Por qué dejaron afuera de la licitación a una petrolera de Manzano

Más allá de las promesas de inversión, la licitación petrolera tenía un fin político: cambiar el foco de esos concursos.

La apertura de sobres de la primera licitación petrolera de la gestión de Cornejo y, más allá de los montos de inversión y las áreas que interesan o no, hay un dato político importante: el Gobierno dejó afuera del concurso a la UTE formada por "Integra y Selva María". Se trata de nombres ignotos para la industria petrolera, pero no tanto por quien las conduce: José Luis Manzano. La exclusión de esa empresa tiene que ver con que no cumplía los requisitos del pliego, pues en realidad se trata más de un fondo de inversión que de una empresa dedicada a la industria petrolera.

Ese hecho tiene una relevancia especial por el "gesto" que Cornejo buscaba dar tras los malos pasos que hubo en años anteriores. Es decir, bajar el nivel de negocios especulativos con las áreas petroleras. El antecedente más vidrioso en ese sentido ocurrió con las adjudicaciones del 2008, donde se adjudicaron 7 áreas petroleras a las empresa Ketsal - Kilwer, también de Manzano. Esas áreas luego fueron negociadas con otras petroleras sin que los concesionarios originales las operaran. El grupo que quedó excluido de la licitación "cornejista" igual tiene presencia en la licitación como accionistas de Pheanix, la empresa controlante de la petrolera El Trébol. Sin embargo, explican, perdieron el manejo de esa firma.

Por eso en el Gobierno también hacen una lectura más política del proceso, más allá del anuncio de inversión que, aseguran, llegará a los 1800 millones de pesos. Y apuntan a la respuesta a las nuevas exigencias, como tener garantías reales y a la revisión periódica del cumplimiento de las promesas de inversión.

El otro dato saliente de la licitación es que las empresas priorizan inversiones de menos riesgo. Quizá por eso hubo más ofertas por las áreas que se licitaron para explotar (es decir que ya están en producción) que las ofrecidas para explorar (con mayor riesgo de inversión). Es lo que ocurrió con el área Puesto Pozo Cercado, que había sido quitada a Chañares Herrados el año pasado. YPF fue una de las oferentes para operar el área. También presentaron propuestas El Trébol (que curiosamente tenía vinculación con la empresa a la que le quitaron la concesión) y Aconcagua Energía. La empresa GyG ofertó para operar Atuel Norte, otras de las áreas para explotar. Aconcagua y GyG son dos empresas junior formadas por ex integrantes de otras petroleras.

YPF y El Trébol son las únicas que tuvieron ofertas de inversión "a riesgo" para explorar. Y no es casualidad. En los últimos tiempos son las empresas que han generado inversiones nuevas. El Trébol, por ejemplo, es la firma que lleva adelante la exploración no convencional en Malargüe. Las 4 áreas que quedaron desiertas serían licitadas en noviembre de este año, junto con otras. El objetivo no logrado por el Gobierno fue traer a la provincia algunas de las otras petroleras grandes que hasta ahora han esquivado invertir en Mendoza. Algunas de ellas compraron pliegos, pero no ofertaron. 

Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 15:40
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 15:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"