El IPV ya cobra las cuotas con actualizaciones UVA

Los desafíos del IPV frente a la falta de vivienda social, las cuotas irrisorias de quienes mantienen una deuda y las mejoras que necesita nuestra provincia en materia de construcción social.

Son muchas las aristas pendientes para trabajar en materia de vivienda social en Mendoza. El titular del IPV es consciente de ello, de todo lo que resta por hacer, como así también de los cambios que se están implementando para obtener resultados diferentes a mediano y largo plazo.

Reactivar la obra pública, cancelar deudas y actualizar las cuotas de los nuevos adjudicatario son algunos de los desafíos de la gestión actual.

 "Estamos mejor, pero lejos de alcanzar los objetivos que Mendoza necesita para reducir el déficit habitacional" 

"Estamos muy lejos de poder satisfacer la demanda habitacional, por eso estamos aplicando cambios para mejorar. Estamos mejor, pero lejos de alcanzar los objetivos que Mendoza necesita para reducir el déficit habitacional. Estas acciones que estamos implementando van a ayudar sin importar quien gobierne en el futuro.", resumió el titular del IPV, Damián Salamone.

Tener toda la obra pública activa, es uno de los desafíos que se plantea el titular del Instituto Provincial de la Vivienda de Mendoza quien destacó dos nichos de gastos improductivos que complican la construcción de casas: la cobranza de los morosos  y las obras paralizadas que hay que levantar.

Cuántas viviendas hacen falta

Ahora el IPV busca enfocarse en reducir el déficit habitacional en el sector de la población con más dificultades económicas, sobre todo porque la clase media tiene una herramienta importante con los créditos UVA. Según creen en el Gobierno, es necesario duplicar la cantida de viviendas en construcción para mejorar los indicadores y responder a la demanda. "Deberíamos tener el doble de viviendas en construcción", comenta Salamone, al mismo tiempo que plantea lo necesario que era implemantar cambios en el sistema. El principal objetivo es terminar con el desfinanciamiento que generó el congelamiento de cuotas. Por eso, todos los barrios nuevos tienen el sistema UVA, es decir que los valores de las cuotas se actualizan por ese índice. 

  "Tenemos 65.000 créditos activos, de esos 35.000 están por debajo de los $100 de cuotas mensuales. Hay cuotas de $17, las más bajas. Cuando el gasto administrativo es más alto que eso. Es decir nos cuesta más los gastos para cobrar que la cuota en sí", amplía el titular del IPV.  

Para Salamone un punto fundamental ha sido el Decreto que el Gobernador Cornejo firmó en diciembre de 2017 a través del cual quienes obtienen una vivienda con el IPV lo hacen con el sistema UVA. Esto implica mejorar el recupero de recaudación. Tal ha sido el éxito del sistema que comenzó a aplicarse en Mendoza y se busca replicar el modelo en otras provincias. El Director del IPV de nuestra provincia ha expuesto en el último Consejo de Vivienda sobre dicha aplicación.

Hasta diciembre del año pasado el IPV cobraba a los adjudicatarios una cuota mensual fija e invariable que era determinada al momento de la entrega de la vivienda. Esto evitaría la situación actual de que muchos adjudicados, que vienen pagando desde hace 30 años, tienen una cuota irrisoria.También entrarán en ese sistema los morosos que se les desadjudique y tengan que negociar su pago.  "No podemos afectar lo que está para atrás no se puede hacer mucho, no podemos afectar las condiciones. Actualmente todas las viviendas van en UVA, son cuotas que se actualizan de acuerdo a la inflación ni más ni menos. Se pretende tener un círculo virtuoso en el recupero que permita reducir el déficit habitacional y obtener un financiamiento potable y genuino para construcción de futuras viviendas con un recupero sustentable." explicó Salomé titular del IPV.

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 00:10
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 00:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"