R. Valle

El berretismo político: del papelito al papelón

Para entender al país, ya ni siquiera es válida la excusa de la grieta. De los dos lados (y más allá también), poco se hace para elevar la vara. Mucho coucheo y poco sentido común.

La moda del coaching, que entre sus principales clientes cuenta a organizaciones, empresarios y políticos con apetito de aggiornamiento, no es cien por ciento garantía de éxito, aunque su objetivo sea "facilitar el desarrollo del potencial de las personas, tanto en su ámbito privado como profesional". 

Queda a la vista por el modus operadi de algunos referentes empresariales, pero aquí el foco está puesto en esos actores de la política nacional que casi a diario aportan su papelón haciendo real, por paradójico, que la política sí es el arte de lo posible. Con vergüenza ajena, se puede decir que muchos de ellos hacen hasta lo imposible para que este país siga siendo un Titanic a punto de impactar el iceberg.

El berretismo político no es una categoría que se estudie en los claustros universitarios, pero vale como rótulo para encuadrar a aquellos que olvidan -o no les importa- que son servidores públicos y no líderes de una banda de rock o el candidato al próximo Bailando de Tinelli. 

Perdieron todos en la batalla que terminó en escándalo

El papelito que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, le envió a la diputada kirchnerista Gabriela Cerruti, fue una tontería al nivel del adolescente más pavo del curso, y la reacción-sobreactuación de la experiodista acusándolo de machista, misógino y mentiroso, otro tanto. Entre ambos sumaron un nuevo y vergonzoso capítulo a un Congreso pródigo a la hora de escribir páginas bochornosas. 

Sin embargo, para que lo vergonzoso mutara a escandaloso faltaba que el hombre de los números, que había ido a dar un informe de gestión y las esperadas explicaciones por sus cuentas off shore, se retirara ofendido dando por terminado su paso por Diputados. Había llegado "flojito de papeles" y se iba firmando un papelón.  

Amén de este caso, el berretismo político es una cantera inagotable de ejemplos de descrédito. Ni siquiera es necesario que ganen la primera plana o sean trending topic. Se decanta en formas, metodologías, coartadas, estrategias, avivadas, que sacan de eje a quienes deberían trabajar por la calidad de vida ajena, no sólo por la propia. Sin hurgar demasiado, casos testigo se encuentran en todos los gobiernos, partidos y agrupaciones. Nadie está exento de encarnar el bochorno.

Incidentes congreso 970x545

Usar las redes sociales para chicanear al rival en lugar de rendir cuentas de su tarea en un Concejo, una banca de legislador, un ministerio o cualquier otra área, es una de las prácticas más comunes -y baratas- del berretismo político. Ese linchamiento público suele ir de la mano de una alarmante memoria selectiva que omite, ex profeso, los datos que sustentan dicha crítica. O, la más fácil, se apela a citar a aquel medio que publique cualquier título que, por caso, sirva para pegarle al Presidente o a la expresidenta. Política chiquita, berreta.

Cuestionar a estos personajes, sean ministros, legisladores o el más modesto concejal, no implica de ninguna manera denostar a la política como servicio. Mucho menos negarla como lo que es o debería ser: una auténtica herramienta de transformación. 

Ahora bien, vale plantearse por qué en una época "líquida" como ésta y con infinitas posibilidades tecnológicas de que nada pase inadvertido, más que coucheos no exista capacitación en sentido común. Lo otro fundamental para la praxis política, directamente no se enseña, y se llama empatía. 

Opiniones (14)
22 de julio de 2018 | 18:24
15
ERROR
22 de julio de 2018 | 18:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. y opinudo sigue poniéndose en verguenza el solito ...
    14
  2. Cerrutti sobreactuó, pero Caputo está mas sucio que una papa
    13
  3. Ayy opinudo con ese nick ya se nota que sos flor de ......
    12
  4. fanny2016: jajajajaja corralito???? no me hagas reir!!! con las reservas del central que recuperó este gobierno sobra guita para enfrentar cualquier crisis inventada por subnormales como vos!!!
    11
  5. la mina es una histérica, pero los del PRO son unos DELINCUENTES IMPRESENTABLES. EN LOS BANCOS YA SABEN DE LA OPERACIÓN PARA TOMAR LOS PLAZOS FIJOS, por que se acabo la guita y no hay mas crédito. y ya se rifaron la guita del Anses.
    10
  6. Lo que debería la prensa hacer es no darle trascendencia a esto y si a las as sesiones de estos impresentables que se rascan a 20 manos. Es una vergüenza, si fuera empleada de mi empresa la echo, y la realidad es que es empleada de todos los argentinos y hace, mejor dicho todos hacen lo que se les canta
    9
  7. no entiendo cómo el ministro le tuvo piedad a esta berreta... cuando dijo lo de las hijas la debería haber llenado a denuncias por difamadora!!! Se pasó de gente, los del pro deberían contagiarse de un poquito del luciferismo de cristina! se imaginan si hubiese sido al revés???
    8
  8. qué hacía esta mina? calentaba el asiento o la llevaron para hacer quilombo??? porque una infradotada que no sabe que una nena de 11 o 13 años no le pueden "pasar" una empresa, no puede empezar a hablar de deuda externa! no tiene el nivel mental para estar en esa reunión!!! la llevaron para hacer quilombo porque les estaba cerrando la jeta el ministro a todos!!!
    7
  9. me dijo un amigo que es del pro que ya no le pagan más a durán barba... no lo necesitan mientra duren los mamarrachos como esta mina mentirosa violenta subnormal descerebrada... el ministro se equivocó, en lugar del papelito le debería haber clavado una denuncia por injurias a esta malcogida por decir que él le pasó su empresa a su hija, cuando la hija tiene 13 años!!! se demostró que los kakas no tenían argumentos para refutarle nada de lo que decía el ministro, por eso armó este escándalo de malcogida despechada apoyada por el resto de los impresentables kks!!! NO VUELVEN NUNCA MAS!!!
    6
  10. Tanto lio por un papelito mugriento. El pais esta a punto de prenderse fuego. Caputo metio en la AFIP a su pollo y segue la joda
    5