G. Conte

Peronismo mendocino: una breve historia del caos

Dentro y fuera del poder, el PJ mendocino vivió momentos muy álgidos que, al parecer, aun no logra superar. Con la nueva crisis, ¿parió la abuela?

Comentá esta nota compartiéndola en tus redes

 Estamos acostumbrados a mirar el presente. Sin embargo, el repaso de lo que sucedió ayer, o anteayer, sin ir más lejos, nos daría una mayor profundidad en torno a por qué suceden las cosas. Cuando se trata de política y de la Argentina, en particular, la incoherencia y la contradicción parecen ser una norma aceptada. La naturalización del caos no resulta, entonces, lo mismo que defender, como muchos teóricos lo han sustentado, la teoría del conflicto como origen de crisis positivas y renovadoras.

El peronismo mendocino gobernó durante ocho años con Celso Jaque y Paco Pérez, y los diversos sectores internos fueron parte, algunas veces con más o otras con menos protagonismo. Con solo repasar algunas noticias de esos años podremos sumar datos que ubiquen a cada quien en su lugar, en estos momentos en que en Mendoza buscan reorganizarse, pero justamente a través de desacuerdos, traiciones y reposicionamientos.

LA DÉCADA PELEADA: que pasó en 10 abriles

- Para estas fechas, pero hace 10 años, Celso Jaque le sacaba intempestivamente la conducción del Ministerio de Seguridad a los demócratas, con quienes el peronismo había acordado después de las elecciones. Había sido Julio Cobos quien soñó primero con tener a Juan Carlos Aguinaga -el abogado que ahora escribe sus memorias sexuales- al frente de un área en la que todo indica que pudo ser un locuaz teórico, pero un poco eficaz protagonista.

Jaque nanclares

- Paréntesis (Los jueces siempre estuvieron en la agenda política. En la época de Jaque se resolvió uno de los casos que les pusieron los pelos de punta a los magistrados: su bolsillo. Presidía la Asociación de Magistrados el juez al que ahora Cornejo calificó de "vago", Gonzalo Guiñazú y la Corte, el mismo que ahora, Jorge Nanclares. En síntesis (en el link puede leerse todo completo) se llegó a un acuerdo tras seis años de batalla judicial por el cual los miembros jerárquicos del Poder Judicial no tuvieron que devolver sus indexaciones salariales y se les otorgó un aumento en sus salarios).

- Entonces, para abril de 2008, poco más de cinco meses después de haber asumido la gobernación, echó al staff demócrata -con el ex represor Carlos Rico en el plantel nada menos que como subsecretario de Seguridad- y sumó allí a Carlos Ciurca.

- Rico convivía en el gobierno de Jaque con Alfredo Guevara y Diego Lavado, que a pesar de las históricas diferencias, habían aceptado ser parte de esa gestión, pero desde el área de Derechos Humanos. Si bien se consideran "ganadores" de la salida de Rico, ellos también tuvieron que irse.

Jaque

- Ciurca empezó su reinado en el poder partidario, tras haber asumido primero en Desarrollo Social. Juntó a todos -o al menos lo quiso hacer- en la calle Salta de Godoy Cruz. Acordó tener dos grandes patas peronistas dentro: a los Bermejo y los Miranda, que le fueron aportando nombres a la plantilla de funcionarios y a su plataforma política. Hoy Rubén Miranda es diputado nacional y no ve a Ciurca "desde hace mucho tiempo", alejados como están tras haber perdido Las Heras, su bastión, según cuentan desde su entorno a raíz del apoyo del exvicegobernador a Anabel Fernández Sagasti y su estrategia de reposicionamiento aoyando proyectos de Alfedo Cornejo.

- Allí Ciurca le dio un cargo de la subsecretaría de Relaciones con la Comunidad el actual intendente de Maipú, Alejandro Bermejo. Su hermano Adolfo -que ahora asume como senador provincial tras haber sido candidato a gobernador y senador nacional, y tener un cargo en la planta del Senado de la Nación- era el jefe comunal maipucino. Un mes después de asumir, el 9 de mayo, Alejandro Bermejo le clavó la renuncia a Ciurca y se volvió a su comuna a ocupar un cargo con su hermano. Entró otro maipucino, de menor peso, Erwin Cersócimo, que luego fue girando en diversos cargos hasta llegar al Concejo Deliberante de Maipú por estos días. A los hermanos Omar y Emir Félix les dio la siempre codiciada Dirección de Logística, que se encarga de armar las compras y ofrecer los suministros de toda la policía.

