka, que también festejó el tanto con el mismo gesto con las manos que su compañero. «Es una victoria para la familia, para Suiza, Albania y Kosovo. El gesto fue para la gente que siempre me apoyó, no estuvo dirigido contra nuestro adversario", aseguró el mediocampista del Arsenal.

Para añadirle otro condimento al duelo, el público ruso, visiblemente volcado en favor de los serbios, silbó cada vez que los jugadores suizos se pasaban el balón.

Con ese resultado, Suiza y Brasil lideran la zona con cuatro puntos, seguidos por Serbia con tres y Costa Rica, ya eliminada, que cierra sin unidades. Brasil y Serbia chocarán en un duelo mano a mano por un boleto, mientras que a los helvéticos les alcanzara un empate ante los ticos para lograr su plaza en octavos.

"Este equipo ha dado un gran paso adelante en lo mental. Podemos reaccionar contra cada oponente. Es un gran día", celebró por su parte Xhaka, teniendo en cuenta que Suiza arrancó perdiendo sus dos partidos y terminó sumando cuatro puntos.

La victoria brasileña ante Costa Rica en el primer turno dejó a ambos equipos con poco margen para la especulación y así lo mostraron pronto en el campo de Kaliningrado.

Xhaka probó desde afuera del área a los cuatro minutos, pero de inmediato respondió Serbia, con mucha mayor contundencia, con Sergej Milinkovic-Savic, delantero de Lazio, como eje del ataque.

Primero fue el portero Sommer el que salvó ante un cabezazo de Mitrovic. Sin embargo, una jugada casi calcada terminó un minuto después con el primer tanto balcánico: Dusan Tadic desbordó por la derecha, enganchó hacia adentro y envió un centro perfecto para que Mitrovic afinara la puntería y esta vez su cabezazo dejara sin opciones a Sommer.

Con mucho poder en el juego aéreo, Serbia siguió complicando al fondo helvético. El tridente de Tadic, Mitrovic y Milinkovic-Savic era incontenible para los suizos, que se salvaron por una chilena espectacular del goleador y con un zurdazo a colocar del zurdo mediocampista de Southampton.

A Suiza le costaba generar juego asociado, pero en una de las pocas maniobras que pudo hilvanar obligó a una notable parada del arquero Vladimir Stojkovic. En tres cuartos de campo combinaron Shaqiri y Zuber, que habilitó para la entrada de Dzemaili. Sin embargo, el portero se lució al sacar al corner el envío.

El cierre de la primera etapa fue una síntesis perfecta de lo ocurrido en el parcial: un córner serbio no pudo ser repelido por la defensa suiza y Matic, por el segundo palo, se llevó por delante el balón y dilapidó la ocasión.

El crecimiento de Suiza en la segunda mitad le agregó más dramatismo al partido. Es que Serbia seguía mostrando poder de fuego con su juego aéreo, pero sufría en el fondo cuando Shaqiri encaraba por el sector derecho.

Faltaba que alguien acertara frente al arco rival para que el marcador se modificara. Y el que primero acertó fue Xhaka, que capturó un rebote en el borde del área y clavó un violento remate junto al segundo palo de Stojkovic.

"Fue pura emoción. En los primeros 15 minutos no estuvimos en el juego en absoluto. En el descanso hicimos un click, no estábamos satisfechos para nada", explicó Xhaka la actitud diferente de suiza en la segunda mitad.

Con sus armas, los dos insistieron por la victoria, que podía caer para cualquiera de los dos bandos. Los serbios protestaron por un posible penal sobre Mitrovic, tomado por dos rivales ante un nuevo envío aéreo frente a la valla helvética.

Y los suizos, con mejor juego de conjunto a esa altura, contaron con un remate de Shaqiri que rozó el segundo palo, además de varias acciones que no se concretaron por poco.

Hasta que llegó el cierre, que encontró a Serbia volcada en ataque y a Suiza con una contra que resultó letal: Shaqiri corrió casi desde su campo y definió cruzado para desatar la locura de los suizos (y de los albano-kosovares a la distancia) y dejar casi sentenciado el pase a octavos.

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 23:04
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 23:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"