Mejorar la circulación en cada momento del día

El médico flebólogo e investigador Miguel Ángel Gramajo Booth nos da algunos tips para relajar nuestras piernas y contribuir al retorno venoso.

Llegó el tiempo de planificar y de organizarnos nuevamente y realizar esta tarea puede convertirse también en una buena oportunidad para pensar qué aspectos de nuestra vida queremos mejorar y plantear estrategias para lograrlo. Para quienes padecen várices y quieren aliviar sus síntomas o para quienes desean prevenir su aparición, fortalecer la salud de las piernas puede ser la meta a alcanzar. El médico flebólogo e investigador Miguel Ángel Gramajo Booth explica que para ello no hacen falta grandes cambios, sino más bien simples acciones: lo importante está en saber que cada momento del día puede ser aprovechado para implementarlas.

La mañana

La primera táctica puede ser llevada a cabo apenas nos levantamos: sí, la elección de nuestra vestimenta ya resulta fundamental. En ese sentido, debemos evitar el uso de ropas muy ajustadas y de ligaduras en la mitad inferior del cuerpo. También hay que prestar atención al calzado: tiene que ser cómodo y liviano (los zapatos demasiado apretados o los tacos muy altos, por ejemplo, no colaboran al buen retorno venoso). Otra excelente alternativa es utilizar medias de descanso, que se consiguen en la mayoría de las farmacias y ofrecen una adecuada compresión.

La jornada laboral

Es bien sabido que el sedentarismo, muy común entre las personas que realizan trabajos de escritorio y oficina, así como aquellas actividades laborales que obligan a estar mucho tiempo de pie (docencia, atención en ventas, guardias) aumentan el riesgo de padecer várices. Por algo en 2014 fueron incorporadas por el Ministerio de Trabajo a la lista de afecciones que están obligadas a cubrir las ART. ¿Hay algo que podamos hacer entonces? 

Muy fácil: debemos intentar no permanecer más de una hora quietos en la misma postura. Es importante que, cada ese lapso de tiempo, podamos dar breves paseos para movilizar las piernas.

El mediodía

La decisión sobre qué comer también es muy importante: ¡hay que mantener una alimentación equilibrada! Una dieta baja en calorías y alta en fibras es indispensable para controlar el peso y evitar el estreñimiento y para ello debemos priorizar el consumo de frutas y verduras. Claro está que lo que mencionamos para el almuerzo debe repetirse para la cena. Otra cuestión relacionada con este tema (pero que no se limita a este momento del día sino que debe implementarse a lo largo de nuestra jornada) es la necesidad de beber entre dos y tres litros de agua.

La tarde

Hacer media hora de ejercicios que fortalezcan la musculatura de las piernas y favorezcan la circulación de retorno es otra de las claves. Seguramente al volver del trabajo podamos sentir mucho cansancio pero hay que saber que no se necesitan grandes esfuerzos sino que ya una simple caminata resulta más que suficiente (quizás incluso podemos aprovechar y bajarnos del colectivo que nos trae desde el trabajo unas cuadras antes de llegar a casa para despejarnos y regresar al hogar con la tarea cumplida). Existen además otras divertidas opciones a las que podemos recurrir: la gimnasia, el ciclismo, la natación, el spinning o el tenis, para citar algunos ejemplos.

La noche

¿Qué mejor opción que terminar nuestro día aliviando todas las tensiones acumuladas? Realizar automasajes en las piernas es ideal para ello. ¿Cómo? Los tips son muy sencillos y siguiéndolos ayudaremos a que la sangre acumulada en la zona comience a movilizarse y fluya hacia el corazón. A tomar nota: debemos efectuar los masajes de forma ascendente (empezando por los pies y subiendo lentamente hasta llegar a los muslos). Es imprescindible que quienes padecen várices, cuiden de no aplicarlos directamente sobre las mismas, sino en las zonas aledañas. Los movimientos deben ser siempre suaves y para ello es fundamental utilizar palmas y dedos en su totalidad y no presionar solamente con las yemas. La utilización además de cremas o aceites resulta excelente para evitar la fricción.

También dormir con las piernas ligeramente elevadas es otra opción perfecta para favorecer el retorno venoso. Para ello, debemos respetar el ángulo indicado que es el de 45º.

Dr. Miguel Ángel Gramajo Booth (MN 42.569), - Nueva Flebología

Opiniones (0)
19 de junio de 2018 | 04:33
1
ERROR
19 de junio de 2018 | 04:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"