¿Cómo prevenir la bronquiolitis en bebés?

Contar con ambientes libres de humo y la lactancia materna en los primeros meses de vida del bebé, son las principales medidas contra esa enfermedad.

Contar con ambientes libres de humo y la lactancia materna en los primeros meses de vida del bebé, son las principales medidas para prevenir la bronquiolitis en los niños en esta época del año, cuando el frío es una amenaza para la salud, ya que la enfermedad es la primera causa de internación infantil.

"En la actualidad no existe vacuna para prevenir los tipos de bronquiolitis causados por virus sincitial respiratorio o adenovirus. Pero dado que el virus de la influenza A y B también causa bronquiolitis, la vacuna antigripal debe ser administrada anualmente en todo niño menor de 2 años", indicaron hoy especialistas del Hospital de Clínicas.

En un comunicado para concientizar sobre la prevención, los médicos del Departamento de Pediatría del Clínicas advierten que "la severidad de la bronquiolitis ocurre cuando la enfermedad progresa y el pulmón no puede cumplir con su función básica de oxigenación".

Esta situación lleva a un cuadro de insuficiencia respiratoria, donde "la falta de oxígeno en sangre y tejidos, y la acumulación de dióxido de carbono pueden poner en peligro la vida del niño que la padece", que en general son los menores de 2 años.

"Si bien menos del 10% de los pacientes con bronquiolitis requiere internación, esta enfermedad es la responsable de más del 30% de los casos de internación pediátrica en época invernal", dice el comunicado, que destaca la eficacia de la lactancia materna para mejorar el sistema inmunitario del niño.

"Numerosos estudios demostraron que los niños expuestos al humo de cigarrillo en sus hogares tienen de 4 a 6 veces más riesgo de contraer la enfermedad o de requerir hospitalización por dicha causa", añade.

Los primeros síntomas de la bronquiolitis son leves e inespecíficos, fiebre, tos, decaimiento, congestión nasal, por lo que puede confundirse con un cuadro de resfrío o gripe común.

En algunos casos, la sintomatología incrementa su intensidad generando dificultad para respirar con la aparición de silbidos, aumento de la frecuencia respiratoria, signos de esfuerzo respiratorio denominados tiraje (hundimiento de la piel debajo de las costillas o arriba de las clavículas) y una respiración de tipo abdominal.

Los especialistas explican que en situaciones graves se requiere internación y administración de oxígeno y en casos puntuales internación en Terapia Intensiva.

Fuente: Télam

Opiniones (0)
22 de julio de 2018 | 08:49
1
ERROR
22 de julio de 2018 | 08:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"