Aumentos del 15 por ciento o más en las cuotas del IPV

Los aplicará a partir de julio el organismo provincial. Los incrementos dependerán del índice UVA del Banco Central, que ya acumula una suba del 11,73 por ciento en lo que va del año. Alcanzarán en esta tanda a más de 700 adjudicatarios.

A por lo menos 747 propietarios de casas construidas por el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), la cuota les costará más cara a partir de julio. Será el debut de la actualización automática de los créditos en relación con la inflación, la cual se producirá dos veces al año en Mendoza.

¿De cuánto será la primera suba? Por ahora no se sabe y depende del tiempo que cada uno lleve como propietario. Los 747 son los adjudicatarios que ha favorecido el IPV desde diciembre. Son los que tienen asegurada una cuota más alta.

El costo de las cuotas quedó ligado, como los créditos hipotecarios, a la Unidad de Valor Adquisito (UVA) del Banco Central, gracias a una resolución del IPV de fines del año pasado (1303), que fue ratificada por un decreto del gobernador Alfredo Cornejo.

La UVA ha experimentado un incremento del 11,73 por ciento desde enero. Es el aumento seguro para quienes recibieron su casa a fines del año pasado. Los que hayan resultado beneficiados en los meses posteriores sólo deberán pagar de aumento lo que crezca en total la UVA desde la adjudicación hasta julio.

El 11,73 por ciento es una medida para calcular el aumento hasta ahora, pero todavía queda computar lo que suba este mes y en junio la UVA, que sigue el ritmo de la inflación y de los incrementos de salarios. De este modo, las autoridades del IPV creen que el aumento de las cuotas de las casas sociales no será inferior al 15 por ciento en julio para los propietarios de diciembre.

La paridad entre la unidad del Banco Central y la inflación es casi absoluta. De hecho, la UVA ha subido un porcentaje que está en el medio de lo que ha medido hasta ahora de inflación en 2018 el INDEC de zona Cuyo (10 por ciento) y la DEIE mendocina (12,4 por ciento).

Con ese sistema, el IPV cree que mejorará el recupero y el financiamiento provincial para la construcción de nuevas viviendas. No es menor el hecho de que la actualización automática de los créditos se dará justo en medio del debut del plan "Mendoza Construye", unas 1.600 viviendas que se harán exclusivamente con fondos del Estado mendocino.

Las cuotas del IPV aumentarán sólo en enero y julio de cada año por una cuestión de "practicidad", según señaló el presidente del IPV, Damián Salamone. O sea, sería más difícil retocar la cartera de 65.000 créditos activos que tiene el IPV todos los meses.

La inmensa mayoría de esos 65.000 préstamos no están alcanzados por la medida, ya que son previos a la resolución 1303, que no puede tener un efecto retroactivo.

La modalidad de ligar a la inflación los créditos de vivienda social se ha ido extendiendo en el país y hasta San Luis (casi una meca en cuestiones de acceso a la casa propia a través del Estado) se ha prendido al sistema UVA.

En la provincia puntana, el aumento es uno solo en el año. Pero tanto en esa provincia como en Mendoza, todavía subsisten los créditos de valores irrisorios: hay mucha gente que aún paga menos de 100 pesos por la cuota de la casa.

El origen de este desfasaje ha sido el sistema aplicado históricamente por el IPV. "Los créditos tenían tres saltos y los aumentos los calculaba el directorio del IPV por cada barrio, en base a una evaluación socio económica. Cuando se producía el primer aumento, la gente dejaba de pagar", afirmó Salamone.

Curiosamente, la morosidad es mucho más alta en esa franja de valores casi ridículos (20, 30 y 50 pesos, a 25 años) que en el resto de los préstamos: asciende nada menos al 63 por ciento.

En cambio, para las cuotas superiores a los 500 pesos, la morosidad no es menor, pero sí muy inferior a la de los créditos más bajos: es del 28 por ciento.

Las cuotas del IPV van desde los 2.000 a los 10.000 pesos por mes y los valores dependen del poder adquisitivo de cada familia. Es otra cosa que cambió la gestión actual: el valor de la cuota es individual y representa el 20 por ciento de los ingresos de cada hogar. Antes, en cambio, respondía a un promedio salarial del barrio adjudicado.

La gestión actual se acredita una reducción del 10 por ciento en el nivel de morosidad, gracias a las campañas de concientización, y promete que seguirá avanzando en la regularización de los adjudicatarios, aunque las notificaciones sean más caras que la cuota. El IPV, además, ahora tiene permiso para desadjudicar a los deudores y sumarlas de alguna manera a su oferta habitacional.

En cuanto a los aumentos de las cuotas de vivienda social que se aplicarán desde julio, la prueba no será menor, en tiempos de alta inflación y de tensiones por las subas tarifarias de los servicios públicos.

Pero en el IPV, que tiene 3.200 viviendas en construcción, no hay demasiada preocupación. Esto se debe a que la variación UVA será "pura". O sea, no será como la de los bancos privados, quienes han armado sus planes de financiación a partir del índice UVA más porcentajes extras de aumento que oscilan entre el 7 y el 8 por ciento.

Opiniones (1)
25 de junio de 2018 | 02:09
2
ERROR
25 de junio de 2018 | 02:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que no se quejen. No puede congelarse la cuota como en la "DEKADA GANADA". Además, el aumento de la cuota, es el mismo porcentaje del aumento del sueldo.-
    1