- Paréntesis(En tiempos de acuerdos entre peronistas díscolos, guiados por los K, y Cornejo, cabe recordar que justo hace 10 años el bloque de diputados nacionales del radicalismo K tenía 15 miembros. Julio Cobos y Alfredo Cornejo eran sus líderes y motores).

- A pesar de las desmentidas que surgían desde el gabinete de Jaque, el peronismo mendocino vivía un terremoto. La grieta llegaba hasta los tiempos de la dictadura, con Rico y Lavado como exponentes, pero con mucho más que algo ideológico: no había liderazgo. Tuvo que venir Néstor Kirchner a la asunción de Juan Marchena, el ministro de Gobierno, como presidente del PJ en remplazo de Adolfo Bermejo, para aquietar las aguas. 

- Paréntesis (En momentos de un PJ nacional intervenido, cabe recordar que hace exactamente 10 años la Justicia también tuvo que tomar una decisión en torno a la conducción del partido. Fue cuando la jueza María Romilda Servini rrechazó los recursos de amparo presentados por el Frejuli del gobernador puntano (que también lo era por entonces) Alberto Rodríguez Saá, y entonces Néstor Kirchner fue designado al frente del PJ nacional, luego de haber luchado "contra el pejotismo", sin antes pasar por elecciones internas. Junto a él, Servini apoyó la asunción al frente del Consejo Nacional del partido 74 dirigentes aliados, entre quienes sobresalieron Daniel Scioli, Hugo Moyano, Sergio Urribarri, Beatriz Rojkés y Jorge Capitanich).

- La crisis del peronismo hace ya diez años produjo que para octubre de 2008, unos 50 funcionarios del gobierno ya habían abandonado sus cargos. Lo contó MDZ en una nota que podés volver a leer haciendo clic aquí.

- Para abril de 2009, en las internas del peronismo los candidatos de Celso Jaque se impusieron en Junín, Godoy Cruz y Santa Rosa. En esta última comuna, incluyó el levantarle el brazo ganador a Sergio Salgado, todavía envuelto en el escándalo que fue su paso por el municipio y que le costara meses en prisión. Un diputado que responde a su entorno, Alberto Rozas, se sumó días atrás a la entente acuerdista del peronismo rebelde con Cornejo. En Tunuyán y San Carlos ganaron los azules aliados de Jaque y se tomó nota de las derrotas de los Félix y de Alejandro Abraham.

- Para entonces, al elegirse las autoridades de la Cámara de Diputados, el sanmartiniano Jorge Tanús era elegido por segunda vez como presidente, situación que se repitió durante una década. Ahora, integró el grupo de rebeldes partidarios que armaron entre Lucas Ilardo y Carlos Ciurca, y que dejó en stand by el radicalismo luego de que el PJ de Omar Félix anunciara una misteriosa conferencia de prensa que misteriosamente como llegó, fue suspendida para el lunes.

Tanus bianchinelli

- Como ahora sucede con un peronismo que no define quién debe presidir sus bloques legislativos y, tal vez allí radique el punto crucial de su conflictividad, en abril de 2010 la Legislatura fue -a pesar de contar con el poder en el Ejecutivo provincial y la Corte amansada a fuerza de salarios- el pivote de organización partidaria. Tanús quedó al frente de Diputados (y así sucesivamente) y el bloque, conducido por otro protagonista del caos de hoy: el maipucino Carlos Bianchinelli.

