Dieron 20 años de cárcel al joven que asesinó con un bate

Nicolás Quiroga, de 19 años, había sido hallado culpable por un jurado popular por matar a golpes a Martín Pablo Anze (22), en el partido bonaerense de Pilar.

El joven de 19 años que el viernes pasado fue declarado culpable por un jurado popular por haber asesinado con un bate de béisbol y a botellazos a un muchacho de nacionalidad boliviana luego de los festejos de Año Nuevo de 2017 en el partido bonaerense de Pilar, fue condenado a la pena de 20 años de prisión.

Si bien ya se conocía el veredicto condenatorio para Nicolás Quiroga (19) por el "homicidio simple agravado por la participación de un menor de edad" del que fue víctima Martín Pablo Anze (22), alias "Tincho", la jueza Marcela López, integrante del Tribunal Oral Criminal (TOC) 5 de San Isidro, dio a conocer ayer el monto de la pena.

La magistrada le impuso a Quiroga 20 años de prisión, uno menos de lo que había pedido en su alegato la fiscal del juicio, María Inés Domínguez.

El viernes pasado, la familia Anze estalló en llanto al conocer la decisión de los 12 ciudadanos electos para el juicio, ya que la deliberación para llegar al veredicto condenatorio se había extendido durante tres horas.

"Sentimos paz, mi mamá sobre todo volvió a creer que existe la justicia. Nos sentíamos solos en esta lucha, desprotegidos y desamparados. Lo único que nunca dejamos de hacer es orar y pedirle a Dios justicia. Él nos ayudó y nunca nos abandonó, no esperamos está sentencia", dijo hoy a la agencia Télam Dilma Cayo Anze, hermana de la víctima.

"Mi mamá puede volver a sonreír. Fueron los jurados y la jueza quienes les dieron una nueva oportunidad de volver a creer en que la justicia para los pobres sí existe y que el que es culpable no siempre se libra de culpa", agregó la hermana de la víctima.

El día del veredicto, Dilma dijo que "esta gente (por los jurados) se conmovió con el sufrimiento" de su hermano y recordó que "muchos lloraron" en algunos momentos del debate, especialmente el miércoles, cuando se mostró la autopsia y la enorme cantidad de golpes que la víctima había recibido en la cabeza y el resto del cuerpo.

"Los asesinos de mi hermano son los culpables, lo mataron sin piedad y lo torturaron como a una bestia", agregó y aseguró que a Martín lo asesinaron por ser hijo de una familia boliviana.

"El salió a festejar la llegada del Año Nuevo a la casa de un amigo y se cruzó con sus asesinos, que comenzaron a insultarlo y luego a pegarle hasta dejarlo casi muerto", recordó y dijo que a su hermano "siempre lo calificaron de 'bolita de M' y por eso lo fueron a buscar esa madrugada".

Durante la etapa de alegatos, la fiscal Domínguez dio por acreditado que el asesinato ocurrió el 1 de enero de 2017 en la esquina de Pedro de Mendoza y Garibaldi, de Pilar, a metros de la casa donde residía la víctima.

Según la reconstrucción de los hechos, Anze, que era padre de un niño de dos años, había participado de una fiesta de Año Nuevo en la casa de un amigo y, al salir, se encontró con Quiroga, que iba acompañado por un adolescente menor de edad.

En ese momento, "Tincho" fue agredido a patadas y golpes de puño, pero especialmente con un bate de béisbol y botellas de cerveza, por lo que debió ser trasladado al Hospital Sanguinetti de Pilar, donde murió poco después como consecuencia de las lesiones recibidas.

Los peritos de la Policía Científica secuestraron en la escena del crimen el bate partido en dos y manchado con sangre, y poco tiempo después identificaron a los dos agresores, que fueron detenidos en inmediaciones del lugar.

El otro imputado es un menor de edad que está detenido en un instituto y será juzgado por este mismo caso en otro debate a realizarse ante la Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de San Isidro.


Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 06:10
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 06:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"