Japón dio otra sorpresa y venció a Colombia

La Selección japonesa se impuso por 2 a 1 en el inicio del Mundial a Colombia, que jugó desde el tercer minuto con uno menos por la expulsión de Sánchez.

La selección japonesa de fútbol firmó hoy una nueva sorpresa en este loco inicio del Mundial al vencer con todo merecimiento por 2-1 a una Colombia inferior que arrancó con muchas calamidades y jugó casi todo el partido en inferioridad.

Kagawa adelantó a los asiáticos a los cinco minutos de penal, Juan Fernando Quintero igualó a los 39 minutos y Osako anotó el tanto definitivo en un saque de esquina para plasmar la superioridad japonesa ante una Colombia que defraudó.

El desembarco de la selección "cafetera" en el Mundial no pudo ser más desafortunado y la primera noticia negativa para sus intereses llegó ya antes de comenzar el partido en Saransk: su gran estrella, James Rodríguez, se quedaba fuera de la alineación titular por unas molestias físicas.

Pero peor aún fue su presentación en el propio encuentro, la peor posible. A los cinco minutos se encontró con un jugador menos y un gol en contra. Ocurrió en una cadena de errores que inició Davinson Sánchez, torpe en la persecución de un balón con Osako. Éste disparó, Ospina repelió, Kagawa lo intentó de nuevo y Carlos Sánchez impidió el tanto con la mano. Penal, expulsión y gol de Kagawa con una sobria ejecución.

El tanto y la expulsión reforzaron a los japoneses en su idea inicial de robar el balón y llegar rápido al área rival. La defensa colombiana pasó un mal rato y su Pékerman decidió sacar del campo a Cuadrado a la media hora para intentar equilibrar el equipo con la presencia de Barrios.

Radamel Falcao, su única referencia arriba, lo intentó en un par de ocasiones con remates imposibles y Colombia salvó la primera parte en un lance inusual. A los 39 minutos, Falcao se inventó una falta y Quintero pidió el lanzamiento. Lo ejecutó con enorme picardía, por debajo de la barrera aprovechando el salto y contando con la lentitud del arquero Kawashima en su intento de sacar el balón.

El empate fue un gran estímulo para Colombia, que llegó al descanso con indisimulable sensación de alivio después de trepar por un partido que se le hizo muy cuesta arriba desde el mismo comienzo. Para Japón, había sido una ocasión perdida de afianzar sus opciones de sorpresa.

Sin embargo, el conjunto asiático sí entendió tras el intermedio qué debía hacer y pasó a jugar una impecable segunda parte desde el mismo inicio de ésta. Quiso tener el balón y bajó notablemente sus revoluciones. Aplicó cabeza. A cambio, Colombia se fue empequeñeciendo y asumió impasiblemente su sometimiento.

Ospina salvó a los "cafeteros" con sendas intervenciones que anunciaron la zozobra que viviría su selección de ahí hasta el final. Ni siquiera la entrada de James Rodríguez a los 59 minutos contribuyó a mejorar la disposición colombiana.

Japón rentabilizó su dominio a los 74 minutos en un saque de esquina que encontró el impecable cabezazo de Osako ante la parálisis de la defensa rival. Otro gol, el tercero del partido, a balón parado, una constante en el inicio del Mundial.

Colombia, añadiendo a Luis Muriel en la ofensiva, se entregó entonces a un ataque desesperado con el objetivo -pequeño antes del inicio y grande ahora- de lograr siquiera el empate. No le fue posible y Japón se llevó la victoria con todo el mérito en otra gran sorpresa de esta imprevisible Copa del Mundo.

Ulli Brünger (DPA) 


Opiniones (0)
16 de julio de 2018 | 18:17
1
ERROR
16 de julio de 2018 | 18:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"