Odiar y querer a Macri: el "efecto halo" como algoritmo social

Una teoría de 1920 que influyó en la educación y la propaganda, para luego nutrir al marketing, es seguido de cerca desde la política.

Ha crecido la evaluación negativa del gobierno nacional al mismo ritmo en que se agiganta el malhumor social, movido por el aumento de tarifas, centralmente. Sin embargo, la misma sociedad -según la última encuesta de DAlessio/Irol/Berensztein, pero también observando el proceso que ya es monitoreado por otros, tales como Zuleta Puceiro y Gustavo Córdoba- sigue respaldando al Gobierno que le despierta bronca.

Las marchas convocadas en contra de las tarifas, por ejemplo en los municipios mendocinos gobernados por el peronismo, no han conseguido adhesión masiva, aunque sin dudas sus habitantes están alcanzados por la sensación de desasosiego que generan las tarifas. Lo mismo ocurre a nivel nacional: ya no puede decirse que exista un "blindaje" de la prensa al gobierno macrista, ya que las quejas están en todas partes.

Sin embargo, lo que se observa es que ese descontento creciente, además de no disminuir ostensiblemente el apoyo al Gobierno (y, potencialmente proyectado, a su continuidad tras el fin de mandato de 2019), no genera adhesión a otros liderazgos políticos. Visto de otro modo: cuando otros sectores políticos son los que convocan a quejarse y protestar, no se los respalda. La sociedad no les da entidad representativa.

Y por otro lado, algunos analistas de datos, como es el caso de Elbio Rodríguez, ven que existe un "efecto halo" que hace que la gente reaccione por cualquier otra cosa, menos por lo que le molesta. "Es una lógica intuitiva que funciona por asociación de temas, situaciones y personas", explica.

¿En qué se basa que mucha gente se mueva para protestar en unos lugares por temas fuera de agenda y no en otros, con problemas palpabables? La psicología lo explica desde hace tiempo, pero luego de que los estudios del estadounidense Edward Thorndike (foto) se aplicaran al marketing y la educación, ahora empieza a ser considerado en el análisis político.

Efecto halo

Thorndike, quien murió en 1949, fue el primero en ponerle su nombre al "efecto halo" y en aportar evidencia empírica que sirviese para demostrar su existencia. Eso pasó en 1920, cuando a través de un artículo llamado "A Constant Error in Psychological Ratings", logró demostrar los resultados de un experimento realizado con militares a quienes se les pidió que valorasen ciertas cualidades de varios de sus subordinados. Con eso -y en realidad, el tema es más complejo y estamos simplificando- Thorndike vio que el modo en el que se valoraba una característica concreta estaba muy correlacionado con la valoración que se hacía del resto de características. Las personas que obtenían puntuaciones negativas en una de sus características tendían a tener puntuaciones negativas en el resto de aspectos, y las que eran valoradas positivamente en un aspecto concreto tendían a ser valoradas positivamente en todas las demás.

En síntesis, intentando aplicar ese análisis a la extraña realidad política argentina, la percepción que cada uno tiene de las personas protagonistas de la vida institucional tiene que ver con la manera en que reaccionamos ante sus acciones.

El presidente Mauricio Macri castiga a la clase media. Le pide que aguante el chubasco de la actualización tarifaria, que modifique las costumbres asumidas como "normales" durante más de 70 años y que, además, se el factor "militante del cambio de época" del país. Y así y todo, ésta lo respalda. ¿Podría ser igual el caso de Cristina Kirchner? Thorndike posiblemente afirmaría que sí, para los que la quieren "porque sí" y los que la odian por el mismo motivo.

Sin embargo la política entendida como "partidos o grupos de personas agrupadas que definen las acciones institucionales" ve con desconfianza tanta apuesta al azar, si es que alguien -como se sospecha, por ejemplo, de Jaime Durán Barba- está apostando a este juego psicológico, cual algoritmo social. En el caso concreto, Macri casi empató con Daniel Scioli y su propia fuerza "personal", el PRO, es un rejunte de muchos que van desde empresarios considerados "exitosos" a peronistas en la búsqueda de nueva piel para mutar. De allí que muchos piensen dentro de Cambiemos en forma diferente a como actúan los equipos del Gobierno, y consideren que castigar a los que lo apoyan resultaría dramático frente a un test electoral.

El "efecto halo" está funcionando, también en la política. Y solo habrá que seguir de cerca sus implicancias en cada una de nuestras acciones individuales como colectivas para determinar si hacemos lo que queremos y creemos, o lo que nos impulsa algo tan sutil como la empatía o la antipatía.

Opiniones (11)
19 de julio de 2018 | 12:50
12
ERROR
19 de julio de 2018 | 12:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Váyanse a l p q l p. Confiaba en ustedes. Los vote al pedo
    11
  2. sisoskk, solo escupís odio y boludeces, sos el típico cabeza de termo votante de este infeliz
    10
  3. Esta gente fue la q agarro el dólar a 9 pesos y hoy esta en 22. Y en la campaña decian. No iba a haber inflación?
    9
  4. marcelox86Xnabo....opinas y no tenes idea. Shhhh te regalan un pato de madera y se te ahoga......shhhhhh que aplaudiste a la yegua asesina y negasta.... shhhhh
    8
  5. Que lindo ver 3 kakitas odiando a Macri .... Jajajaja Jajajaja tiren piedras y trabajen... hay mucho que reconstruir del desastre que dejaron sus papis.... nabos buenos para nada
    7
  6. Aplican politicas economicas ya usadas por martínez de Hoz y Cavallo con resultados desastrosos, esto no puede terminar bien de ninguna maner, solo para ellos que se beneficiaron de jugosos negocios con el Estado. son el peor gobierno de los últimos 50 años
    6
  7. Si! Si! Andate Macri gato! Y que vuelvan los que estaban antes que robaban pero subsidiaban! Por favor...que descerebrados!
    5
  8. RENUNCIA MACRI, HACELE UN FAVOR A ESTE PAIS DEJEN DE ROBAR Y ENDEUDARNOS POR FAVOR !!!! VAN A TERMINAR EN CANA
    4
  9. ANDATE MACRI
    3
  10. ¡Que buena nota, una lectura para compartir... y discutir..!
    2