Perez cazaban

- Abril de 2011 fue un mes especial para el peronismo mendocino: tenía que elegir al candidato a suceder a Celso Jaque y los radicales se la creían segura, después de una gestión a los tropezones como la que Mendoza había tenido. Una tragicomedia de enredos no podía tener un final sino tristísimo, pero no fue así. Juan Carlos "El Chueco" Mazzón vivía aun y eso le daba un pulmotor sin igual al PJ local, a pesar de todo. A la competencia se lanzaron Alejandro Cazabán -pieza crucial de aquel tiempo-, Raúl Mercau (ministro de Economía de Jaque que ahora es rector de la Universidad Champagnat, tras la renuncia de Mónica González Gaviola de Bordón), Guillermo Carmona, siempre Jorge Tanús y Francisco Paco Pérez. Todos abrieron sus juegos. Y Mazzón también. Dentro y fuera del PJ. Ese abril, de 2011 se anuncio la fórmula que sería entre Pérez y Ciurca. Ya se había bajado Mercau. Y el dedo de Mazzón fue contundente. Por entonces, al radicalismo le costó la gobernación su propia crisis. Alfredo Cornejo, dejó pasar la oportunidad de ser el candidato, para selo "más adelante". Ganó Pérez, lo sabemos.

- Ayer se fue de la conducción formal del CEC el histórico dirigente Guillermo Pereyra, tras 20 años al frente. En abril de 2011 renunció a la vicepresidencia del PJ de Mendoza que presidía Rubén Miranda. Pereyra ahora es legislador de Sergio Massa, pero no sabe si seguirá allí. No opina de la situación del peronismo porque es legislador de Cambia Mendoza, el oficialismo mendocino.

- Paréntesis (Por ese tiempo, Julio Cobos traía como pata peronista a dos asesores suyos del Senado: Jorge Pardal y Guillermo Amstutz. Ellos mismos habían sido la cara visible de dos peronismos enfrentados en otro tiempo, pero Cobos los juntó. Amstutz, en 2011, fue el candidato del cobismo en Las Heras contra Rubén Miranda que por entonces era aliado de Carlos Ciurca. Amstutz perdió. Hoy arma un sector del peronismo, nuevamente, desde su partido propio, Unidad Popular, aliado con el ex dos veces ministro de Paco Pérez, Guillermo Elizalde.

Carmona

- Con la proclamación de Pérez el peronismo no quedó unido hace 7 años. Todo lo contrario. Guillermo Carmona -que también quería ser candidato- anunció que su sector no aportaría candidatos. La foto de su derrota en ese momento fue impactante, aplaudiendo a un Pérez en su zenith político con una cara de asco, impagable. Hoy Carmona es diputado nacional kirchnerista, pero alejado de La Cámpora mendocina y muy enojado con el acuerdo (postergado) al que el cristinismo local llegó con Cambia Mendoza.

Emir boudou jaque

- Abril de 2012 deja como recuerdo la asunción de las nuevas autoridades del PJ en San Rafael. Eran tiempos de kirchnerismo obligatorio o voluntario, pero kirchnerismo al fin para todos y todas. Nadie le escapaba a las fotos con Amado Boudou. Había todo un camino político por delante que se pensó eterno, pero que no fue así. En la provincia asumía como presidente del peronismo Alejandro Abraham, que en los próximos días, seis años después, entrará a la Legislatura provincial como legislador tras su paso por el Congreso de la Nación.

- Fue un año de paz pactada. Pérez empezó a llevar por el mundo a muchos intendentes. Eso les dio esparcimiento juntos y tiempo de diálogo. Los entonces intendentes Rubén Miranda (Las Heras), Alejandro Abraham (Guaymallén) y Alejandro Bermejo (Maipú) fueron con Pérez a Singapur y Dubai como parte de una misión comercial. El viaje llegó luego de un fuerte enfrentamiento entre jefes comunales mineros y antimineros. "El tiempo borra las heridas. Algunos intendentes sobreactuaron y exageraron", dijo Abraham a MDZ.

- A la paz del año anterior en 2013 la derribó un peronismo con la cara pintada para la guerra: cada dos años hay que definir candidatos y la interna es un momento en el que los amigos se desconocen y los enemigos se abrazan. Ese abril, el peronismo de Godoy Cruz ya olfateaba el poder de Cornejo y se unió todo en un acto realizado en el Club YPF para apoyar a Paco Pérez y con la organización del ministro de Hacienda (hoy concejal de ese municipio) Marcelo Costa. Fueron el ministro de Agroindustria, Marcelo Barg; el secretario de Transporte, Diego Martínez Palau; el presidente del Epas, Javier Montoro; Nicolás Pizzuto, jefe de Anses de Godoy Cruz y los concejales Pablo Carricondo (PJ) y Mariano Maure (MUP). El partido, con Abraham a la cabeza, convocó a un congreso partidario al que no fue Paco Pérez: este abril lo tomó de viaje por China y la India.

