Vendieron las camionetas de la "picada" en la Av. 9 de julio

La Porsche Cayenne y la Dodge Ram incautadas en Buenos Aires tras la alocada carrera a 240 km/h fueron subastadas por $460.000 y $590.000, respectivamente.

Las camionetas de las temerarias "picadas" del año pasado en la emblemática Av. 9 de julio de Buenos Aires fueron subastadas este martes.

Se trata de una Porsche Cayenne y una Dodge Ram que eran conducidas por Alejandro Radetic y Alejandro Biscardi, quienes habían sido inhabilitados para conducir luego del episodio.

Los compradores pagaron $460.000 por la Porsche (2014, con base de $250.000) y $590.00 por la Dodge (2014, con $500.000 de base), que fueron incautadas luego de que los conductores protagonizaran una alocada carrera a toda velocidad.

Camioneta picada 2

La recaudación fue donada al Hospital Piñero para comprar tres respiradores artificiales.

"Gracias al remate se logró reunir 1.050.000 de pesos y ya los tiene el Hospital. Todo es inédito y tanto el director del Piñero, como el secretario de salud y Carlos Leiza, del Banco Ciudad, estaban muy conformes porque era la primera vez que se hacía una subasta de autos decomisados en beneficio del Hospital", indicó Ema Cibotti, presidenta de la ONG ACTIVVAS, que participó de la causa judicial.

Al finalizar la subasta en la sala Santa María de los Buenos Aires, el Subsecretario de Atención Hospitalaria de la Ciudad de Buenos Aires, Aldo Caridi, destacó que a pesar de los "lamentables hechos" que se registraron con los autos, agradeció que el dinero sea destinado a la Salud Pública, en esta oportunidad al Hospital Piñero. "En el año 2016, se contabilizaron unos mil registros de ingreso hospitalario a causa de un siniestro vial. Esto indica que los hospitales recibieron, en promedio, 730 lesionados al mes y aproximadamente 24 por día", detalló el funcionario.

La temeraria "picada" por la 9 de julio

La "carrera" se registró el 23 de abril del año pasado y se conoció por videos que los propios protagonistas subieron a las redes sociales.

Tras un juicio abreviado de un mes y medio al que los conductores llegaron imputados por "conducción riesgosa con daño agravado", fueron condenados a un año de prisión en suspenso, dos años de inhabilitación para conducir y el decomiso de las camionetas.

Además, el juez Pablo Casas incluyó en su fallo condenatorio una decisión inédita para este tipo de casos, al condenar a los infractores por triplicar la velocidad permitida a "difundir una vez al mes, en su cuenta de la red social Instagram por la influencia que tienen en la misma, y la cantidad de seguidores, una campaña de seguridad vial, en imagen o video audio visual, que le será enviada mensualmente para tal fin".

Opiniones (0)
22 de julio de 2018 | 08:43
1
ERROR
22 de julio de 2018 | 08:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"