Cómo le comunicó Servini a Barrionuevo su destino de interventor

El periodista Ignacio Zuleta reveló detalles en su blog sobre cómo fue el diálogo de la jueza con el nuevo jefe del peronismo en el país.

Antes del fin de semana, Maria Servini le dijo a Luis Barrionuevo que iba a intervenir el partido y que lo iba a designar a él como interventor.

- ¿Yo? Ni loco, tengo 76 años. Buscate un "Pelado" Ruiz -, en alusión a Ramón Ruiz, interventor del PJ entre 2005 y 2007 por orden de Servini y de Néstor Kirchner

- O vas vos, o no intervengo-., le respondió, irresistible, la jueza.

Así contó el periodista Ignacio Zuleta, en su blog Zuleta sin techo, el diálogo de la magistrada más polémica para la historia de la política argentina con el no menos complejo dirigente peronista.

Según Zuleta, "Barrionuevo se guardó la noticia el fin de semana y se cuidó de que no trascendiese. En eso lo ayudó a Pierri, que tiene en su Canal 26 ásperos programas políticos que podrían haber adelantado la noticia".

Además, contó que "en la mañana del martes, cuando tomaba mate junto a su esposa Graciela Camaño y su suegra, las sorprendió con la primicia: ´Tengo que salir porque creo que hoy me van a notificar que voy a ser interventor del PJ´. Lo demás es ya conocido".:

Los datos de "Zuleta sin techo":

Macri confidencial

-  En estas horas discuten todos si había causales o no para la intervención de un partido que tenía llamado un Congreso partidario que se hará el 18 de mayo. Lo resolverá el trámite judicial. Lo que no se resolverá en esa sede es el misterio de las razones de fondo de la decisión. Mirada sin pasión militante, es una decisión de poder. Para decirlo simple, Servini interviene el PJ porque puede hacerlo y nadie se lo impide. Es un modelo de ejercicio del poder, facultad que, si no se ejerce en el borde la arbitrariedad, se pierde. Servini tiene poder y lo ha demostrado en los últimos 40 años de pelea con varias generaciones de políticos y de jueces. Les ha ganado a todos. No han podido ni jubilarla. Le temen todos los políticos, pero todos de deben favores. Y cuenta con la piedra filosofal, que es el apoyo de Elisa Carrió, que la ha apoyado en todas sus peleas bajo este gobierno. No tiene las mejores relaciones con el gobierno Macri que retrocedió cuando ella defendió la propiedad del juzgado electoral que controla las elecciones en la Argentina. ¿Por qué no va a intervenir al PJ? ¿Qué se han creído?. 

- Servini tenía decidido intervenir el PJ desde hace 15 días. Juntó todos los pedidos que había y consultó a varios dirigentes antes de decidirse por la designación de Barrionuevo. El sindicalista es uno de los políticos con quien tiene más larga relación y confianza. También habrá ponderado la experiencia de él en operaciones de riesgo. Barrionuevo fue uno de los armadores del Pacto de Olivos que permitió la reforma constitucional en 1994. Hoy Barrionuevo tiene un camino propio dentro del peronismo y se ha enfrentado con el gobierno de Macri. Entiende que su tares de interventor del PJ precipitará las condiciones para que haya un ballotage el año que viene. "Voy a unificar al peronismo y también al sindicalismo en la CGT" repite en estos días. Nadie le niega capacidad política, pero hay peronistas que no le reconocen la imparcialidad ni el prestigio para normalizar el partido. Por eso insisten en responsabilizar al gobierno de esta medida, sin advertir que no es el mejor camino para una reelección de Macri en primera vuelta. En este punto creen que el episodio muestra al peronismo como una incorregible bolsa de gatos que le impide reconciliarse con el voto moderado. La suerte de los Massa y los Randazzo en las últimas elecciones muestran que es un sueño cada vez más lejano.

- Axioma: la ley no arregla lo que la política no arregla. Intervenir un partido no decide la suerte en las urnas. En febrero de 2011 la autoridad electoral de la provincia ed Buenos Aires canceló la personería del Pro por no haber participado y dos elecciones seguidas. En diciembre de ese año, el Pro ganó la gobernación sepultó 28 años de administraciones del peronismo. El año pasado la candidatura de Cristina de Kirchner con el sello de Unidad Ciudadana pulverizó al PJ oficial, cuyo presidente, Fernando Espinoza, fue elegido diputados por fuera del PJ. Que el partido esté intervenido no decide la suerte en las urnas. La división del peronismo no es consecuencia de la situación del partido, sino al revés. No la va a remediar esta intervención como tampoco podía nacerlo la gestión de Gioja. En los hechos la intervención implica sacarle el PJ nacional al cristinismo. Eso beneficia objetivamente al peronismo federal de los gobernadores y de los bloques del Congreso que coordina Miguel Pichetto. Le da una institucionalidad que no tenía, porque el interventor puede intervenir todos los distritos. Eso acelera la posibilidad de que el grupo Gualeguaychú pueda construir una opción electoral que vaya a las urnas el año que. El cristinismo irá por afuera del PJ y eso amplia las chances de que el peronismo tenga la oportunidad de un ballotage. En una eventual segunda vuelta, el voto del peronismo irá al candidato que entre en esa ronda. No les gusta que Barrrionuevo sea el personero de ese proceso. 

