UCA: hay 8 millones de niños en "pobreza estructural"

Se trata de chicos de hasta 17 años que "no alcanzan niveles normales de alimentación, acceso al agua corriente, vivienda, salud y educación".

La coordinadora del Barómetro de Infancia de la Universidad Católica Argentina (UCA), Ianina Tuñón, aseguró que "sólo el 35% de los niños argentinos tiene garantizada la alimentación", al citar el último informe que realizó esa institución sobre la situación de la pobreza en el país entre 2016 y 2017.

"Sólo el 35% de los niños argentinos tiene garantizada la alimentación, agua corriente, una casa sin hacinamiento, la visita a un centro de salud una vez al año, el acceso a una tecnología de la información e ir a una escuela pública que tenga educación física, música y plástica", dijo Tuñón a radio La Red.

La coordinadora explicó que "seis de cada 10 niños de 0 a 17 años tienen condiciones de privaciones de esos derechos", y alertó que el porcentaje de chicos en esa situación "aumentó un 2,5%" desde 2016 hasta la actualidad.

El índice diseñado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA sostiene así que hay 7.930.000 chicos que "no alcanzan niveles normales de alimentación, acceso al agua corriente, vivienda, salud y educación", es decir, que son "pobres estructurales".

"Si bien nuevos niños ingresaron a la pobreza, también hay chicos que tenían muchas carencias y dejaron de tenerlas, ya que hubo mejoras en salud y saneamiento en el Conurbano bonaerense", destacó Tuñon.

Y agregó: "A cuatro de cada 10 chicos del Conurbano les está faltando agua corriente o un inodoro con descarga".

La coordinadora de la UCA también alertó sobre la alimentación de los niños y opinó que "las transferencias de ingresos no son suficientes para acabar con las problemáticas del hambre".

"Uno de cada 10 chicos tuvo en el año una experiencias de hambre", completó.

Opiniones (1)
18 de junio de 2018 | 15:14
2
ERROR
18 de junio de 2018 | 15:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esos son los que el gobierno anterior estaba escondiendo, detrás de subsidios. Así, no había pobreza, ni indigencia. Por otra parte, recordemos que la reina batata, contribuyó que nacieran niños a mansalva, de adolescentes madres, sólo para cobrar un subsidio que tuvieron tres y cuatro cada una, que bien hecho ahora se les está quitando. Nadie debe vivir de subsidios, ni tener uno bajo ninguna circunstancia. De golpe y sin anestesia, deben aprender a conseguir su sustento trabajando. Pero no lo hacen. Siguen escondidos muchos en los subsidios que todavía les da este gobierno para frenar lo que es incapaz, que son los piquetes.Y los piquetes se frenan, simplemente, con cárcel. Aunque políticamente no sea lo que les conviene.
    1