Pese a la inflación, hay optimismo por el crecimiento

Analistas privados sostuvieron que el incremento del PBI y la baja del déficit fiscal este año estarán cerca de las proyecciones del Gobierno.

Analistas económicos privados consideraron que el rumbo económico actual de la Argentina "es el correcto", con un crecimiento estimado del Producto Bruto Interno y un déficit fiscal para este año en línea con lo esperado por el Gobierno.

No obstante, puntualizaron que la inflación se escapa de la meta del 15% anual fijada por la administración central, y se ubicará por encima del 20% en 2018.

"Mantenemos nuestro pronóstico de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) de 2,7% para este año", indicó el director de Investigación del Banco Mariva, Francisco Velasco, quien subrayó: "Vemos que la economía avanza hacia la adopción de un modelo de crecimiento impulsado por la inversión, con la inversión extranjera directa ganando fuerza".

Asimismo, señaló que el Mariva mantiene "la previsión de déficit fiscal primario para 2018 del 3,2% del PBI, en línea con el objetivo oficial", pero destacó que "algunos ítems podrían reducirse de una manera más amplia de lo esperado".

"Vemos que el déficit de cuenta corriente continuará creciendo hasta el 5,6% del PBI, desde el 4,9% en 2017, debido al mayor deterioro de la balanza comercial de bienes y los crecientes servicios de la deuda", afirmó Velasco.

Sostuvo que "las reservas de divisas del BCRA finalizarán 2018 en US$ 59.700 millones, lo que significará un incremento interanual de US$ 4.700 millones", y estimó que "la tasa de cambio terminará el año en $ 22 por dólar".

"Mientras que también vemos que Argentina pierde nuevamente su objetivo de inflación ya que pronosticamos que la inflación general terminará en 20,8%, es decir, 5.8 puntos porcentuales por encima del objetivo", puntualizó el analista.

Por su parte, el director de Investigación de la entidad de servicios financieros Balanz, Walter Stoeppelwerth, indicó a la agencia Télam que "el déficit primario de enero-marzo, que siempre fue considerado como el trimestre más fácil del año, proporciona la primera evidencia tangible y creíble de que el panorama fiscal de Argentina finalmente se dirige, aunque lentamente, en la dirección correcta".

Subrayó que "la brecha fiscal de Argentina es el eje de todos los objetivos de política a largo plazo del gobierno actual, ya que es el culpable indirecto del problema de inflación, a partir de la impresión de dinero del BCRA y el alto costo local de capital para pequeñas y medianas empresas".

A su criterio, "el crecimiento y el potencial económico de la Argentina a largo plazo no podrán realizarse hasta que el déficit fiscal se enfrente de manera enérgica y estructural, reduciendo así la dependencia del país de la generosidad de los gestores de fondos internacionales".

"Este punto de inflexión ha llegado y los inversores deberían dejar de tener miedo de lo que podría salir mal y comenzar a ser positivos sobre lo que podría ir bien", concluyó Stoeppelwerth.

En tanto, la consultora Analytica subrayó que "el motivo detrás de la aceleración de la inflación es, contrariamente a lo que dicen las autoridades, una mayor laxitud de la política monetaria en el primer trimestre del año".

"Esto es, una reducción nominal de la tasa de interés que provocó una suba del tipo de cambio, mientras que la autoridad demoró la intervención para contenerlo, aumentando el impacto de la suba de tarifas", remarcó el informe.

Indicó que "los factores asociados a la credibilidad y los canales de transmisión podrían ser relevantes", pero consideró que "el BCRA debe corregir el sesgo de la política monetaria si quiere evitar futuras complicaciones en materia de inflación".


Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 14:33
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 14:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"