Cornejo no ve a un radical como cabeza de lista en 2019

En una entrevista con Luis Novaresio el mandatario provincial, en su rol de presidente nacional de la UCR, dijo que el partido debe apuntar a hacerse fuerte en las provincias ganando gobernaciones.

En un día que lo tuvo como protagonista en su rol de presidente nacional de la UCR por las negociaciones para mitigar el efecto del aumento de la tarifa del gas, el gobernador Alfredo Cornejo también se dio tiempo de hablar de cuestiones partidarias y de la relación del radicalismo con el presidente y su rol en Cambiemos.

En una entrevista con Luis Novaresio en Infobae, el mandatario provincial habló de todo y dijo que no se imagina a un radical en la disputa para encabezar la lista de Cambiemos para las presidenciales de 2019.

"No, no me lo imagino. Mi obsesión es que Cambiemos tenga éxito en materia económica, social e institucional y que el radicalismo sea protagónico de ese debate", indicó el mandatario provincial.

En ese sentido, agregó: "Se ha dicho mucho acerca de las aspiraciones, pero creo que en realidad nosotros debemos contribuir que a esto le vaya bien y las aspiración de sus dirigentes van a quedar contenidas siempre si a esto le va bien. El radicalismo tiene muchas chances, porque tiene figuras que así lo permiten, de ganar gobernaciones de provincias importantes y me parece que tenemos que poner el foco en eso".

Cornejo descartó cualquier posibilidad de que el radicalismo no siga siendo parte de Cambiemos y apuntó a la necesidad de mayor protagonismo del partido, que es para lo que están trabajando, dijo.

Mirá parte de la entrevista de Infobae:

-¿El radicalismo co-gobierna?

-Es miembro de una coalición parlamentara, que ha apoyado al Gobierno en todas las leyes que ha querido sacar. Tiene algunos radicales que están en el Poder Ejecutivo pero que fueron convocados más por el expertise técnico que por su pertenencia política. Es el caso de Rubinstein en Salud. La verdad, nos gustaría una cosa mucho más fuerte, una presencia mucho más fuerte donde los argentinos vieran que esta coalición ha venido para gobernar muchos años, a hacer más sana la económica. Un radicalismo con todas las patas en el gobierno nos gustaría pero eso no se va a hacer generando incertidumbre, sino con debates de calidad como en el caso del gas o los impuestos vitivinícolas. Veo un presidente receptivo de esas opiniones. También creo que debemos elevar el debate lo máximo posible en la Argentina para lograr lo mejor dentro de Cambiemos y de la dirigencia política. Un buen gobierno es necesario pero una buena oposición también.

-¿Corre riesgo el radicalismo de seguir en la coalición Cambiemos?

-De ninguna manera, eso no puede ser interpretado así. Estamos convencidos de que este es el rumbo que necesita la Argentina. El trazo grueso lo ratificamos en un 100% pero eso no quiere decir que no tengamos diferencias que manifestamos en público y muchas de ellas en privado. Hay debates que contribuyen, como el caso del gas.

-¿Faltó sensibilidad social del Ministerio de Aranguren a la hora de la implementación de las tarifas?

-Advierto que hay una estricta dosis técnica con mucha racionalidad de la problemática energética. Se le habla al ciudadano desde un lugar de que el precio está regalado y hay que ir a un precio de mercado. Y se pretende que el ciudadano lo entienda perfectamente y eso creo que es un error porque hay activos que son intangibles que tienen que ver con la expectativa. Es como la inflación, no se va a bajar solo con reducir la emisión de moneda o bajando el gasto público. Se va a bajar con gestos simbólicos que ayuden desde luego a ordenar al economía en determinada dirección.

-¿Hay un exceso de planilla Excel y ausencia de calle?

-Hay exceso de racionalidad en el planteo pero del otro lado la mirada también tiene que ser con símbolos. No es bueno, pero no para atacarlo a él (Aranguren), que ha ganado sus recursos en muy buena ley, es un tipo decente, no ha tenido ninguna denuncia por corrupción, creo que es intachable desde el punto de vista de la honestidad. Tiene recursos que ha ganado trabajando pero sería un buen gesto que los tuviese en la Argentina porque es un símbolo. Ahora, no le quita ni pone al plan económica nada, pero si de expectativa ayuda. Eso fue lo que dije pero fue tomado peyorativamente y lamento que haya sido así.

-¿Es alcanzable la pauta del 15% de inflación para este año?

-Tengo saberes económicos relativos, pero me alcanzan para decir que la línea gruesa es la correcta, que es bajar impuestos o reducir paulatinamente el déficit fiscal. También tratar de crecer, hacer el ajuste fiscal, sin crecimiento sería un error garrafal. Va a ser el segundo año creciendo poco y es una buena señal. En la línea gruesa estamos en lo correcto. No han estado tan lejos las metas que se ha puesto el Gobierno en estos dos años, no ha sido exactamente la metas que se fijó pero se estuvo cerca.

-¿Cómo lo vio al Presidente en el encuentro a solas?

Lo veo bien, muy responsable de la administración, siempre con preocupación por la fragilidad que tiene el país. Estoy de su lado en ese sentido, es difícil la situación. Lo veo receptivo. Probablemente está muy enojado, con razones muy valederas, más con la dirigencia que con los ciudadanos. Cree que los ciudadanos comprenden más rápido que la dirigencia empresaria, política y la oposición. Coincido con él. Sí creo que salir del populismo, y esto es una definición política muy fuerte de alguien nacido y criado en la política, algo que no le ha pasado a Macri que más bien viene de la empresa, pero demostró ser un buen político hace varios años, pero creo desde mi visión política que salir del populismo requiere un pacto mucho más fuerte de la élite política, oficialismo y oposición, para hacerlo más rápido y para hacerlo más sólido. Requiere mucha articulación de seis o siete ejes que tienen que ver con lo fiscal, lo impositivo. Con metas que nos comprometamos todos en cumplir y hacer cumplir a la oposición. Cambiemos desde el presidente hasta los que somos segundas líneas tenemos que trabajar en eso. Sino no vamos a salir rápidamente del problema fiscal.

Mirá la entrevista completa aquí

Opiniones (2)
22 de junio de 2018 | 09:30
3
ERROR
22 de junio de 2018 | 09:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que mala suerte tienen los Radicales; siempre les toca gobernar en coaliciones que ajustan al laburante y le sacan plata a los jubilados ...
    2
  2. Sr. Gobernador, yo puedo disentir en muchas cosas con Ud, pero le digo algo, no hace mucho tiempo un sector utilizó la estructura de su principal rival político transformándolo en rampa de lanzamiento para la captura del poder para sus intereses, el Pro está haciendo lo mismo con el radicalismo que a Ud. le toca presidir y defender, ellos van por todo. En sus manos está el futuro de su partido.
    1