Tengo sobrepeso y quiero empezar a correr, ¿cómo lo hago?

Hay que tener en cuenta varios factores antes de comenzar. Por ejemplo, si en reposo ya se es hipertenso y la frecuencia cardiaca es alta hay que realizar la actividad con precaución.

Las personas con sobrepeso u obesidad que, en ocasiones, comienzan dietas y ejercicios que, si se realizan sin control, pueden llevar al desarrollo de lesiones. Si hace bastante tiempo que no hemos realizado ninguna clase de actividad deportiva, antes de comenzar es recomendable realizar un pequeño chequeo para valorar el estado del corazón.

Los pacientes con obesidad tienen un perfil de riesgo cardiovascular que se tiene que valorar antes de comenzar una práctica deportiva. El control de los niveles de tensión arterial, perfil lipídico y las cifras de colesterol y glucosa sirve para valorar el estado general de la persona obesa. Además, una prueba de esfuerzo puede ayudar a conocer cómo se comporta físicamente el corazón del paciente en un entorno controlado.

Krista1

La obesidad condiciona la actividad física. Cada persona parte de un nivel basal. En obesos, por ejemplo, la frecuencia cardiaca en reposo no debería acercarse a los 90 latidos por minuto y la presión arterial en reposo se debería encontrar entre los 130/75. Si en reposo ya se es hipertenso y la frecuencia cardiaca es alta, hay que realizar la actividad física con precaución y, antes de comenzar a correr, tener en cuenta estos factores.

Las personas obesas tienden a sudar más cuando comienzan a correr para termorregularse, lo que requiere una hidratación adecuada  debido a que se produce hipersudoración. La sudoración excesiva es un método adaptativo para dispersar el calor y mantener una temperatura corporal estable, por lo que es natural que al comienzo del ejercicio se active esta respuesta.

Antes de comenzar una práctica deportiva intensa, se debe intentar bajar de peso; las rodillas y los pies son las articulaciones que más sufren

Con el sudor, no solo se puede perder agua sino también electrolitos como el sodio y cloro, por lo que es necesario realizar una reposición precoz de líquidos -incluso durante el ejercicio- con agua y sales minerales para evitar deshidrataciones importantes. En personas no acostumbradas a la actividad física intensa, la deshidratación es especialmente peligrosa porque los mecanismos de autorregulación de temperatura pueden tardar en iniciarse.

Abdomen sin lonjitas runner

De todos modos, si el sobrepeso es muy importante, no se recomienda comenzar por el 'running', sino por actividades deportivas de menor impacto para las rodillas , como caminar, natación o ciclismo. En las personas con sobrepeso, se deben evitar los deportes de impacto, porque provocan gran desgaste articular. Cuanta más masa se tenga que mover, más fuerza deben soportar las articulaciones.

Antes de comenzar una práctica deportiva intensa, se debe intentar bajar de peso mediante dieta, ya que las rodillas y los pies son las articulaciones que más sufren en pacientes con obesidad debido al impacto. Un ejercicio como una carrera popular, aunque se realice a frecuencias cardiacas bajas, puede provocar dolor articular, tendinoso y una degeneración a largo plazo del cartílago articular.

Krista Henderson collage16x9

Fuente:  José Ángel Cabrera, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Universitario

Opiniones (2)
19 de junio de 2018 | 00:37
3
ERROR
19 de junio de 2018 | 00:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Lo mismo que dijo Juan : primero empiecen caminando. Cuando noten que la piernas se fortalecen para un paso ligero, recien ahi puede intentar trotar muy muy liviano. Si es para adelgazar, conviene intercalar entre 25 minutos de caminata y 5 de trote. Pero correr es una actividad muy linda, solo que requiere mucha constancia. Esperen estar corriendo bien en un 1 año de entrenamiento constante.
    2
  2. Yo tengo la clave: NO CORRER. Un exceso del 10% del peso se traduce en riesgos de lesión. Caminen, quema más calorías que correr.
    1