El Gobierno apunta a registrar 300.000 trabajadores en negro

Aunque bajó las expectativas del blanqueo de un millón a 300 mil personas, en el Ejecutivo esperan llegar a ese número, aunque saben que es complicado porque la reforma tiene otros puntos que generan resistencia, como las indemnizaciones por despido.

En medio de las discusiones por algunos puntos de la reforma laboral, el Ejecutivo nacional apuesta a regularizar 300.000 trabajadores que no están registrados a través de una de las medidas que propone la legislación y que es el "blanqueo" de empleados informales.

De acuerdo a un informe de iProfesional, la intención es alcanzar ese número de un importante total de 4,5 millones de trabajadores que están en negro en Argentina. A ese número se suman 2 millones de trabajadores independientes.

Con ese número, en el Ministerio del Trabajo esperan incorporar al mercado laboral forma un 5% de asalariados que hoy no están registrados.

Aunque las expectativas se bajaron mucho desde el millón de personas que se había propuesto la cartera laboral el año pasado, igualmente lo ven como un desafío complicado.

Lo complicado viene porque el proyecto de reforma incluye otros puntos que generarán polémica y que tienen que ver con una reducción de la indemnización por despido, el fondo de cese laboral y otros cambios.

Desde la visual de las empresas, hoy un trabajador que cobra $20.000 en negro significaría el doble de dinero si pasa a ser un trabajador registrado, ya que la misma debe realizar contribuciones por un valor similar al de la remuneración. 

En los gremios como la CGT, por ejemplo, respaldan el "blanqueo", pero se opusieron a la rebaja de las indemnizaciones. La principal resistencia se aloja en los gremios duros encabezados por Pablo Moyano.

Las tensiones resurgen en plena puja por la renovación de la conducción de Azopardo, en la que buscan hacer pie con una fórmula conjunta Pablo Moyano y el bancario Sergio Palazzo.

Entre las medidas para incentivar el registro de los trabajadores está condonar deudas por aportes y contribuciones patronales, multas por infracciones y la extinción de acciones penales para los empleadores que regularicen la situación de los trabajadores dentro del primer año (360 días) desde la vigencia de la reglamentación de la ley. La exención pasará a ser del 100% si el traspaso se realiza en los primeros seis meses (180 días).

Se fija un límite de hasta cinco años de aportes hacia atrás que el Estado le reconocerá al trabajador sobre la base del Salario Mínimo, Vital y Móvil, que hoy es de $9.500 y en julio será de $10.000.

Los años no declarados no computarán para el cálculo de la jubilación ni de la indemnización, y para ser "blanqueado" el trabajador deberá renunciar a efectuar reclamos judiciales por los años sin aporte, entre otras medidas.

Entre los sectores con mayor tasa de informalidad están la construcción (67%), comercio (42%), gastronomía (44%) y la industria (30%). 


Opiniones (1)
15 de agosto de 2018 | 16:17
2
ERROR
15 de agosto de 2018 | 16:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Y por casa como andamos? Me encanta! El gobierno busca que los privados pongan en blanco a sus empleados... y el propio gobierno?!?! Cuando va a blanquear a su extensisimo personal?
    1