Datos

Muy baja tasa de cibercrimen en Mendoza: los datos

Un informe sobre el año 2015, difundido en la Justicia, da cuenta del nivel de denuncias del cibercrimen en el país y en Mendoza.

Las provincias de Córdoba y Mendoza, pese a ser los distritos con mayor densidad de población junto con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, no poseen una tasa de delito por habitante significativa en relación a otros distritos. Asimismo, la provincia de Santa Fe no registró ningún ingreso durante 2015. De estos datos da cuenta el Tercer Muestreo de denuncias judiciales de la República Argentina, que publicó y analizó las cifras de 2015.

Dirigido por Gustavo Saín, el estudio advierte en torno a la temática estudiada que:

De acuerdo a lo visto en los dos estudios anteriores, no existe en la actualidad un consenso generalizado desde la teoría acerca de lo que es un delito informático. Cuando se habla de este tipo de criminalidad, "el significado más utilizado en términos prácticos es aquel que los describe como conductas indebidas e ilegales donde interviene un dispositivo informático como medio para cometer un delito o como fin u objeto del mismo" (Sain, 2015a). En el primer caso el dispositivo informático actúa como medio para cometer el hecho ilícito , mientras que en el segundo, el equipo es el objeto o blanco del crimen. En este sentido, los delitos informáticos son entendidos en base al lugar que ocupa la tecnología para la comisión del delito más que a la naturaleza delictiva del acto. 

Esto se asemeja a una antigua clasificación criminológica sobre la existencia de determinados delitos telefónicos. Durante los 70 y 80 se utilizaba esta denominación para agrupar a aquellos fraudes por los cuales un estafador intentaba obtener datos personales de un usuario mediante una comunicación telefónica (número de tarjeta de crédito, cuenta bancaria, datos filiatorios, etc.) simulando ser empleado de la compañía telefónica, de una empresa, organismo público o asociación civil. El objetivo era la suplantación de identidad u la obtención de un beneficio económico a partir del uso de esos datos. 

En términos criminológicos, según la clasificación realizada por Gary Green, el cibercrimen surge como un delito ocupacional de tipo profesional. Los delitos ocupacionales, para este autor, son aquellas conductas penadas por la ley que se cometen a partir de las oportunidades generadas en el transcurso de una ocupación que es legal (Green, 1994). Los primeros casos de delitos informáticos o "delincuencia relacionada con computadoras" eran cometidos únicamente por hackers , personas con altos conocimientos en informática y sistemas, que en el marco de su labor profesional trataban de obbtener beneficios económicos. Los primeros casos se dan durante la década del 60 y estaban relacionados con fraudes financieros a grandes empresas para la alteración de saldos y balances para el pago de salarios y facturas, el espionaje entre privados para el robo de información comercial y el sabotaje a bases de datos para la extracción de las carteras de clientes corporativos, entre otros (Sain, 105b). Con la aparición de la computadora personal -PC (personal computer) - a principio de los años 80, el desarrollo de entornos gráficos y la apertura pública de Internet a mediados de la década del 90, la informática sale del ámbito exclusivo de los profesionales para pasar a ser parte de las actividades cotidianas de la gente. En la actualidad, cualquier persona con conocimientos mínimos en computación y acceso a la red uno puede cometer un delito informático desde la comodidad del hogar.

Accedé a los datos completos y el informe, haciendo clic abajo:

Cibercrimen

Opiniones (0)
14 de agosto de 2018 | 05:32
1
ERROR
14 de agosto de 2018 | 05:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"