Cuando Brasil se rebeló a su DT y fue campeón por primera vez

En Suecia 1958 Brasil se lució luego de que sus futbolistas se rebelaran contra el entrenador exigiendo la presencia de Garrincha y Pelé.

En el Mundial de Suecia de 1958, el seleccionado brasileño pudo imponerse con un juego brillante debido a que algunos de sus futbolistas, los referentes, se rebelaron contra su propio DT y exigieron la presencia como titulares de Garrincha y el promisorio juvenil Pelé.

En ese contexto, luego de la gran decepción que había representado en 1950 el 'Maracanazo', seguida por la eliminación en 1954 a manos del sorprendente equipo de Hungría, en la denominada "Batalla de Berna" por el juego brusco por parte de ambos seleccionados, Brasil decidió innovar en su táctica y la conformación de su equipo técnico.

Así se hizo cargo como entrenador Vicente Italo Feola, quien había sido técnico de 1937 a 1956 en San Pablo y luego fuera, en 1961, contratado por Alberto J.Armando como DT de Boca.

Feola tenía aspecto bonachón y tranquilo, además era conocido por dejarle el mando del equipo en el juego a los futbolistas más experimentados, mientras él se quedaba dormido en el banco de suplentes.

El técnico había sido ayudante de campo de Flavio Costa en el traumático 'Maracanazo' de 1950 y con ese aval, en 1958, Paulo Machado de Carvalho, jefe de la delegación brasileña, lo nombró entrenador.

Los dirigentes le nombraron también a Feola, un delegado, un preparador físico, un médico, un administrador, un dentista y un psicólogo, Joao Carvalhais, quien en los meses previos al Mundial realizó una serie de entrevistas y test a los jugadores.

Debido a esas evaluaciones, el profesional determinó, con la anuencia de Feola, que el delantero Garrincha, que por entonces jugaba en el Botafogo, debía ser apartado del plantel "por su bajísimo coeficiente intelectual" y que el jugador tenía "botellas en lugar de sesos".

Al conocer la firme postura del psicólogo y de Feola, se juntaron Nilton Santos y Didí, los principales referentes del plantel, y se reunieron con Carvalhais, a quien convencieron para que no insistiera con la remoción del atacante 'carioca' : "Doctor, Garrincha sabe jugar bien al fútbol y debe ser titular", le dijeron.

Manuel Francisco dos Santos, 'Garrincha' había recibido ese apodo de parte de uno de sus hermanos y corresponde a un pájaro feo de Brasil. El jugador había nacido con una serie de deficiencias físicas, era chueco para adentro, tenía una pierna más corta que la otra y era de cuerpo esmirriado.

Sin embargo, fue un puntero derecho excepcional. Tenía una gambeta endiablada, iba para atrás y para adelante con la pelota pegada a su pie, y a veces saltaba por encima del balón, haciendo seguir de largo a los defensores.

'Mané' (por Manuel) jugó con su selección 61 partidos, de los cuales ganó 52, empató 7 y perdió sólo 1. Murió solo, triste y víctima de un largo alcoholismo, en 1983.

A pesar de su resistencia, Feola decidió incluir a Garrincha en el partido que Brasil le ganó 2-0 a la Unión Soviética y también hizo debutar en cuartos de final a un chico de 17 años que sorprendería al mundo con su juego: Edson Arantes do Nascimentio 'Pelé', que jugaba en el Santos, y su presencia fue pedida por sus compañeros de selección.

Pelé venía de una lesión de rodilla derecha y debió someterse a una terapia que consistía en aplicar toallas calientes sobre la articulación maltrecha. Estuvo afuera de los partidos de Brasil ante Austria e Inglaterra y fue el 15 de junio de 1958 que debutó ante la entonces URSS.

Luego, en cuartos de final, ante Gales, Pelé marcó su primer gol en un Mundial. Y en semifinales, logró un hat-trick ante Francia. Redondeó su actuación marcando dos de los cinco goles que Brasil le metió a la anfitriona Suecia en la final.

En ese Mundial, que tuvo la particularidad de ser el primero que se televisó en directo (solamente para el país organizador), participaron 16 equipos: 12 europeos, 4 americanos y ninguno de otras latitudes.

El seleccionado brasileño mostró, de menor a mayor, su extraordinaria proyección con un clásico 4-4-2 y con la mano de Didí como conductor en el mediocampo. En la final, el conjunto "verdeamerelho" goleó a Suecia por 5-2 con goles de Vavá (2), Pelé (2) y Mario Zagallo, que en 1970 también fue campen mundial como DT.

Para llegar a la final, Brasil superó 3-0 a Austria, igual 0-0 con Inglaterra y venció 2-0 a Unión Soviética, en primera ronda. En cuartos de final dejó en el camino a Gales (1-0) y a Francia 5-2 en semifinales.

El goleador del torneo el francés Just Fontaine, nacido en Marruecos, que convirtió 13 goles, un récord que hoy parece imposible de superar.

Argentina, bajo la conducción de Guillermo Stábile, y que llegaba de un rutilante triunfo en el Sudamericano de Lima 1957, tuvo un papel decepcionante tras 24 años de ausencia en los Mundiales.

El equipo fue derrotado en el primer partido por Alemania Occidental por 3-1, luego se recuperó y logró un triunfo sobre Irlanda (3-1).

El último compromiso fue ante Checoslovaquia, equipo que, con una excelente demostración de fútbol, aplastó a los "albicelestes" con un contundente 6-1.

A su regreso de lo que llamó "El desastre de Suecia", el 22 de junio de 1958, la selección argentina fue recibida en Ezeiza por hinchas que los esperaron con insultos y una lluvia de monedas.


Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 20:45
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 20:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"