Procesan a una partera en San Luis por la muerte de un bebé

Una partera fue procesada por el delito de "homicidio y lesiones culposas" por la muerte de un bebé ocurrida en agosto de 2014 en una clínica de San Luis, a la que llegó luego de intentar asistir a su madre en un parto domiciliario, por lo que también se investiga a ese centro asistencial, informaron fuentes judiciales.

El hecho comenzó cuando una pareja puntana se contactó con Belén Weber, una enfermera y obstetra oriunda de Tucumán especializada en asistir a parturientas que deciden tener un parto "humanizado" y "respetado", en su domicilio.

En 2014, la partera viajó desde Buenos Aires para acompañar a la mujer identificada como D., pero ante la imposibilidad de tenerla de forma natural tras 72 horas de trabajo de parto en su hogar, Weber sugirió ir a una clínica privada de la ciudad de San Luis donde la beba finalmente nació y murió horas después.
Por este hecho, el juez penal N°1 de San Luis, Sebastián Cadelago Filippi, quien ya le había tomado testimonio a la partera, la semana pasada dispuso el arresto de Weber pocos días antes de prescribir la causa.

La partera que se encontraba en Buenos Aires, lugar donde vive, fue detenida y trasladada a la capital puntana donde permaneció unos días en la celda de una comisaria y luego fue liberada, pero quedó procesada por el delito de "homicidio y lesiones culposas".

En diálogo con Télam, el abogado defensor, José Olguín, expresó que "la causa tiene muchas irregularidades y está viciada procesalmente", y destacó que su defendida siempre estuvo a derecho, "si bien vive en Buenos Aires, estuvo disponible para cualquier avance de la causa, que llamativamente se activo en los últimos días".

Además, Olguín explicó que "el juez está actuando imparcialmente y no ha tenido en cuenta todos los elementos probatorio para imputar al médico y la obstetra que participaron en el alumbramiento y posterior muerte de la bebe en una clínica privada, tras la práctica de la maniobra Kristeller que hundió el cráneo de la niña".

La maniobra de Kristeller consiste en presionar el abdomen de la madre hacia abajo, para que el bebé salga o al menos llegue a lo que se conoce como la coronación, es decir, cuando la cabeza de la criatura ya pasó el canal de parto y la parte superior, la corona, es visible en la abertura vaginal.

Esta maniobra está proscripta y desaconsejada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud de la Nación desde el 2003.
El abogado resaltó que intentará agregar la figura de violencia de género contra el médico y obstetra que intervinieron en la clínica por el sufrimiento y el uso de esta técnica.

Según consta en la causa, la víctima de la tragedia declaró que le habían practicado esta técnica, ya que veía que alguien se subía arriba de ella para presionar su abdomen y era "violentada", a pesar de reclamar en ese momento.
Por otro lado, aclaró que la infección que sufrió el útero de la víctima no se debió al hecho de haber pasado varias horas en trabajo de parto en su casa y por darse compresas de agua caliente en una pileta hogareña.

También, el abogado esclareció que la histerectomía se practico nueve días después del parto, en un hospital público. "Si realmente tenia infección se tendría que haber realizado en el momento, sino hubiera fallecido por sepsis generalizada", afirmó.

La partera regresó a Buenos Aires en el día de ayer y deberá presentarse del 1 al 10 de cada mes en la provincia a firmar el libro de procesados.

Télam

Opiniones (0)
14 de agosto de 2018 | 08:03
1
ERROR
14 de agosto de 2018 | 08:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"