Se profundiza el desabastecimiento en Brasil por paro de camioneros

El sindicato del sector mantiene desde hace cinco días una huelga general con cortes de ruta, que ha provocado escasez de combustible en todo ese país. Temer mandaría a las Fuerzas Armadas.

Brasil continúa en el caos y desabastecimiento de combustible al quinto día de huelga nacional realizada por el sindicato de camioneros, que mantiene numerosos bloqueos de ruta, pese al acuerdo alcanzado por el gobierno federal de Michel Temer con parte de la dirigencia gremial.

La intendencia de Sao Paulo, la ciudad más rica y poblada de Brasil además de la más afectada por el paro, decretó el estado de emergencia por "excesos de protestas" y adelantó que podría decretarse un día festivo nacional para enfrentar la situación de desabastecimiento "provocada por las manifestaciones", según un comunicado oficial.

El gobierno municipal del socialdemócrata Bruno Covas destacó que sigue trabajando con el "apoyo de la Policía Militarizada", para que los huelguistas suspendan actos que impidan el "abastecimiento de combustible para los servicios esenciales".

"Antes discutíamos por salario, por dinero, ahora nos vamos a pelear por comida", dijo a la agencia Télam Andresa, una cajera del supermercado en el barrio de Vila Nova Conceicao, uno de los lugares más caros del país, al lado del parque Ibirapuera, el gran pulmón verde de la metrópoli.

Hay olor a contaminación en San Pablo: el otoño es seco, sin lluvias desde hace 45 días, a puro sol, pero el paisaje está liberado, no hay filas de automóviles ni de colectivos. La falta de combustible obligó a todos a modificar sus rutinas.

En los supermercados los precios avanzaron contra la inflación de menos del 3% anual que registra Brasil. Un kilo de papa pasó a costar en 24 horas de 4 a 10 reales.

El mercado central más importante de Latinoamérica, el Ceasa de San Pablo, vio aumentos de hasta 400% en precios de frutas y verduras. Preocupación y alta de precios también en carnes, ya que animales vivos están en las rutas hace cinco días.

En el Gran San Pablo, donde viven 22 millones de personas, el desabastecimiento se sintió sobre todo en Sao Bernardo do Campo y Santos. Allí en la autopista Anchieta e Inmigrantes los camioneros están parados dejando apenas un carril.

En Brasilia, en tanto, el aeropuerto internacional informó que se quedó sin combustible. Varios vuelos fueron cancelados por la mañana en la capital brasileña, según informó el portal de noticias Globo.

La agencia de noticias estatal Agencia Brasil informó hoy que hay rutas bloqueadas en el estado de Sao Paulo, el corazón industrial del país, y en los estados de Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul, en el sur, y finalmente en Brasilia.

Acuerdo parcial

Anoche el gobierno y los representantes de los sindicatos de camioneros habían llegado a un acuerdo para suspender la protesta por 15 días a cambio de un posible "impuesto cero" para el diesel y otras concesiones.

Como parte del acuerdo, la empresa estatal Petrobras amplió la reducción del 10% en el valor del diesel en las refinerías a 30 días y el gobierno se comprometió a eliminar por lo que resta de 2018 los impuestos a ese combustible, que suponen casi 50% de lo que pagan los consumidores.

A cambio, los camioneros se comprometieron a levantar el paro a partir de hoy, pero la decisión no fue unánime.

La Asociación Brasileña de Camioneros (Abcam), que representa a 700 mil trabajadores independientes (casi un 40% del sector), rechazó la propuesta y su presidente, José Fonseca Lopes, dijo que continuará en la huelga.

Esto significó que esta mañana todos los bloqueos de ruta seguían en pie, según informó la Policía de Carreteras. En consecuencia, el desabastecimiento de bienes de consumo básicos y combustible se acentuó en las grandes ciudades.

Los camioneros protestan por el constante aumento este año de los precios de los combustibles por parte de la estatal Petrobras, a la par de la evolución de los precios internacionales del petróleo.

Sólo en mayo el precio de la gasolina subió un 12% y el del diésel un 9,3%, según cifras de Agencia Brasil. El incremento acumulado desde enero es mucho mayor.

Intervendrían las fuerzas armadas

El presidente Michel Temer firmó esta noche un decreto que permite la intervención de las Fuerzas Armada en todo el país para garantizar el abastecimiento de combustibles y alimentos frente a la huelga de camioneros, anunció el jefe de gabinete, Eliseu Padilha, en conferencia de prensa.

Previamente, el ministro de Defensa de Brasil, el general Joaquim Silva e Luna, había adelantado que las tropas del Ejército, Marina y Fuerza Aérea serán usadas para liberar las rutas, aeropuertos, puertos y refinerías bloqueadas por la huelga de camioneros, que ya lleva cinco días y está provocando desabastecimiento en el país.

Poco después, el presidente Temer firmó el decreto para permitir el uso de las Fuerzas Armadas en territorio federal para liberar las protestas y garantizar el abastecimiento de combustibles y alimentos.

En tanto, en el estado de Río de Janeiro, cuya seguridad está intervenida por el Ejército, camiones militares ingresaron a una refinería.

No obstante, el sitio de información G1 reveló -en base a fuentes castrenses- que existe el temor de que no haya combustible para los vehículos del Ejército en todo el territorio nacional a raíz de la falta de abastecimiento que provoca la protesta de los camioneros.


Opiniones (0)
20 de agosto de 2018 | 11:37
1
ERROR
20 de agosto de 2018 | 11:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"