Mujeres chefs: por qué ellas todavía no controlan la cocina

Diversos prejuicios en el mundo laboral gastronómico perjudican el ascenso de las chefs profesionales a puestos jerárquicos en restaurantes y grandes cadenas hoteleras.

Falta de carácter para dirigir un equipo de cocina, poca resistencia física para tolerar la exigencia marcial de la gastronomía o un lugar circunscrito a la pastelería son algunos de los prejuicios con los que se excluyen a mujeres de puestos jerárquicos en restaurantes o grandes cadenas hoteleras.

"La poca inserción no es sólo un conflicto nacional, sino que se replica en todas partes del mundo y en los restaurantes de alta gama y grandes hoteles nuestra presencia no pasa del 30 por ciento", dijo a la agencia Télam Patricia Courtois, chef, consultora y miembro de la Asociación Gastronómica francesa en Argentina.

En 2015 la periodista francesa María Canabal creó el Parabere Forum en Bilbao, una red que reúne más de 5000 cocineras o mujeres que forman parte de la industria culinaria de 32 países y que una vez al año se encuentran para discutir sobre los grandes desafíos de la gastronomía.

"Para que la sociedad evolucione hacia una mayor sostenibilidad, una mayor igualdad, un crecimiento más fuerte y un mayor progreso social, las mujeres deben poder ocupar el lugar que les corresponde", dijo en aquel momento Canabal.

En Argentina, Courtois aseguró que "la realidad de las mujeres en gastronomía no escapa a las generales de la ley donde tenemos ese techo de cristal que no podemos traspasar, ya sea por prejuicios de fortaleza física o por el cese en el período de maternidad".

Fernanda Tabares es cocinera y dueña de Raíces, un restaurante de comida casera y sabores de infancia en el barrio porteño de Saavedra. "Aunque sean mis platos, mis recetas y mi lugar, cuando entro a la cocina siento la mirada de 'a ver si lo podés hacer', de que tengo que seguir demostrando".

Su socio, aseguró, no tiene los mismos problemas: "Él dice algo y se hace, es menos cuestionado que yo y es realmente muy frustrante".

Si bien su carrera fue meteórica -su derrotero incluye, además de ocho años al frente de su propio restaurante, capacitaciones en el instituto de El Gato Dumas, gerente de Museo Renault y de Sushi Club- dice que "sintió que debía demostrar más que los demás apenas empezó a estudiar".

"Siempre traté de capacitarme más para saber más, porque para nosotras las preguntas también son más, todo el tiempo te cuestionan a ver cuánto sabés, si realmente podés o tenés la madera, porque en general los hombres reinan y nosotras somos pasteleras", dijo.

Si bien en Argentina no existen cifras oficiales, un estudio realizado por el portal de transparencia salarial Glassdoor descubrió que las cocineras en Estados Unidos ganaban 28.3% menos que sus colegas masculinos.

No sólo eso: desde las codiciadas estrellas Michelin, los premios y la atención de los medios está volcada de manera desproporcionada hacia los chefs masculinos. La lista de los 50 mejores restaurantes del mundo de 2017 incluyó sólo tres con jefas de cocina.

"Mi experiencia no fue machista porque accedí a todas las oportunidades que busqué, pero sé que no es lo que sucede en el mundo, es la excepción", dijo Julieta Oriolo, 40 años, dueña de La Alacena, una trattoria moderna en Palermo.

"Si el dueño de un lugar tiene que contratar a un jefe de cocina y llegan dos currículum equivalentes, ¿a quién contrata? ¿a Pepe o a Juana? Seguramente a Pepe, porque Juana se indispone, se puede embarazar, y eso es lo que nos pasa siempre", añadió.

Oriolo apuntó a las estructuras de los grandes hoteles "donde el panorama es todavía peor porque no hay una cadena donde la cabeza sea una mujer, son todos hombres y sólo hay pasteleras".

El último 28 de febrero The New York Times publicó una nota titulada "La nueva guía Michelin de Francia: más 'fraternité' (fraternidad) que 'égalité' (igualdad) en la que criticaban que en su última edición le había dado nuevas estrellas a 57 restaurantes, de los cuales, sólo dos tienen mujeres chefs.

La cineasta Vérane Frédiani, directora del documental "Las diosas de la cocina", sobre la búsqueda de las mujeres chefs en el mundo se quejó en Twitter y utilizó el hashtag #MichelinToo inspirado en el movimiento #MeToo, con el objetivo de avergonzar a la consagrada guía por lo que considera un desprecio constante hacia las mujeres.

"Los países donde las mujeres tienen más posibilidades, tienen más lugar en la cocina; mientras en aquellos donde por cultura o tradición tienen un esquema más prohibitivo ofrecen más resistencia", indicó Pietro Sorba, periodista, crítico gastronómico y un estudioso de historia y antropología culinaria.

Y añadió que "la gastronomía es un ámbito machista por definición y lo que sucede ahí es un reflejo de nuestra sociedad, no cambia una coma".


Opiniones (3)
18 de julio de 2018 | 03:58
4
ERROR
18 de julio de 2018 | 03:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. estilo: Las mujeres no tienen el lóbulo derecho como los hombres y de allí la falta de creatividad. adrmyr: Tiene en parte razón, ya que ellas no degustan de todo por una cuestión de moda de la delgadez y por ende, no conocen todos los sabores. Pero principalmente, por una cuestión de creatividad. La mujer es útil y eficaz en infinidad de cosas, que el hombre NO, y viceversa.
    3
  2. Opino que en una democracia no deberia permitirse las Dictaduras que suponen estas cocinas y el despotismo de los llamados chefs. Normal que las mujeres no logren lucirse en estos ambitos .
    2
  3. Sera porque los hombres disfrutan comiendo sin culpas, mientras que ellas sienten cierto rechazo a la comida sabrosa y sustanciosa ...
    1