- Esto significa que el proceso que abre la intervención no beneficia al gobierno, cuyo proyecto es que Macri pueda reelegir en primera vuelta, sin arriesgar su suerte en un ballotage. Tampoco el gobierno tiene tecnología política para hacer estar picardías. Más bien las sufre. Saben hacer otras cosas, pero no estas perrerías que le ponen algo de animación al sombrío escenario partidario. 

- Fue llamativo el rechazo de todos los sectores del peronismo a la intervención, incluyendo a los que habían pedido esa medida, como Eduardo Duhalde. Una explicación es la persona de Luis Barrionuevo, que entienden no representa al peronismo federal, aunque siempre se ha movido en la vereda del anti cristinismo y tiene lazos con Duhalde, Sergio Massa y Juan Manuel de la Sota. En la reunión de la tarde en la sede de la calle Bolívar de la FAM (Federación Argentina de Municipios) estuvieron los jefes de los PJ de todo el país, además de Gioja, Daniel Scioli y Alberto Rodríguez Saá, intendentes y dirigentes sindicales como Antonio Caló, Pablo Moyano, Víctor Santa María, Andrés Rodríguez y otros. En esa reunión el exembajador Eduardo Valdés interpeló a los gremialistas por la falta de unidad. Caló le respondió en voz alta que primero tienen que unirse los políticos del peronismo, porque las divisiones entre ellos son consecuencia de las disidencias políticas. 

- Allí Gioja recibió un llamado de apoyo de Duhalde, del que fue puente Scioli. Duhalde dio además un comunicado rechazando la intervención. Cuenta allí que pide medidas desde 2008 pero que en los últimos meses había hecho gestiones para un acuerdo de unidad para una nueva cúpula partidaria. Duhalde había estado en la noche del martes, después de conocerse la medida de Servini, en una cena con Barrionuevo, Alberto Pierri, Carlos Acuña y otros dirigentes y gremialistas. Barrionuevo dijo ese día que su propósito es unir al peronismo y al gremialismo. 

- En la tarde del miércoles Duhalde habló con Barrionuevo y le manifestó un giro contra la intervención. "- Perdemos, hay que negociar", y le pidió autorización para negociar. Barrionuevo le dijo que compartía esa opinión pero que fuera nomás a negociar y que después le contase qué había logrado. Después de ese diálogo el expresidente llamó a Gioja para ponerse junto a él y en contra de la intervención. 

- Este rechazo a la intervención fue materia de la apelación que hizo el miércoles Gioja. Servini tiene tres días para conceder o rechazar la apelación. Seguramente que la rechazará y comenzará una larga pelea judicial que llevará la resolución a la Cámara Nacional Electoral. Allí se resolverá la consistencia de los argumentos de las dos partes. Ese tribunal tiene asentada jurisprudencia, a partir del llamado caso "Pérez Izquierdo", en el sentido de que una intervención a un partido no puede ser ejercida por alguien que represente a una de las partes en conflicto. Esto puede poner en cuestión a la figura de Barrionuevo, que hoy no parece tener el consenso de los otros sectores del peronismo. Otra objeción que puede recibir la medida es que Servini no dio vista de la situación a las partes, ni al fiscal Jorge Di Lello.

Opiniones (2)
19 de agosto de 2018 | 08:40
3
ERROR
19 de agosto de 2018 | 08:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Peterpang es evidente que vivís en un país imaginario, que te cuentan todos los días medios como, entre demasiados, este mismo. No entendés nada ni de la realidad del país, ni mucho menos de historia. Por otro lado, MDZ dejate de operar alguna vez en tu existencia, y dedicate a informar. Denominar en el pie de foto "nuevo jefe del peronismo" a este impresentable de Barrionuevo, que no representa absolutamente a nadie, nombrado interventor por enjuagues de una jueza altamente sospechable con aires de grandeza política, es, sin lugar a dudas, una tergiversación. Que se entiende solamente en el marco de la permanente vocación de este medio por tendenciar la realidad a favor del oficialismo actual.
    2
  2. El problema más grande es que despues de los 70 años de decadencia nacional impuesta por el peronismo, aun haya un 30% de gente que los vota. Y sobre todo los vota la gente que más se perjudicó con los gobiernos peronistas y fueron para atras en su escala social/económica. La verdad es "argentinamente" inentendible. Nast you michu"" jajajaja
    1