Inflación y dólar: qué espera el Gobierno en los próximos meses

El titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, afirmó que si bien "en los últimos tres meses el tipo de cambio se movió en forma significativa, no hay perspectivas de que el tipo de cambio se mueva en el resto del año". Y agregó que el proceso de desinflación "se hará más evidente a partir de mayo o junio".

 El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, aseguró hoy que "la perspectiva de crecimiento económico es muy, muy sólida", confió en que "el proceso de desinflación se hará mas evidente a partir de mayo o junio", y relativizó la incidencia de las recientes presiones alcistas en el mercado cambiario. 

"En los últimos tres meses el tipo de cambio se movió en forma significativa, pero no hay perspectiva de que se mueva en el resto del año", proyectó Sturzenegger al hablar durante el encuentro del IIF (Intituto Internacional de Finanzas), que comenzó hoy en un hotel porteño, en el marco de las reuniones del Grupo de los 20 (G20). 

El titular del BCRA sostuvo que "no hay nada de particular o extraño" en las recientes intervenciones de la autoridad monetaria, vendiendo dólares en el mercado para evitar un salto en la cotización: "en las últimas semanas intervenimos como lo hicimos esporádicamente en los dos últimos años", recordó.

"En este caso puntual -explicó- hay una percepción de los agentes sobre la política monetaria hacia el futuro que no se condice con la del Banco Central". Según Sturzenegger, "hay una brecha de percepción muy fuerte en los últimos tres meses, pero el tipo de cambio nominal que lee el mercado no es el correcto, ya que la nominalidad va a estar mucho más controlada". 

En materia inflacionaria, por otra parte, el funcionario defendió la política monetaria, que se hizo "más restrictiva" este año, con tasas reales que pasaron de 3,5% el año pasado a más de 10% en 2018.

"El segundo elemento en esta materia -agregó- es el anclaje en los salarios, ya que hubo mucha coordinación, tanto en el sector privado como en el público, en torno a la meta de 15% (de suba anual) y eso va a ayudar muchísimo".

Sturzenegger mencionó en tercer lugar el ajuste de los precios regulados que concluirá en pocas semanas más, por lo que en este flanco "no vamos a estar agregando presiones inflacionarias".

Un factor adicional, continuó, es la reducción de las transferencias del Banco Central al Tesoro, que habían llegado a 5% del PIB en 2015, bajaron a 2% al año siguiente y fueron de 1,5% en 2017.

"El objetivo pactado con Hacienda es reducir esas transferencias a 1% del producto este año, recortarlas a 0,5% en 2019 y eliminarlas en 2020, con lo cual se elimina este factor de inflación residual", puntualizó Sturzenegger. 

El funcionario recordó que "la inflación cayó el año pasado en 15 puntos en el área Metropolitana y 13 a nivel nacional, mientras desde mayo pasado la inflación núcleo siguió la tendencia planteada de 17% anual". 

Sturzenegger añadió que "la desinflación está claramente en las expectativas de los analistas y va pareja con el crecimiento de la economía, que será de 3% este año y el próximo, lo cual tiene que ver con las reformas estructurales en sectores como la agricultura, la ganadería, la energía y las finanzas, entre otros".

"Apoyados en el crédito, la construcción y la industria automotriz le ponen un piso al crecimiento, mientras en carnes, por ejemplo, pasamos de prohibir las exportaciones (durante el anterior gobierno) a la apertura del mercado chino, con lo cual se abre un frigorífico cada dos semanas", resaltó.

Sturzenegger dijo que "en 2017 la economía creció, punta a punta, un 4%, aunque el promedio dio menos de 3% por el arrastre del año anterior".

"Llevamos -contabilizó- siete trimestres de crecimiento, mientras en los últimos seis la suba rondó el 1% y no hay ningún atisbo de que ese ritmo se esté desacelerando, como lo demuestra la fuerte expansión en el último cuarto del año pasado".

Para el titular del BCRA, "esa variación trimestre a trimestre es muy pareja y está asociada al régimen de tipo de cambio flotante, que absorbe los shocks de la economía y mantiene un crecimiento sostenido".

"Esta es una novedad en la Argentina y no la encontramos en la historia reciente", remarcó el presidente del Banco Central. 

Opiniones (5)
20 de agosto de 2018 | 12:10
6
ERROR
20 de agosto de 2018 | 12:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Políticamente es imposible que echen al director del BC y del BN ya que eso indicaría claramente que no saben qué hacer. Ellos mienten, mientras pasa el tiempo y ven qué se les ocurre. Seguro que el dólar lo mantienen debajo de 20.50 hasta fin de marzo, por la inflación de primer trimestre, pero luego, se vienen hasta julio dos aumentos de combustible por lo menos y lo demás.....ni hablemos. Después de julio, comienza la carrera para las elecciones, y deben demostrar estabilidad. Si logran algo hasta julio, bien... caso contrario pierden las elecciones. Y ellos lo saben.
    5
  2. Todas mentiras, continuara subiendo el dolar, subiendo el precio de la nafta y en consecuencia, una continua INFLACION , autorizada por el Gobierno, que NO SABE adonde mierda va el Pais ,se va hundir,pero ellos siguen mintiendose y mintiendonos.Sigo sosteniendo el unico remedio es ECHAR todo el equipo economico y hacer producir el CAMPO,la industria y el ganado.-
    4
  3. Un milagro espera.... chamuyan y chamuyan....van dos años y nada...y "el segundo semestre" no llega...
    3
  4. Me parece que se aprendieron el, "miente, miente, miente, que algo quedará" del gobierno anterior.
    2
  5. No entiendo a los periodistas que publican las opiniones de este funcionario, a fines del 2016 insistía que la inflación iba a estar entre el 12 y el 17%, la realidad le demostró lo lejos que estaban de poder controlar la economía, en ese mismo artículo pronosticaba una inflación entre el 8 y el 12% (este año en 2 meses ya se comieron mas de la mitad del valor anual). En Suecia el ministro de economía pronostico una inflación del 0,5% anual, finalmente la inflación terminó en el 0,8%, por supuesto el ministro renunció; igualito que acá.
    1