"Una política equivocada puede hacer más daño que un corrupto"

Alejandro Dolina vuelve a Mendoza con su espectáculo radial-teatral "La venganza será terrible". En diálogo con el programa "Cambio de Aire", habló del secreto de la vigencia de su programa y analizó la actualidad política nacional.

Alejandro Dolina vuelve el próximo 2 de junio a Mendoza con su espectáculo radial-teatral "La venganza será terrible". En diálogo con el programa "Cambio de Aire" de MDZ Radio, habló del secreto de la vigencia de su programa y analizó la actualidad política nacional.

 

Más de treinta años con tu programa, vigente como el primer día, y uno se pregunta por el secreto de la permanencia

- No hay un secreto. Hasta podría suceder que el programa fuera bueno, pero hay un montón de circunstancias, la pertinacia, la casualidad que hizo que aparecieran algunos amigos y algunos compañeros que me ayudaron a seguir adelante. El público, básicamente, que resolvió dar un cierto apoyo al asunto. Yo creo que todos vamos permaneciendo de un modo que no es del todo real. Este que está hablando contigo ahora no es el mismo que podría haber hablado con vos hace treinta años.

Todos cambiamos, incluso tu programa ha salido por distintas radios a lo largo de todo este tiempo. Sin embargo, la idea de "la Venganza..." sigue persistiendo...

- Es que a veces ni siquiera sigue persistiendo la idea. Sigue persistiendo el lugar, la idea de llamarse del mismo modo y, a lo mejor, todo ha cambiado, pero esa comodidad jurídica que es la vida hace que nosotros nos hagamos la ilusión de que el programa es el mismo, de que me llamo igual, de que las deudas hay que pagarlas, aunque las haya contraído un joven que uno ya no es. Quiero decir que la repuesta honesta es que no sé cuál es el secreto de la permanencia. Y tampoco sé si es una verdadera permanencia.

Alejandro Dolina

Comenzaste tu programa con Adolfo Castelo tu programa a la medianoche casi de casualidad y a desgano...

- Creo que sí, porque yo no quería hacer el programa. A mí me parecía que ese era un horario destinado más bien al castigo, de manera que yo no tenía ganas de hacerlo. "No nos van a escuchar ni los parientes", como efectivamente suele ocurrir. Si uno tiene un programa a la una de la mañana, los parientes no lo van a escuchar. Adolfo me dijo: "Alejandro, hacelo un mes para ver qué pasa" (imita la voz de Castelo). Lo hice un mes y pasaron algunas cosas. Aparecieron algunos entusiasmos, no el mío, pero si el de algunos oyentes, algunos amigos y el programa pudo seguir e ir convirtiéndose el algo mejor.

¿Qué te parece la aparición del oyente y de su opinión como un elemento muy activo de los programas de radio?

- Es necesario e inevitable. Yo no sé si es una buena o mala cosa, pero es lo que hay. Y me parece que es legítimo consultar al oyente. Ahora, me parece que también está la tentación de dejar que al programa lo hagan los oyentes. Eso me resulta un poco aburrido, esa es la verdad.

A partir de eso, algo bien distinto es la presencia de los oyentes durante la emisión del programa de radio. ¿Crees que creaste un nuevo género a partir de esto?

- No sé si un género, no lo sé. No sé si es un programa muy distinto a los demás, no aspiro a tanto. Me parece que tiene un sesgo, un gesto, un pequeño toque de pimienta que lo diferencia un poco de algunos otros, pero no es algo tan original tampoco.

¿Qué te parece la lucha actual de las mujeres y los lugares que han ido ocupando esos temas en la agenda de los medios en estos tiempos?

- Ese es el único progreso verdadero, que la causa de la mujer, si usted quiere la llamamos la causa feminista, ha obtenido esa ubicación en la agenda. Después, las mujeres deben seguir víctimas de las mismas injusticias de siempre, pero por lo menos el problema está en agenda. Está la sociedad conmovida por la violencia de género, por la injusticia e incluso quizá demasiado conmovida, demasiado sensible, tan sensible que a veces se reacciona demasiado pronto. Pero así sucede cuando las injusticias se prolongan durante mucho tiempo. Las reacciones suelen ser un poco desmesuradas y hay que admitir esa desmesura como una consecuencia de lo que acabo de señalar. Yo creo que la causa de la mujer está haciendo progresos pero el principal de ellos, aunque no se ha legislado lo suficiente y siguen produciéndose toda clase de abusos, pero por lo menos estamos conscientes de que ello ocurre y ya no lo estamos tomando como algo natural. Eso es mucho.

