Como la comida puede ayudar en el proceso de sanación

La nutricionista Magdalena Ramos Mejía, quien tras perder un bebé en el parto y padecer dos enfermedades autoinmunes, se va recuperando acompañando su tratamiento médico con una dieta libre de gluten, azúcar y lácteos. ¡Hoy trasmite sus conocimientos a través de The Food Alchimist!

Magadalena Ramos Mejía perdió a su hija en el parto y un tiempo después le detectaron dos enfermedades autoinmunes que parecían no tener cura. Pero, como Male nunca se venció y de a poco va sanando. 

La nutricionista hoy lidera su proyecto The Food Alchimist, con la intención de enseñarle a la gente a comer sano. 

¡Conocé su historia a través de esta entrevista íntima!

-¿Cómo fue que te detectaron estas enfermedades autoinmune? 

-Después de perder a mi segunda hija en el parto. Tenía muchos dolores de espalda. Pero, me decían que era normal por el estrés posparto, hasta que un día, al mirar mis manos, la percibí de un color blanco amarillento y los nudillos morados. Pensé que mi cuerpo se estaba muriendo.

-¿De qué se tratan las mismas?

-Tengo Esclerodermia Sistemática difusa y Polimiositis, un síndrome de superposición. Una superposición de colágeno que te va endureciendo la piel e internamente te va atacando los órganos. Polimiositis es una inflación muy grande muscular, que te quedas sin fuerza, no te podés agachar ni moverme.

No me podía mover, no podía peinarme sola, no podía cruzar la brazos, lavarme el pelo sola y es muy destructiva.Te cambia todo hasta la forma de tu cara. Te vas poniendo rígida. Sentía que no podía ni gesticular."

No llegué a no poder caminar pero sí me faltaba mucho fuerza. Es una enfermedad inhabilitante.

-¿Cómo fue que llegaste a la raíz del problema: la alimentación?

-Porque empecé a investigar, a raíz de que los médicos me dijeron esto no tenía cura, fue buscar la causa del desequilibrio de mi cuerpo y fui por todos los medios. 

Busqué por todos lados como sanarme: desde el cuerpo alma y mente haciendo medicina china hindú, Homeopatía y cuánta terapia alternativa apareciera . Empecé a estudiar mucho y aprendí que las que tenemos enfermedades autoinmunes tenemos un intestino débil

En octubre del 2016 me diagnostican me diagnosticaron esta enfermedad y empecé con el tratamiento médico que era muy fuerte. En noviembre empecé esta dieta y estaba agotada, no tenía fuerzas ni para caminar dos cuadras, tenía que parar a descansar en el camino, no podía ni hacer mi cama a la mañana, pero desde que empecé a comer así fue sintiendo que mi cuerpo se estaba recuperando. 

-Desde que empezaste a comer así, ¿qué diferencia notaste? 

-Lo que sentía yo era que le estaba dando a mi cuerpo toda la energía para curarse, que si le doy unas papas fritas o una gaseosa mi cuerpo gasta energía digiriendo eso, está mal usando su energía.

" Yo lo que necesitaba era que mi cuerpo recibiera vitaminas, minerales, algo para curarse.

Las diferencias son miles: desde la energía que tenés, qué pensás mucho más claro, dormís mejor, te sentís más liviana y evitás hinchazón abdominal.    

-¿Qué fue lo que eliminaste y por qué?

-El gluten, el azúcar y los lácteos. 

El azúcar refinada alimenta a las bacterias no benéficas del intestino. Por otro lado, cuando tenés enfermedades auto inmunes tomás medicamentos muy fuertes y la realidad es que matan todas las bacterias, no nos dejan ni las buenas, por eso no nos vamos curando.

En realidad, lo que hay que eliminar es todo alimento que a uno le genera cierta alergia e intolerancia, porque cuando uno se inflama o algo nos genera dolor de cabeza o reflujo es una manifestación de que ese el alimento no va con el cuerpo. Por ejemplo, con el tema de los lácteos; hay un montón de personas que son intolerantes a los mismos, entonces yo propongo que lo dejen por tres semanas y después se fijen cómo les cae cuando los vuelven a incorporar.

El mejor test es uno mismo. Entonces tenemos que buscar qué nos cae bien y qué no. Cualquier enfermedad que tengamos es algo ahí adentro que se está dañando".

La gente que tiene enfermedades autoinmunes debe eliminar el gluten de por vida o por lo menos hasta que sienta que sanó su intestino que no va a pasar la partícula de gluten entera.

¿Los lácteos? Y depende, si te caen mal y sino no y el azúcar refinada es algo dañino para todos. No aporta nada y nos hace mal. Lo debería dejar todo el mundo.

-¿Qué tan fácil es alimentarse sanamente en Argentina?

-En Argentina es difícil alimentarnos bien porque falta información. La gente no sabe cuán importante es alimentarse así . Se toma muy a la ligera el tema de la comida. La gente come un bife con puré de papa y un vaso de leche y cree que está comiendo sano y no es así. El acceso a los alimentos sanos es difícil, no solo porque son caros sino también porque no se encuentran. 

 " Sale un poco más caro, pero lo que propongo es más fruta, verdura y legumbres. Le podemos buscar la vuelta para que no sea caro.

-¿ Cómo definirías tu proyecto The Food Alchimist?

-Mi proyecto tiene que ver con enseñarle al otro la importancia de comer sano. Alimentarnos bien es mucho más importante de lo que creemos. Yo ya miro la comida por lo que me brinda.

Lo que yo más quiero transmitir es la importancia de la alimentación, que muchísimas veces puede acompañar tratamientos médicos complejos disminuyendo síntomas y ayudando a llegar más rápido a la sanación.

Otras veces la alimentación lleva a la sanacion. Pero ese no sería mi caso. Yo hice todos los tratamientos médicos planteados por mi reumatólogo. Aún sigo tomando remedios fuertes. Además hice muchísimas terapias alternativas. Mejore muchísimo y estoy llegando a sentirme mucho mejor de lo que creíamos que iba a sentirme y eliminando muchas secuelas. Así mismo estoy empezando a dejar medicación y creo que en gran parte todo esto es porque busque sanarme por otros lados también. Hacer un tratamiento integral. Mente cuerpo y alma.   

- ¿La gente está empezando a ser consciente de lo que come?

-Sí un poco más. Si la gente empieza a ser más consciente de lo que come, creo que en diez años vamos a comer sanísimo. De a poco le estamos dedicando más tiempo y entendiendo que alimentarnos bien es una inversión a largo plazo. 

-¿Te animás a enumerar esos alimentos que no pueden faltarte?

-Alimentos que no pueden faltarme: almendras para mi leche, sésamo también para leche, coco rayado que uso para leche y preparo arroz, purés... No me puede faltar el cacao amargo, la miel y el aceite de coco. Cosas que uso todos los días seguro. 


Opiniones (1)
23 de junio de 2018 | 13:46
2
ERROR
23 de junio de 2018 | 13:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Excelente nota
    1