De Boca en Boca: cuestiones de moda, cocina, dietas y mitos del mundo de la nutrición

Así, la nutrición es mía y tuya, de los recuerdos, de hoy y del futuro, querida y odiada. Navega en esta dicotomía diaria de prohibidos y permitidos, de pensamientos mágicos, milagrosos y matemáticos de las calorías, entre la intención de lo casero y la practicidad de lo congelado.

En realidad, existe un saber general más o menos acertado , en el fondo algo sabemos, un poco intuimos acerca de lo que es saludable y que no lo es, y por allí se cuela entre la ambivalencia, la ignorancia y la culpa, lo que ingerimos.

Es complejo el trecho que hay entre el dicho al hecho, porque entre los pensamientos y las conductas existe un recorrido enredado de inconciencia, emociones, experiencias, asociaciones y finalmente decisiones, que determinan como voy pensar, sentir y actuar frente a la comida, atravesado por supuesto, por el gran universo social, cultural e industrial de los alimentos.

Lo aprendido en el comer, también cuenta y mucho, y es que en los primeros años de vida se construye la manera de comer: el qué, el cómo y el porqué de nuestra conducta alimentaria en la vida adulta, así poco tiene de innato y mucho de educación: aprendemos a gustar los distintos sabores y combinaciones, sólo heredamos de los primeros seres humanos la preferencia o aceptación al sabor dulce, que nos aseguró por miles de años la supervivencia, los alimentos dulces eran seguros, en cambio los sabores ácidos y amargos podían significar una toxina mortal en potencia, parte de sobrevivir tuvo que ver con este aprendizaje, incorporamos experiencias, junto con las primeras papillas.

Hoy sabemos que en el útero se toman las primeras clases sobre el gusto, las futuras preferencias y elecciones alimentarias, ya que de acuerdo a las últimas investigaciones, a través del líquido amniótico recibimos partículas químicas de los distintos sabores de alimentos que consume la madre, más adelante la leche materna continúa instruyendo intensivamente mediante una amplia gama de sabores porque siempre es distinta, nunca es la misma leche, inclusive en un mismo día de acuerdo a la alimentación materna.

Entonces; ¿Enseñamos a comer? ¿O sólo alimentamos? Quizás estas dos preguntas comiencen a contestar algunas dudas, o quizás estas dos preguntas traigan más preguntas...

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 16:32
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 16:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"