Deportes

Un DT argentino, el máximo candidato a reemplazar a Zidane

El cásting de entrenadores para el Real Madrid comenzó inmediatamente y circularon pronto varios nombres.

El Real Madrid vivió hoy el primer día de su futuro cuando conoció públicamente el inesperado adiós del técnico Zinedine Zidane, una marcha difícil de asumir y que propone un reto de dimensiones gigantescas para su presidente, Florentino Pérez.

El cásting de entrenadores para el Real Madrid comenzó inmediatamente y circularon pronto nombres como los de Mauricio Pochettino, Joachim Löw o Guti. 

El agujero en el banquillo de un club como el Real Madrid es un asunto irresistible para prensa e hinchas, quienes durante las próximas semanas generarán un debate de proporciones mayúsculas.

Pochettino

Pero no será una decisión sencilla. Florentino Pérez recibió el miércoles la visita de Zidane y es fácil adivinar su cara de asombro cuando el francés le comunicó su marcha. Hoy mismo, durante la rueda de prensa del anuncio, el presidente blanco parecía seguir en estado de "shock". Cómo pensar en algo así apenas unos días después de la conquista de la tercera Liga de Campeones consecutiva.

Lo cierto es que pocas veces el madridismo asistió a una resaca tan desconcertante tras lograr una gesta semejante. Primero fue Cristiano Ronaldo quien sugirió su adiós. Luego llegó Gareth Bale, el héroe de Kiev, con parecida reivindicación. Pero hasta dos problemas así quedaron minimizados comparados con el anuncio de Zidane.

"Después de tres años, a lo mejor es mi decisión y me puedo equivocar, pero creo que después de tres años es el momento. Si no veo claramente que vamos a seguir ganando... Si no veo claras las cosas como yo quiero... Llega un momento que dices que es mejor cambiar para no seguir y hacer tonterías", argumentó.

"Los jugadores necesitan un cambio", añadió como frase más clarificadora.

Ahí está el reto: recuperar el hambre competitiva de un vestuario que parece desgastado y, lo que es más importante para el club, seguir ganando. Sin Zidane.

Para recomponer el equipo, lo primero que necesita el Real Madrid es tener entrenador. Conocer sus ideas, con qué futbolistas cuenta, qué desea. Y Florentino Pérez tiene que acertar.

No lo consiguió en junio de 2015, cuando personalmente eligió a Rafa Benítez en sustitución de Carlo Ancelotti, destituido a pesar de ser querido por hinchada y futbolistas. Los métodos de Benítez, recios y enérgicos, no congeniaron con el vestuario y los resultados tampoco le acompañaron.

Por eso, fue destituido el 4 de enero de 2016. Lo que nadie sabía -tampoco el presidente- es que con la entonces discutida elección de Zidane se abriría el mejor ciclo ganador del club en su historia contemporánea.

Lo único que Florentino ya debería tener claro a estas alturas es el tipo de entrenador que le conviene al Real Madrid. José Mourinho y Benítez no fueron decisiones acertadas y el perfil del éxito en el club blanco parece ir por otro lugar.

No parece casualidad que los cuatro últimos técnicos ganadores de la Copa de Europa -Jupp Heynckes, Vicente del Bosque, Ancelotti y Zidane- fueran entrenadores que se distinguieron por varios aspectos comunes: sensatez, tranquilidad, gusto por la pelota y cesión del protagonismo a los futbolistas.

El cásting de entrenadores comenzó con un apellido por encima de todos: Pochettino. El argentino firmó recientemente su renovación con el Tottenham, pero la prensa señaló de que posee una cláusula liberatoria si lo llama el Real Madrid. Tampoco él ocultó nunca su admiración por el equipo blanco, al que curiosamente derrotó por 3-1 en la fase de grupos de la última Liga de Campeones.

Durante los cuatro años en los que Pochettino trabajó al frente del Tottenham, el ex futbolista del Espanyol elevó notablemente su cotización por la excelente labor realizada. Y otro detalle: podría facilitar el fichaje del delantero inglés Harry Kane.

Otro de los nombres tradicionalmente vinculados al Real Madrid durante los últimos años es del Löw, el seleccionador que llevó a Alemania al título mundial en Brasil 2014, un entrenador que le gusta mucho a Florentio Pérez. El problema es que quizá el club blanco no pueda esperar a que termine el Mundial de Rusia para tener nuevo entrenador. Y el alemán es muy estricto con su trabajo y las interferencias.

Más de fondo queda la "opción de la casa", con Santiago Solari y Guti, entrenadores de las divisiones inferiores del Real Madrid. Con Zidane salió bien la apuesta, pero ni Solari ni Guti poseen el ascendente que tenía el francés sobre el presidente.

Surgirán más nombres y el aluvión de llamadas de los representantes al teléfono de Florentino Pérez. Se avecinan días de enormes rumores y baile de nombres porque el Real Madrid busca entrenador. O, más que eso, busca al sucesor de una leyenda como Zidane.

Opiniones (0)
14 de agosto de 2018 | 23:02
1
ERROR
14 de agosto de 2018 | 23:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"