La demanda del cannabis legal aún es mínima en Mendoza

Según establece la ley, se autoriza únicamente para casos de epilepsias refractarias. Sólo cinco pacientes se registraron para acceder al aceite cuyo trámite de importación se realiza a través del ministerio de Salud. Los requisitos son tan claros como rigurosos.

En noviembre de 2017, el gobierno de Mendoza reglamentaba la ley de uso de cannabis medicinal. A un año de que entrara en vigencia la normativa nacional, el subsecretario de Salud, Oscar Sagás, traza un panorama de cómo está actualmente el tema en la provincia, precisa claramente límites y alcances y toma distancia de la circulación ilegal -bastante profusa, por cierto- de los productos cannábicos en el país. 

El protocolo. "La ley provincial que autoriza el uso del cannabis para la epilepsia refractaria es la 8.962. Después salió la resolución reglamentaria, la 2.237, de noviembre de 2017, y ahí se crea la Unidad de Vigilancia Tutelada (UVT). Su objetivo principal es que dé las directrices clínicas del uso de cannabinoides. Esta unidad es la que se tiene que encargar de elaborar un protocolo de actuación para aquellos pacientes que tienen epilepsia refractaria y soliciten el uso de este producto".

Cannabismedicinal

Por ahora, sólo epilepsia. ¿Qué pasa si un médico considera que utilizar aceite de cannabis serviría para menguar el dolor o alguna otra patología en particular? "No existe esa posibilidad. La ley está habilitada, en esta primera instancia, para el uso exclusivamente en casos de epilepsia refractaria. Se pueden iniciar, y esto también es una potestad que tiene la UVT, alguna línea de investigación para patologías futuras. Pero por ahora, la ley es muy clara, sólo es para pacientes con epilepsia refractaria".

El circuito alternativo. "Evidentemente hay casos en que apelan a lo ilegal. No estamos hablando de un medicamento, porque no está aprobado por la ANMAT y la FDA. Es un estupefaciente y su uso está prohibido. Que algunos profesionales lo usen para otras patologías, no significa que esté autorizado. Los pacientes consiguen por vías alternativas, que no son las legales, un producto que no es un medicamento. En realidad, se saca la ley y esta resolución porque evidentemente no hay líneas de investigación a nivel nacional y en el mundo hay muy pocas del uso del cannabis, incluso para la epilepsia refractaria".

Hay equipo. La Unidad de Vigilancia Tutelada está integrada por siete miembros titulares y siete suplentes. Hay un representante de la Dirección de Ciencia, Investigación y Tecnología, uno de la Dirección de Farmacología, y neurólogos de Osep y de los hospitales Notti, Schestakow, Central, y Scaravelli. Estos neurólogos son los que tratan a pacientes con esta patología en toda la provincia. Frente a la solicitud de una persona que dice tener epilepsia refractaria se hace la admisión, pero esta tiene que reunir una cierta cantidad de requisitos para que esa solicitad pase a la UVT y se implemente el protocolo. A partir de ahí, ese pedido, si corresponde o no, se envía al ANMAT y este por vía de excepción autoriza la importación del cannabis. Posteriormente es la provincia la que se encarga de ese trámite y de costearlo. Esos pacientes quedan registrados.

El paso a paso. "Si hoy quisieras comprar aceite de cannabis tenés que demostrar que tenés epilepsia refractaria. Para eso hay que ir a uno de los neurólogos que trabajan para la UVT. Él hace una serie de preguntas, en base a los requisitos que se deben cumplir. Por ejemplo, que no tenga respuestas a dos drogas habituales para la epilepsia, no sea pasible a cirugía, no responda a la dieta cetogénica o a la estimulación vagal. Además se le hace un video encefalograma. Él firma esa solicitud de admisión y el médico eleva todo esto a la Unidad de Vigilancia Tutelada. Esta llena el protocolo y dice este paciente reúne las condiciones o no para que se le dé el aceite de cannabis. Finalmente, quien autoriza la importación es la ANMAT, pero quien se transforma en importador es la provincia. Esto evita un montón de trámites engorrosos que antes debía hacer el paciente. Este tenía que ir a Buenos Aires (porque entra por una sola aduana, por Ezeiza), y retirarlo personalmente".

