Conte aceptó el reto de sacar a Italia de la crisis

El abogado y profesor aceptó el encargo del presidente Sergio Mattarella para la formación de un gobierno de alianza que saque al país de la parálisis política que sufre hace 80 días.

El abogado y profesor de Derecho Privado Giuseppe Conte aceptó hoy el encargo del presidente italiano Sergio Mattarella para la formación de un gobierno sostenido por la alianza entre la derechista Liga Norte y el Movimiento Cinco Estrellas, que buscará sacar al país de la parálisis política a más de 80 días de las elecciones de marzo.

El premier designado no evitó referencias a la "posición europea" de Italia, en medio de la cautela financiera que generan en el continente algunas de las posturas económicas de la coalición.

Tras más de dos meses de negociaciones, y pese a las dudas que había generado la polémica por el curriculum presentado por Conte y luego desmentido por al menos tres universidades de primera línea mundial, Mattarella le dio el encargo tras una reunión privada de casi dos horas en el Palacio Quirinale.

"Acepté con reservas el encargo de formar el gobierno. Le propondré a las cámaras un programa basado sobre el acuerdo de las fuerzas políticas de mayoría. Con el presidente hablamos de los desafíos que nos esperan y de los que soy consciente", planteó Conte al salir de la reunión.

En ese sentido, se presentó como un futuro "abogado defensor de los italianos", pero al mismo tiempo confirmó "la posición europea" del país, con prioridades en materia presupuestaria, migratoria y bancaria.

La aceptación "con reservas" es una figura institucional que Conte removerá una vez que confirme en el Parlamento los apoyos que, se descuenta, tendrá para hacer nacer un nuevo Ejecutivo.

"Fuera de aquí hay un país que espera el nacimiento de un Ejecutivo. Y será un gobierno del cambio", agregó Conte, quien deberá ahora consensuar un gabinete con Mattarella antes de ir a buscar ser apoyado por la mitad más uno de los votos en cada Cámara la semana próxima.

"En los próximos días volveré a ver al presidente para quitar la reserva y, en caso de éxito, sopesar la lista de ministros", planteó Conte, quien sondeará en el Parlamento los eventuales apoyos antes de aceptar plenamente el encargo.

De confirmarse su designación en el Parlamento, donde deberá buscar la "moción de confianza" la semana próxima una vez que confirme la aceptación, Conte será el premier número 28 de la república italiana, el sexto no parlamentario y buscará formar el gobierno 65 en 73 años, con una duración promedio de 14 meses.

Ex votante de izquierda, con un perfil anti-burocracia y nacido hace 54 años en la sureña Foggia, en la región de Apulia, Conte habia sido propuesto por el Cinco Estrellas para ser su ministro de la Administración Pública durante la campaña electoral.

El premier propuesto, que podría ser el quinto consecutivo no elegido por el voto de los italianos, no está afiliado a ninguna de las dos fuerzas sino que responde al perfil de una "tercera figura" que la Liga y el Cinco Estrellas buscaron durante los más de 75 días de negociaciones desde las elecciones del 4 de marzo hasta la formalización de su nombre el pasado lunes.

Con un título de la Universidad La Sapienza de Roma, el nombre de Conte quedó envuelto en polémicas antes de recibir el encargo de Mattarella luego de que ayer al menos tres universidades que había incluido en su curriculum negaran tener registros de su paso por las casas de estudios.

El encargo presidencial se da mientras Italia atraviesa una semana de turbulencias económicas por la cautela que ha generado en empresarios y tenedores de títulos la posibilidad de un gobierno de la Liga y el Cinco Estrellas.
Este miércoles, el presidente de la Conferencia Industrial Italiana (Confindustria), Vincenzo Boccia, se sumó a las críticas que salieron desde Bruselas durante toda la semana y se preguntó "dónde está el dinero para las promesas del programa " del nuevo gobierno, en referencia a un costo fiscal estimado en al menos 50.000 millones de euros, según las previsiones.

Las declaraciones de Boccia aludieron a algunos ejes del programa de la Liga y el Cinco Estrellas, como la baja de impuestos a grandes empresas (flat tax) o el ingreso por ciudadanía de 780 euros a desocupados que podrían tener un costo fidcal global de al menos 50.000 millones de euros, según las previsiones.
Además, el riesgo país italiano marcó su máximo del año desde que se conoció el contenido del programa de la nueva alianza.

En ese plano, Conte planteó este miércoles su línea moderada para la política exterior y reconoció que con Mattarella hablaron "de la fase de compromisos y delicada que estamos viviendo".

"Soy consciente de la confirmación del lugar europeo e internacional de Italia. El gobierno se cimentará rápidamente con las negociaciones en curso, desde el balance europeo hasta el derecho al asilo", agregó en esa dirección.

"Es mi idea esforzar a fondo el Ejecutivo sobre este terreno construyendo alianzas oportunas y trabajando para que se respeten los intereses nacionales. Seré el abogado de los italianos", expresó.

Tras planteos iniciales en su programa conjunto que contemplaban una posible salida del euro y un pedido de condonación de la deuda nacional con la banca europea, las dos fuerzas han de hecho moderado su discurso en búsqueda del visto bueno de Mattarella.

De todas formas, el régimen de Bruselas ha insistido con su injerencia en la discusión sobre el futuro premier y planteó en repetidas ocasiones su preocupación ante un posible cambio en la política migratoria italiana, luego de la propuesta del Cinco Estrellas y la Liga de analizar la expulsión de unos 500.000 inmigrantes que consideran ilegales.

Una vez que Conte acepte y junto a Mattarella formalicen los nombres del futuro gabinete, la alianza entre el M5E y la Liga buscará probar su fuerza en el Parlamento, donde deberá obtener la mayoría simple en cada una de las dos cámaras para dar inicio formal al "gobierno del cambio".

En Diputados la situación aparece controlada, considerando que el grupo de Luigi Di Maio llega hasta los 222 escaños y el de Mateo Salvini alcanza 124 bancas. Un total de 346 votos que se perfilan a favor, 30 más de los 316 que se necesitan para superar la moción de confianza.

En el Senado, en tanto, los números aparecen mucho más ajustados para la flamante coalición. En el Palazzo Madama, el Cinco Estrellas cuenta 109 votos a favor, y la Liga alcanza 58. 

Entre los dos llegan a 167, apenas por sobre los 161 que se necesitan para darle forma a una mayoría simple.


Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 10:19
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 10:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"