- Para Semana Santa, Carlos Ciurca le contestaba a las fuertes críticas que le llegaban desde La Cámpora, con Lucas Ilardo como referente, a raíz del accionar de la policía al mando del ciurquista Carlos Aranda. Los hoy aliados, se "mataban" por los medios. Pero el caldo de cultivo de la bronca era de todos contra todos. Más o menos como ahora.

- En ese 2013 el año empezó con una guerra: el sector Azul aun unido y homogeneizado por la presencia en vida de su pontífice, Juan Carlos "Chueco" Mazzón, contra la Corriente Peronista que lideraba Ciurca. Fue cuando la hoy legisladora provincial y por entonces directora del Banco Nación, Patricia Fadel,  acusó a Ciurca de "robar dirigentes". Esto, después de que el vicegobernador organizara actos en Tunuyán y en General Alvear. En este último departamento, el peronista Luis González -con ayuda de la UCR y el PD- le arrebató la presidencia del Concejo Deliberante a Gustavo Majstruk, hombre de Juan Carlos De Paolo, que está en el sector Azul, según lo contó MDZ. Esta movida generó la ruptura de bloques en la Legislatura y una catarata de dardos al vicegobernador. La Corriente respondió con un masivo acto en Andes Talleres en donde los intendentes Alejandro Abraham (Guaymallén), Carlos López Puelles (Luján de Cuyo) y Rubén Miranda (Las Heras) hicieron una férrea defensa de Ciurca.

- Del otoño a la primavera: en 2014 abril fue en "setiembre u octubre". Esa fue la decisión de las autoridades partidarias a la hora de postergar la asunción de las nuevas autoridades del PJ. Desmotivados por la pelea -una vez más- por la presidencia de los bloques legislativos provinciales- dejaron la elección de autoridades del partido para después, prorrogando el mandato de Alejandro Abraham. Tanús siguió presidiendo la Cámara de Diputados y Eduardo Bauzá -hombre de Ciurca- quedó al frente del Senado.

Adolfo Bermejo, Jorge Tanús y Miriam Gallardo.

- Otra vez la Corte. El peronismo definió su herencia en los poderes que solo se mueven cada muerte de obispo. Paco Pérez, por generoso u obligado, tuvo que repartir. Entonces mandó a votar por Fernando Simón para la Fiscalía de Estado, Miriam Gallardo para la Corte y Ricardo Pettignano para el Tribunal de Cuentas. Todos contenidos. Pero la candidata de los Bermejo sufrió un blooper y fue víctima del "fuego amigo" cuando una senadora la hizo perder su acceso al máximo organismo de justicia, al que la habían postulado aun sin tener antecedentes suficientes. No pudo entrar. Fue un papelón institucional, pero al PJ post Pérez eso fue una chispa en un tanque de nafta. Los demás, pasaron. Lo de Gallardo lo superaron llevando a la Corte a otro maipucino, que estaba en el Tribunal de Cuentas, Gómez. Pero el caso vuelve a recordar que nadie llega a la justicia llevado por una cigüeña o florecido de un repollo.

- En abril de 2015 el peronismo pospaquista entraba en depresión. La primera encuesta -las PASO- le daba a Alfredo Cornejo una ventaja de 5 puntos sobre el FPV. Hacia adentro del PJ, Adolfo Bermejo se imponía con claridad y dejaba fuera de juego a Guillermo Carmona y a Matías Roby, que apenas perdió se hizo del PRO. Bermejo, de todos modos, consiguió un cuarto de los sufragios, seguido por Guillermo Carmona con el 11 por ciento y Roby, con un simbólico poco más de 4 por ciento. En los municipios de "clanes", cada peronista conservó lo suyo: Maipú con los Bermejo y San rafael con los Félix. Pero empezó el desgranamiento que dio a concoer MDZ en sus tradicionales "ganadores y perdedores" de cada momento político, a saber:

- Rubén Miranda y Carlos Ciurca. Los popes del peronismo de Las Heras con el peor de los resultados en un bastión propio.

