¿Irá preso Lula? La votación de la Corte va 5 a 1 por el "sí"

Jueces del Supremo Tribunal Federal de Brasil ponderan el pedido de habeas corpus del ex presidente, condenado por corrupción. Aunque restan aún votos, quedó en una situación complicada.

El ex presidente brasileño y líder opositor Luiz Inácio Lula da Silva quedó hoy en el umbral de la detención para cumplir una pena de 12 años y un mes de cárcel, luego de que se confirmara en la corte suprema una tendencia para rechazar un hábeas corpus que le garantice la libertad.

Pasadas seis horas de sesión, la corte reunió cinco votos contra uno a favor de rechazar el recurso de Lula, cuando restaban votar seis ministros del Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima instancia judicial de Brasil.

El voto clave fue el de la ministra Rosa Weber, que le dio lo que parece ser el golpe de gracia a las pretensiones de Lula, con un argumento contradictorio: dijo que votaba contra el hábeas corpus para respetar la jurisprudencia abierta por la corte en 2016, que ella rechazó en su momento.

Empero, aclaró que personalmente no estaba de acuerdo, lo cual le valió el reproche de su colega Marco Aurelio Mello: "Esto va a los anales del Supremo Tribunal".

Lo que estaba en juego es si en Brasil un condenado en dos instancias -como Lula- puede ser detenido, como lo resolvió la corte en 2016, o debe esperar a todas las instancias, como marca la Constitución.

Tras el voto de Weber, manifestantes del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula y movimientos sociales levantaron sus actos frente al Congreso Nacional.
La decepción también abarcó el ímpetu militante que había en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo.

Weber siguió la línea del instructor del caso, Edson Fachin, y los votos de sus colegas Luis Barroso y Alexandre de Moraes de que la prisión en segunda instancia es posible y no hiere la Constitución.

Fachin, Weber y Barroso fueron tres jueces nombrados por la entonces presidenta Dilma Rousseff, del PT, quien acompañó a Lula en el Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, en el Gran San Pablo, donde forjó su carrera sindical y política.

En San Pablo, cerca de la Avenida Paulista, la zona más rica de la ciudad, se escucharon bocinazos, y grupos derechistas como Vem para Rua y Movimiento Brasil Libre pidieron celebrar el voto de Weber, que cambió la tendencia del voto.
Aún restaba un suspiro de negociación dentro del tribunal para evitar la prisión de Lula: fue lanzada la idea de que un juez pidiera un cuarto intermedio sin plazo hasta que se trate un pedido de inconstitucionalidad de la prisión en segunda instancia, que espera ser tratada en la corte.

La presidenta de la corte, Carmen Lúcia Antunes, se negó a tratar la inconstitucionalidad antes del hábeas corpus de Lula. El ministro Mello, a favor de liberar al exmandatario, le endilgó a la vista de todos: "La estrategia de su excelencia tuvo éxito".

El juez Barroso, en su fallo, fue el menos técnico, al afirmar que sin la prisión en segunda instancia se estará dejando "un legado para nuestros hijos con asesinos, violadores y corruptos libres".

"La presunción de inocencia siempre fue tratada como un principio pero no es una regla absoluta".
El debate judicial acapara toda la atención del país, ya que el líder opositor es el principal candidato favorito para las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre y la posibilidad de su detención y encarcelamiento abre un escenario incierto de cara a esos comicios.

En medio de ese clima de tensión, Antunes garantizó que "todos los juicios de cualquier ciudadano se hacen bajo el rito de la ley, más allá de que algunas causen más interés".

El clima estuvo enrarecido por la polémica abierta por el jefe del Ejército, general Eduardo Villas Boas, quien, por Twitter, habló de la lucha contra la impunidad y el respeto a la Constitución, en una declaración vista como una presión a la corte y a la ministra sabidamente indecisa, Weber.

En Brasilia, el dirigente del Movimiento Sin Tierra Alexandre Conceicao, al cancelar el acto tras el voto de Weber, convocó a "ocupar todos los edificios públicos, todos las tierras y prender fuego a la cadena Globo".

El juez Sérgio Moro, quien había sido asesor de Weber durante el Mensalao, el caso de compra de apoyo de partidos por el cual fue condenado el ex jefe de gabinete de Lula José Dirceu, deberá definir el lugar de detención del ex presidente.

Sin embargo, toda la decisión no es automática, ya que hay varios trámites por realizar en caso de que la votación finalice contra Lula.
De igual forma Lula puede presentarse como candidato ante la justicia electoral hasta el 15 de agosto, en un país donde la sucesión de crisis políticas y jurídicas parece no tener fondo ni fin y tampoco panorama.

Favorito en las encuestas para vencer en primera vuelta la elección, Lula se arriesga a su segunda detención en su vida, luego de la ocurrida en 1980, cuando en Sao Bernardo do Campo la dictadura lo detuvo por un mes por hacer huelgas.

El ex presidente fue condenado en dos instancias por haber recibido un departamento en propiedad oculta de la empresa constructora OAS en la playa de Guarujá, litoral de San Pablo, como parte de los ingresos ilegales que recibía el PT para sus campañas. 

Lula acusó a Moro ante el comité de derechos humanos de la ONU por persecución.

En un comunicado, el PT afirmó que "la parcialidad de la justicia es clara en Brasil, la persecución sigue pero no nos podemos desanimar".
"Nelson Mandela fue perseguido, preso y puesto en el ostracismo. Así y todo volvió y liberó a Sudáfrica de un régimen cruel", dice un Twitter del PT.

Opiniones (3)
23 de julio de 2018 | 03:31
4
ERROR
23 de julio de 2018 | 03:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. O somos esclavos de la ley o lo somos de la anarquía. Si lo condenaron, y ya no hay apelación, debe cumplir la condena.
    3
  2. Detras de Lula hay cientos de politicos de todos los partidos de Brasil que estan hasta las manos, el LavaJato fue una investigacion muy seria, Todos estos tipos incluido el director de Petrobras y Odebrecht tienen que ir en cana por el bien de Latinoamerica, esto no es cuestion de ideologia hay corruptos en la izquierda y tambien en la derecha, por ejemplo aca en Argentina como un presidente que tuvo una off shore sin declarar que es un delito federal puede estar libre y todos hacemos como que aca no paso nada.... inentendible
    2
  3. Ojalá que sea lo suficientemente inocente para que no tenga que ir preso!
    1