¿Se contamina la leche materna? Un alimento vital

En la era de los "superalimentos" hay uno básico y esencial que nunca dejará de ser el más importante: la leche materna. Algunas veces ésta es extraída y manipulada, quedando expuesta a innumerables agentes contaminantes. Aquí los cuidados a tener en cuenta.

 No todas las madres pueden proveer leche a su hijo en forma directa, poniéndolo al pecho. Esto puede darse por diferentes motivos, entre ellos: enfermedades, producción insuficiente y niños prematuros. También ocurre habitualmente cuando las mamás deben volver a trabajar y quieren dejarle su propia leche a quienes cuidan a sus hijos.

La mejor opción alimentaria que una mamá puede ofrecer a su bebé es su propia leche (extraída manual o mecánicamente) o leche pasteurizada proveniente de bancos de leche humana. En cualquiera de estos casos, luego de ser extraída, la leche se manipula y somete a diversos tratamientos, pudiendo quedar expuesta a la acción de agentes contaminantes de naturaleza biológica, física o química que ponen en riesgo la salud del recién nacido.

La procedencia de los agentes contaminantes de la leche humana puede ser muy variada:

  • El ambiente: espacios aledaños, aire circundante, personas que transitan alrededor, elementos que hay sobre la mesa de trabajo, tipo de habitación, etc.

  • Los animales: son portadores microorganismos que puede poner en riesgo la inocuidad de la leche humana. Los mismos habitan en su piel, pelos, boca y patas.

  • El agua: si es potable se presume libre de todos los agentes de patogenicidad. Éste aspecto debe considerarse en poblaciones económicamente vulnerables o alejadas de las áreas que cuentan con servicios básicos.

  • El aire: debe ser relativamente limpio, libre de humo y polvo, ventilado diariamente. Al momento de la extracción debe evitarse la circulación del aire externo y procurar no expectorar, estornudar y hablar excesivamente.

  • El suelo: todo objeto que se caiga durante la manipulación de la leche no debe levantarse.

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta, en este sentido, son los medios de almacenamiento y movilidad. En los freezers y heladeras, que parecen ser sitios de escasa contaminación microbiana, existen hongos, levaduras y bacterias que pueden ser peligrosos.

Los recipientes, que deben ser totalmente herméticos, no deben almacenarse en las puertas y sí en los estantes altos.

Los envases y utensilios

El aspecto más importante es que los mismos estén libres de Bisfenol A (BPA). Éste es un compuesto químico de bajo peso muscular que se utiliza en la fabricación de policarbonatos y resinas epoxi. Hoy en día está prohibida la venta de biberones de este material ya que en los niños podría afectar al cerebro, provocar alteraciones hormonales y favorecer la aparición de problemas de conducta.

Los profesionales sugieren el uso de envases de polipropileno, entre otros plásticos inertes y aptos para estar en contacto con alimentos. Para esterilizarlos en el hogar se los coloca en una olla y se hace hervir el agua por un lapso de 10 minutos.

Otros aspectos importantes

Finalmente deben considerarse algunas cuestiones relativas a los manipuladores, que también pueden ser medios de contaminación.

En ese punto debe prestarse atención a la salud y la higiene personal. Sobre todo debe tenerse cuidado con enfermedades que involucren las vías aéreas y con afecciones cutáneas.

Conservación de la leche humana

A continuación se destacan los valores de referencia adoptados por la Red de Leche Humana de Mendoza. Los mismos deben ser tenidos en cuenta por las mamás que la guarden en sus propios hogares. Siempre que sea posible esto debe hacerse de inmediato.

Almacenamiento en refrigeración:

Leche humana para recién nacido prematuro: se conservará entre 3°C y 5°C por un tiempo máximo de 24 hs.

Leche Humana para recién nacido a término: se conservará entre 3°C y 5°C por un tiempo máximo de máximo 72 hs.

Almacenamiento en congelación:

Leche Humana destinada a reserva individual en domicilio: se conservará a -18°C, por un tiempo máximo de 30 días.

En cuanto al traslado, en cualquiera de los casos y sin importar la distancia, la exigencia es mantener los valores de refrigeración o congelación de la leche.

Envases leche:

Envases leche
Envase leche

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 00:09
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 00:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"