- Juan Carlos De Paolo. El "eterno" intendente de Gral. Alvear sucumbió ante la fuerza de Cambia Mendoza que tiñó de color rojo el otrora invencible mapa peronista del sur mendocino.

- Joaquín Rodríguez. El tres veces intendente de Tupungato sacó el 29% de los votos dentro del FPV y ganó en esa franja. Pero perdió ante Cambia Mendoza en donde se impuso Gustavo Soto.

- Carlos López Puelles. Obtuvo una victoria interna por solo 1.000 votos sobre el ministro de Infraestructura, Rolando Baldasso y será el candidato del FPV a disputar la continuidad contra Omar de Marchi.

- Daniel Cassia. El peronista díscolo que ha ido cambiando de partidos hasta volver a las fuentes sacó poco más de 2 mil votos en total en su intentona por gobernar Luján.

- Alejandro Abraham. Fue la gran apuesta de Guaymallén para ganarle a su ex amigo Luis Lobos, a quien tampoco le fue bien. Crió cuervos y le pasó lo que le tenía que pasar, según los dichos.

- Sergio Salgado. El intendente siempre polémico de Santa Rosa no consigue imponerse con soltura y hay un empate técnico en su comuna.

- Una semana después, un Chueco Mazzón desplazado de su eterno cargo en la Presidencia de la Nación por los aires cristinistas, se entregó al ritual del besamanos en el hotel Sheraton. Curar heridas, lamer las propias y recapitular fue la tarea. Aníbal Fernández lo había expulsado del paraíso kirchnerista para entregarle su cargo a La Cámpora. Mazzón murió en agosto.

- Paréntesis (Ese año ganó Alfredo Cornejo con su alianza, que incluyó a sectores peronistas y la debacle peronista ya pasó a otro nivel: todas las culpas para Paco Pérez, las causas judiciales, los municipios perdidos, bastiones abandonados...).

- La elección de autoridades legislativas de 2016 dio inicio a la temporada de peleas en el PJ. Pero Silvia Ramos renunció a la presidencia de bloque en diputados, cansada del "tironeo" entre intendentes y legisladores, en tiempos en que Cornejo negociaba con los mandamás que gobernaban municipios, hasta que le trabaron el proyecto reeleccionista. Entonces, la remplazó Javier Cofano, del Clan Félix, quien dijo que "Paco Pérez fue el peor gobernador peronista de la historia" en diálogo con MDZ TV y fue reprendido por ello. Después también terminó renunciando.

Sede pj mendoza peronismo

- Paréntesis abierto: ¿Qué más decir de las luchas del peronismo entre aquel abril de 2010 en que eran poder puro y la de ahora, en la que buscan cómo volver? Entre 2016 y la actualidad, la puja por estar en superficie ha sido grande. Al organizarse para determinar candidaturas, cambiaron de nombre: de FPV pasaron a ser Somos Mendoza. En el camino, hubo una escisión que jugó por fuera, con María José Ubaldini como cara visible. pero también ensayaron otras jugadas, como crear un Partido Verde a simple vista no peronista, pero que terminó siendo la faceta local de Florencio Randazzo. El massismo y otros díscolos pujan por ser recibidos, pero La Cámpora fue mandada en las últimas PASO a revalidar su existencia, luego de ser cascoteada en todas las otras listas. Lo hizo: consiguió casi el 40% de los votos y ganó en la mitad de los distritos electorales. Al cobrar vuelo y querer abrir un carril propio, fueron aplastados por una dirigencia partidaria que los desautorizó y, en apariencia, apuntó al oficialismo provincial como destinatario de sus dardos. Con eso, logró frenar desde el Cuarto Piso de la Casa de Gobierno la reaparición de Ciurca, esta vez como aliado del cristinismo y, además, como puente con otra gente "despreciada" desde el PJ y que supo tener muchísimo poder.

La década estuvo bastante peleada. 

Pero si es que -como decía El General- en realidad "no están peleando sino que se están reproduciendo", llegue la hora en que la crisis clarifique qué buscan y para qué, o que terminemos sorprendidos porque "parió la abuela".