Deportes

Williams-Sharapova, cruce de alta tensión en París

La estadounidense y la rusa, cada una intentando volver a su nivel, firmarán un duelo de alta tensión en el Abierto de Francia.

Entre ellas suman 28 Grand Slam, protagonizan una actractiva rivalidad y mañana, en los octavos de final del Abierto de tenis de Francia, volverán a cruzarse: la estadounidense Serena Williams y la rusa Maria Sharapova, cada una intentando volver a su nivel, firmarán un duelo de alta tensión en París.

El cruce tiene un sabor de época: sus partidos explican de cierto modo el tenis femenino de la primera década de este siglo, cuando Williams ya había ganado varios grandes y Sharapova irrumpía como nueva figura.

La primera vez que se midieron, en 2004 en la final de Miami, la norteamericana ya había ganado seis grandes. Sharapova lograría el primero de sus cinco unos meses más tarde, justamente ante Williams, en Wimbledon.

Sharapova

Luego se enfrentarían 20 veces más a lo largo de más de diez años, la mayoría de veces en instancias decisivas y, además, en la final de cada Grand Slam: además de aquel Wimbledon, también en el Abierto de Australia y, claro, en Roland Garros.

Salvo en Londres, siempre fueron victorias en aquellas definiciones de la menor de las Williams, que además domina el historial general con 19 triunfos por dos de la rusa.

"Creo que cada vez que juegas contra Serena sabes a lo que te enfrentas", dijo Sharapova, dos veces campeona en París, que llegó a octavos tras vencer con rotundo 6-2 y 6-1 a la checa Karolina Pliskova, la sexta preclasificada del torneo.

"A pesar del récord que tengo frente a ella, siempre tengo ganas de salir a la pista y competir contra la mejor jugadora", agregó la rusa.

Pero el nuevo cruce entre es particular porque ambas intentan, tras dos circunstancias distintas, volver al gran nivel que las encumbró: Williams, tras ser madre en septiembre; Sharapova, por la sanción por doping que la mantuvo 15 meses por fuera de las canchas, hasta abril del año pasado.

Por lo pronto, a Williams, de 36 años, no parece pesarle el tiempo inactiva y, por el contrario, avanza con confianza en la Porte d'Auteuil, donde venció en la tercera ronda a una combativa Julia Görges.

"Ha sido diferente. Las dos estamos volviendo por dos razones totalmente diferentes, y ella ha estado en su regreso por más de un año y medio, y yo empecé el mío apenas hace un par de meses", explicó la estadounidense, que juega su primer Grand Slam desde el título que logró en el Abierto de Australia en 2017.

"Bueno, con mucha sinceridad, ella es probablemente la favorita en este partido", dijo sonriendo tras su victoria ante Görges.

"Ella ha estado jugando, como dije, por más de un año ya. Yo apenas empecé. Así que estoy intentando encontrar mi camino e intentando sentir dónde estoy y ver adónde puedo ir", explicó la tres veces campeona de Roland Garros.

Pero el encuentro, por si fuera poco, no llega exento de polémica, ya que Williams dio su opinión el sábado sobre un pasaje de "Unstopabble", la biografía de Sharapova.

La rusa afirmó en el libro que, después de su victoria en Wimbledon, la estadounidense habría prometido entre lágrimas nunca más perder con ella. "No mucho después de aquel torneo, oí que Serena le dijo a un amigo, que luego me lo contó a mí, que nunca volvería a perder contra esa pequeña puta otra vez", cuenta la rusa en un pasaje de la biografía, en la que también asegura que no es amiga de Serena y que no sabe si en un futuro, cuando ambas abandonen el tenis, lo será.

"Creo que el libro eran 100 por ciento rumores, al menos todas las cosas que leí (...), lo cual fue un poco decepcionante", declaró el sábado Williams. "He llorado en el vestuario muchas veces después de una derrota, y es lo que he visto a hacer a mucha gente. Creo que es normal", añadió.

"Es una final de Wimbledon. Así que, digamos, creo que habría sido más chocante si no hubiera estado en lágrimas", agregó la estadounidense.

En medio de la polémica y el regreso de ambas, el enfrentamiento de mañana promete ser un emocionante cruce de caminos. Williams y Sharapova jugarán, como en las mejores épocas, un partido de alta tensión.

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 20:59
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 20:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"