Desde el aborto al rechazo de Garay: los cinco reclamos del feminismo mendocino

El próximo lunes el colectivo Ni Una Menos Mendoza marchará por las calles del centro de la capital provincial con una serie de exigencias de índole política y social.

Las 70 organizaciones de mujeres de extracción política, social, sindical y universitaria, reunidas bajo el colectivo Ni Una Menos Mendoza, se movilizarán el lunes 4 de julio por las calles del centro de Ciudad en conmemoración de los cuatro años del movimiento y para sostener los reclamos de esa multisectorial feminista, que abarcan desde la legalización del aborto hasta el rechazo de Dalmiro Garay como juez de la Suprema Corte.

En la marcha, que se concentrará en la esquina de San Martín y Peatonal Sarmiento, buscará reunir a miles de mujeres agrupadas en las 70 organizaciones, muchas de ellas de extracción opositora, y autoconvocadas, para sumarse a los reclamos nuevos e históricos hacia las autoridades nacionales y provinciales, una lista tan social como política.

Cinco serán los puntos principales de la movilización: legalización del aborto; fin de la violencia y asesinatos contra las mujeres y colectivo LGBTIQ; negativa al acuerdo del Gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional, con el eslogan "la Deuda es Violencia"; rechazo al proyecto de ley de ampliación de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, con el lema "Basta de Justicia Misógina y Patriarcal"; y rechazo a la candidatura del ministro de Gobierno Dalmiro Garay al máximo tribunal de la provincia.

"Este mes de junio, por cuarta vez, volveremos a ocupar la calle para decir Ni Una Menos. Desde el primer 3 de junio, en 2015, el movimiento que se convirtió en marea arrasadora no ha parado de crecer. Cada vez somos más las que entendemos el feminismo como la casa de nuestras rebeldías, que queremos habitar. Una casa donde la mano esté tendida para la otra, porque hacemos cuerpo lo que declamamos: estamos para nosotras", señaló el colectivo Ni Una Menos en un comunicado.

"En esa manera de estar, nos reconocemos en los pañuelos verdes que desde hace 13 años son el signo de la lucha por el derecho al aborto legal que, ahora mismo, por presión de la calle, por la capacidad del feminismo de darle cuerpo y sentido a esta demanda, está muy cerca de ser debatido y esperamos que aprobado en el Congreso de la Nación, mientras la discusión no para de profundizarse en los barrios, las casas y las escuelas", añadieron. 

En ese sentido, Ni Una Menos Mendoza es catalogada por las organizadoras como una "contraseña contra la violencia machista y patriarcal y así se ha afianzado en diversos territorios a nivel internacional" y "su clave está en la apropiación transversal de un grito colectivo capaz de conjugar el ¡Ya basta! que detiene y consuela las heridas en el propio cuerpo y de denunciar a la vez la opresión de las violencias económicas, políticas e institucionales que también son patriarcales".

"Las mujeres estamos en la bisagra de la historia para decidir nuestro futuro. Juntas y en las calles alzamos nuestras banderas de lucha. Porque el Patriarcado se va a Caer y el Feminismo va a Vencer", concluyeron.

Opiniones (2)
22 de julio de 2018 | 08:46
3
ERROR
22 de julio de 2018 | 08:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Cuanta locura y necedad. La luchas de ellas sería válida si fuese d.n. los de terminar con la violencia por parte de los violentos, terminar con Rull patriarcado por parte de quienes pretenden ejercerlo a la mujer dbn su conducción de líder pero tordo eso ymb se gamba y obtiene con respeto
    2
  2. Tras esta mascara feminista, se encolumnan miserables sectores políticos y sindicales, que en las urnas sacan el 3% Con tal de salir del anonimato y romper las pelotas en la calle, alguna bandera hay que arrebatar, ..contra el fondo,macri,patriarcado,etc....Cambalache ideologico, irresponsable, con tufillo apellidista, versión rosa..
    1