Cannabis vs. Ritalin 1

"Hay cannabicultores locales que preparan aceite de cannabis, pero ese es un circuito no autorizado. No podemos hacer nada porque evidentemente son circuitos informales, ilegales, a los que hay pacientes que recurren movilizados por una necesidad". 

Faltan más estudios. "A esos pacientes que buscan en el circuito ilegal qué le decimos: por qué no entran a la Unidad de Vigilancia Tutelada y nosotros le conseguimos el aceite a través del ministerio, siempre y cuando reunan los requisitos. Por ahí tenemos que hacer dosaje de droga y el paciente tiene que suspender por un tiempo corto la medicación y hay algunos que no están dispuestos a eso. Entonces, van a los circuitos ilegales. Esto nos va servir para hacer un estudio serio.Junto al Hospital Garraham vamos a encarar un estudio multicéntrico, porque no hay experiencias que estén fundadas en la parte científica". 

Un cuidado paliativo. "Hoy uno puede autorizar el aceite de cannabis como vía de excepción y si al paciente le ha bajado la frecuencia de las crisis de epilepsia, pero no se lo considera un tratamiento. Es un cuidado paliativo frente a algo que científicamente no sabemos cuál es la dosis exacta que hay que usar, cuáles son los grados de pureza que tenemos que tener para esto, porque no hay estudios y en el mundo hay muy pocos". 

"El aceite que podemos comprar legalmente se fabrica en Estados Unidos y en Canadá. Y tampoco es un medicamento, lo venden como un suplemento dietario. No estamos hablando de un medicamento autorizado por la ANMAT y por la FDA".

Memoria y balance. "La Unidad de Vigilancia Tutelada está funcionando en la provincia. Ya tenemos cinco solicitudes de pacientes que han requerido el aceite de cannabis y el ministerio está avanzando en el trámite para conseguirlo a través de la ANMAT y así poder importarlo. Esto es en forma gratuita para todos los pacientes. De esta forma tratamos de facilitarle al paciente que viene tomando cannabis, y que no estaba por un circuito legal, que pase a un circuito legal. Aquel paciente que ha probado todo tipo de tratamientos y no ha tenido resultados y tomando el aceite de cannabis ha disminuido las crisis, debe pasar por la UVT y cumplir todos los requisitos".

Opiniones (5)
21 de julio de 2018 | 03:54
6
ERROR
21 de julio de 2018 | 03:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hay muchísimas patologías que se tratan con aceite de canabis, lamentablemente no están contempladas en la ley.
    5
  2. Y todo lo que no entre en el Mercado de Fármacos comunes, no va a ser fácil conseguir. Hay mucha presión de los grandes laboratorios que obvio están de la mano con el gobierno de turno. Empresarios, Laboratorios. Todo para currar a través de la desgracia de los pobres pacientes. con este gobierno olvídate de terapias alternativas. Así se fomenta el mercado ilegal y la gente termina consumiendo cualquier cosa. Aprendamos de los grandes países y dejemos de inventar. Vayamos a Chile un país que nos lleva años luz con respecto a las terapias alternativas.
    4
  3. Se consume por la legalización muchísima alternativa. Las narcos felices. Vieron que era al revés?
    3
  4. Por observaciones empiricas ,puede decir algunas cosas . A) ningun consumidor de esta porqueria podra desarrolar su capacidad al tope . B) mantener este tipo de vicios , es caro .C ) esta es la antesala de otras cosas . D) eso de que es tranquilizante y todas esas yerbas son mentiras ( es todo psicologico) . Esto es una porqueria .#RoundapYa
    2
  5. El cannabis terapeutico es una cosa y el cannabis es otra .
    1