Actualizada

Un auto atropelló a decenas de personas en Alemania: 3 muertos

Ocurrió en las cercanías del restaurante Kiepenkerl, en la ciudad de Münster. La información preliminar indica que al menos 3 personas murieron y 30 resultaron heridas.


 Un hombre irrumpió hoy a bordo de una camioneta contra un café en la parte histórica de la ciudad de Münster, en el oeste de Alemania, y mató a dos personas antes de quitarse la vida con un arma, un hecho que revivió el fantasma de un atentado yihadista, hasta que el conductor fue identificado por las autoridades como un alemán con trastornos psicológicos.


"Nada apunta en estos momentos a que haya un trasfondo terrorista, aunque hay que esperar y se investiga en todas las direcciones", manifestó cinco horas después del suceso el ministro del Interior del estado de Renania del Norte Westfalia, Herbert Reul.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, expresó en un comunicado su consternación y dijo que su gobierno hará "cuanto sea posible para esclarecer lo ocurrido y para atender a las víctimas y a sus familiares" y expresó su "gratitud" a las fuerzas policiales por su rápida intervención.

En medio de las escenas de pánico y confusión que se vivieron luego de un episodio que recordó por su modus operandi recientes ataques extremistas en la principal potencia europea, la Policía pidió a los ciudadanos no hacerse eco de rumores infundados.

Tras el incidente, las autoridades llamaron la población a liberar la zona afectada, en las inmediaciones de un restaurante muy concurrido, informó la agencia de noticias EFE. 

El ministro Reul corrigió el total de víctimas, que inicialmente había sido cifrado en cuatro. "Son tres", afirmó y subrayó que el atacante -identificado como Jens R- es un ciudadano alemán "y no, como se ha dicho, un refugiado o algo parecido". 

La agencia alemana de noticias DPA señaló que el hombre actuó solo, pese a que la Policía seguía investigando algunos testimonios de personas que dijeron haber visto huir a pie a alguien tras el ataque. 

Por la tarde, la Policía registró la vivienda del principal sospechoso en busca de explosivos, sin que se informara de algún hallazgo relevante.

Jens R., vivía desde hace años en Münster en una casa situada a menos de dos kilómetros del lugar del mortal atropello.

Horas después del suceso, la zona seguía evacuada por seguridad y los bomberos de Münster acondicionaron un local para acoger a los vecinos afectados.

También el presidente alemán, Franck-Walter Steinmeier, expresó su pesar por lo ocurrido al igual que varios miembros del equipo de gobierno de Merkel.

Mientras persistía la incertidumbre sobre el trasfondo del atropello, en Twitter se sucedieron las muestras de consternación y solidaridad con las víctimas.
El hecho causó gran conmoción en Alemania, que ha sido foco de una ola atentados que el grupo islamista radical Estado Islámico (EI) lanzó en suelo europeo en los últimos años, el más grave de ellos el 19 de diciembre de 2016 cuando un camión irrumpió en una feria navideña atropelló a medio centenar de personas dejando 12 muertos y 48 heridos, varios de ellos graves.

Hoy, entre las pocas reacciones internacionales del hecho, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan aludió al ataque de Münster en un discurso en Denizli, en el noreste del país euroasiático, en el que dijo a los franceses que "no podrán librarse del flagelo terrorista" y puso como ejemplo "lo que terroristas están haciendo en Alemania".

Las palabras iban elípticamente dirigidas al presidente galo Emmanuel Macron quien recibió en marzo pasado a representantes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que cuentan con el apoyo de Estados Unidos y combaten al EI, pero son combatidas por Ankara. 

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 04:21
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 04:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"