Dos artistas exploran el arte con los chicos

Verónica Valenti y Pata Luján, dos reconocidas artistas mendocinas, se unieron para jugar y crear en un taller dirigido a niños.

Verónica Valenti y "Pata" Luján salían de una muestra. En el pasado habían compartido espacio en una exposición y se había creado un vínculo. Conversaban animadamente y entonces Pata dijo: "¡Hagamos algo juntas!". Pata tenía experiencia con niños en clases de inglés y cursos de exploración artística. Verónica había recibido niños en su espacio de creación, y años atrás había diseñado en su casa de Godoy Cruz una hermosa galería, con un jardín y un taller donde además de pintar enmarca sus cuadros. Las artistas ultimaron detalles y comenzó esta aventura creativa, que ofrece a los niñas y niños el contacto con la libertad y la creatividad propia de los artistas

Verónica Valenti nació en Mendoza, pero vivió gran parte de su infancia en Hong Kong. En 2006 llevó a cabo su primera muestra individual, y desde entonces expone su obra de forma frecuente en Mendoza y Buenos Aires. Ha participado de ferias como la AAF (Affordable Art Fair), en Nueva York y París. Su obra transita entre lo figurativo y lo abstracto, pero permanecen los usos de la mancha, el azar y lo gestual.

"Pata" Luján Williams es mendocina. Estudió Diseño Industrial con Especialidad en Gráfica. Cursó estudios complementarios de arte dramático y cine. Su carrera artística comenzó en el 2000, y entre 2001-2006 vivió en Londres, donde participó en muestras colectivas. En Mendoza ha participado en muestras desde 2009.

Lala Córdoba: ¿Como artista cuáles son las motivaciones para crear un taller dirigido a chicos?

Verónica Valenti: Cuando me encuentro con los chicos siento mucha vida y ellos me inspiran. También tengo ganas de aprender, me gusta la idea de dar y recibir y la clase se va a ir dando de acuerdo con esa relación. No existe una relación de "Maestra", en el sentido estricto, sino que buscamos dar unas pautas y explorar.

Además los chicos tienen otra predisposición y me gusta la energía que manejan, cómo vibran y crean. No tienen dudas y carecen de miedos a la hora de hacer. Por el contrario, un adulto siempre va a hacer preguntas como: "¿Lo estoy haciendo bien? ¿Cuál es la manera correcta de hacerlo?" Los adultos necesitan esquemas, mientras que los niños piden pocas pautas y si se las das es mejor que sean abiertas. Con los chicos hay libertad y espontaneidad, eso me encanta y tiene mucha relación con la forma como trabajo.

Foto: Vero Valenti con una de sus obras, archivo particular

Foto: Vero Valenti con una de sus obras, archivo particular

¿Qué buscan suscitar en los asistentes al taller?

Pata Luján: Me produce una profunda alegría ver crear a los chicos y me parece positivo brindarles un momento para que disfruten y compartan el proceso artístico. Es importante que chicos de distintas edad aprendan a trabajar juntos. Cada uno maneja habilidades diferentes, pero encuentran provecho e inspiración en ese encuentro con otros. De forma espontánea, los chicos siempre miran lo que hace el otro y esto genera retroalimentación.

El pilar del taller es que los chicos experimenten, se expresen y disfruten de crear libremente. Con Vero queremos poco a poco integrar esta experiencia con historia del arte, inglés y un taller orientado a chicos más grandes.

¿Podés compartir alguna experiencia de esta libertad que los chicos experimentan en las clases?

Pata Luján: Una clase que nunca me voy a olvidar ocurrió mientras estábamos mirando la obra de Jackson Pollock, creador del action painting. Después de haber hecho una obra conjunta, uno de los chicos salpicó al otro y de repente se armó una guerra de pintura que fue una locura. Cuando los vinieron a buscar estaban todos pintados, reían y habían entrado en la libertad del artista.

Foto: Clase en el jardín, cortesía Taller de arte

Foto: Clase en el jardín, cortesía Taller de arte

¿Cómo planean las clases y cuál es la experiencia de una sesión?

Verónica Valenti: Existe una planeación de clases y durante la semana compartimos qué nos gustaría explorar. El taller dura dos horas, los sábados de 11 a 13 hs, y cada una de nosotras comparte cincuenta minutos con los chicos. En general, hay mucho juego y libertad en los talleres. Siempre tratamos de que haya una parte de manualidad y otra de pintura; nos parece que es importante llevar la creación a la tercera dimensión, que no sea siempre plano.

¿Cuál es el rango de edad al cual está dirigido el taller?

Verónica Valenti: La propuesta es para chicos entre 4 y 12. Tenemos algunos niños de tres años y en esos casos las mamás permanecen en el encuentro para contener al nene. La clase es la misma, se ofrecen las mismas pautas para todos, y es maravilloso cómo cada uno interpreta la consigna de forma variada.

Por ahora los trabajos son bastante personales, los niños interactúan un poco entre ellos, pero queremos esperar a que exista una consolidación del grupo antes de hacer énfasis en la exposición de sus trabajos.

Foto: Clase en el jardín, cortesía Taller de arte

Foto: Clase en el jardín, cortesía Taller de arte

¿Cómo ser humano qué aporte tiene esta interacción con los chicos?

Verónica Valenti: Los niños son más observadores. Algunos siguen con profundidad una consigna y comienzan a agregarle elementos propios. Otros tienen una mirada más amplia y entonces aprendo a pensar no como yo. Pienso la vida de otra manera y me cambian la mirada. Ellos no tienen que hacer nada, sólo tienen que SER.

Informes Taller de Arte para Chicos:

Teléfonos: 2616399422-2614187039 

En Facebook: Verónica Valenti y Pata Luján