He leído varias entrevistas en las cuales buscas ser cuidadoso con el uso de las palabras para no fomentar la grieta. ¿Por qué elegiste ese camino?

- Porque me parece que si bien hay asuntos centrales que son del debate político clásico, las pequeñas cuestiones del día a día hay que tratarlas con cuidado, incluso las cuestiones graves. No es necesario el exceso. El encono, incluso, si empieza a formar parte de un bagaje ideológico, es ahí donde empiezan los problemas. Mientras vos tengas un programa económico que pueda beneficiar a determinados sectores sociales o perjudicar a otros, eso es una cuestión política. Pero cuando el odio forma parte de tu programa electoral ahí estamos en problemas y hay que evitar que eso suceda. Porque las ofensas de tono creciente han producido tragedias en otras naciones y en algunas las ha hecho inviables. Esta especie de Montescos y Capuletos, este Romeo y Julieta de la política conduce siempre a la tragedia. Así que hay que ser cuidados y poner toda la enjundia y la energía que uno quiera defendiendo el liberalismo, el estado inclusivo o lo que uno quiera, pero cuando echa mano de la ofensa, del odio, de la violencia, de la persecución, de la infamia, estamos en problemas.

Nunca has escondido tu filiación política. ¿Cómo ves el momento actual del país, después de estos días tan complicados en lo económico?

- El panorama de los últimos días puede hasta ser circunstancial, pero el panorama general lo veo complicado. No se trata de desear la desgracia de todo funcionario para hacer patente que uno tiene razón en determinadas cuestiones. Eso no está bien. Es obvio, no hace falta que yo lo resalte, que la gente está viviendo con dificultad en muchos lugares de la Argentina.

Pareciera que estos últimos tiempos para gestionar la cosa pública importan más los atributos individuales y no los verdaderos ideales.

- Eso es lo que me hace pensar que no hay un verdadero debate. No es que crea tanto en las ideas in astracto. Lo que ocurre es que se afantasma mucho lo que verdaderamente pensamos y generalmente hablamos mal o bien de un señor, de sus virtudes, y la verdadera discusión debería estar en las políticas. Lo que hace verdaderamente mal es una política equivocada. Por ahí un hombre puede hacer daño, puede ser corrupto, inepto, perezoso, descuidado, pero ese hombre solo tiene un límite en el daño social que causa. En cambio, una política llevada a cabo por todo el aparato del Estado, por el andamiaje económico de una nación, puede ser mucho más dañina. Causa mucho más daño social en caso de que esté equivocada. La política general es una cuestión tan vasta que puede producir un daño social mucho más grave. Sin embargo, nadie discute las políticas y todos discuten si fulano es un gil y el otro habla mal.

Opiniones (22)
18 de agosto de 2018 | 15:23
23
ERROR
18 de agosto de 2018 | 15:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Dolina es otro de los "grandes" corrompidos por el kirchnerismo... Una lástima, tanta inteligencia desperdiciada por una interpretación dogmática y dudosa... Pobre tipo.
    22
  2. Es como decir que es mejor tener cáncer que tener sida. Obvio que no queremos volver al peronchismo, pero estos inutiles del rejunte no sirven para nada, y siguen con los negocios de antes, por eso le dan todo a Ceosa
    21
  3. Cuanto boludo tenemos en este país..., en serio, son muchos y encima les dan micrófono.
    20
  4. DOLINA = PERONISTA = KK = LADRON
    19
  5. Vergüenza Dolina, por eso estamos así, porque muchos opinan como vos... Robar está bien, intentar buscar un rumbo que nos saque adelante, aunque sea difícil, no sirve para nada, es preferible que haya corruptos... jajjaaaaajjjjaaaa
    18
  6. Quién será el tarado que dice, grande negro, grande de que boludo
    17
  7. Prefiero un error, y no un ladrón que es igual a corrupción, que buen ejemplo das con tus conceptos, tarado de cuarta
    16
  8. Las "mentes brillantes" como las del sr Dolina, son las que han hecho que los comunicadores sociales estén tan decadentes en nuestro tan maltratado pais, por la corrupción.
    15
  9. No salió mi comentario anterior. Le decía a don Dolina, que una política equivocada, puede corregirse. Una política corrupta, lleva décadas de superación, porque el problema radica en los genes.
    14
  10. DOLINAAA... EL PROBLEMA ES CUANDO SON TODOS CORRUPTOS.... SUCEDE QUE A VOS TE DEJARON SIN PAUTA PUBLICITARIA... POR ENDE.... SIN $$$$$
    13