N. Munilla

Una visión optimista sobre la humanidad

Johan Norberg contrarresta con datos fehacientes y observaciones empíricas, las perspectivas pesimistas sobre el presente y futuro de las sociedades humanas.

En una época de globalización e hiperconectividad, hay una sobreabundancia de noticias negativas referentes a lo que sucede en el mundo: guerras, protestas, dictaduras, avasallamientos de las libertades, desastres naturales, cambio climático. Aspectos adversos que construyen una mirada pesimista sobre el presente y, en cierto modo, avivan un anhelo persistente por un pasado algo engañoso y sesgado, producto de recuerdos relativamente difusos y antojadizos.

Grandes avances de la humanidad. El futuro es mejor de lo que pensamos (Editorial El Ateneo), del escritor y documentalista sueco Johan Norberg, es una obra que marca la tendencia contraria al pesimismo global. Refleja con datos tangibles y métodos empíricos los 'enormes' progresos que las sociedades han logrado a través de los siglos, especialmente en las últimas décadas, centrándose en aspectos como la pobreza, la higiene, la igualdad y la violencia, y en su evolución favorable a lo largo de la cronología histórica.

Grandes avances de la humanidad libro

"Estamos siendo testigos de la mayor mejora de los niveles de vida en todo el mundo que jamás se ha producido", señala Norberg -de ideas liberales y muy crítico de los movimientos populistas y conservadores; con expresiones propias de quienes enaltecen el progreso y buscan elevar el alicaído optimismo de los seres humanos.

Este ensayo económico y político se explaya sobre diez elementos centrales que determinan la calidad de vida de las personas: la alimentación, la higiene, la esperanza de vida, la pobreza, la violencia, el medio ambiente, la alfabetización, la libertad, la igualdad y las próximas generaciones. Sobre ellos, el autor asienta los tres "pilares del desarrollo: las libertades individuales, la economía abierta y el progreso tecnológico", que, bajo su punto de vista, son los ejes fundamentales del progreso social.

"La pobreza, la desnutrición, el analfabetismo, el trabajo infantil y la mortalidad infantil están cayendo más rápidamente que en cualquier otro momento de la historia humana. El último siglo, la esperanza de vida al nacer aumentó más del doble que en los últimos doscientos mil años. El riesgo de que cualquier individuo quede expuesto a la guerra, muera en un desastre natural o sea sometido a una dictadura ha disminuido más que en cualquier otra época. Que un niño nacido hoy alcance la edad de jubilarse es más probable que lo que era para sus antepasados vivir hasta la edad de cinco", expone Norberg al comienzo de Grandes avances de la humanidad mediante definiciones que despliega con mayor fuerza en los párrafos subsiguientes.

Por otro lado, en un aire de moderación discursiva que se repite en la mayoría de los capítulos de la obra, el documentalista sueco considera que los conflictos y situaciones de índole negativa que afectan profundamente a los sujetos, y se vuelven causas de las consideraciones fatalistas, son "reales" pero "siempre han existido, en parte ocultos", y "están disminuyendo rápidamente".

Pero no es un mensaje de autocomplacencia [...]. Sería un error terrible dar por sentado tal progreso. Hemos vivido con estos problemas durante la mayor parte de la historia", sentencia.

Para Norberg es inevitable fundamentar sus preocupaciones por el desarrollo humano basándose en su razonamiento fuertemente liberal, al mostrar su desprecio por las corrientes 'populares' y 'conservadoras sociales' que indefectiblemente relaciona con el retraso social: "Los populistas, tanto de la izquierda como de la derecha, tienen un resentimiento generalizado contra la globalización y la economía moderna. Podemos ver la conocida hostilidad hacia la sociedad cosmopolita, urbana y fluida que siempre ha habido por parte de aquellos que son conservadores socialmente, pero hoy se combina con la sensación de que el mundo exterior es peligroso y de que debemos construir muros en sentido literal y figurado".

En esa línea, su mensaje optimista y esperanzador se entrevera con ciertos temores a esas expresiones demagógicas y retrógradas que son tentadoras para los ciudadanos pesimistas, y traza perfiles de líderes políticos 'desestabilizadores' como Donald Trump: "Existe un verdadero riesgo de un contragolpe. Cuando no vemos el progreso que hemos hecho, empezamos a buscar chivos expiatorios para los problemas restantes. A veces parece que estamos dispuestos a probar suerte con cualquier demagogo que nos diga que tiene soluciones rápidas y sencillas para volver a hacer grande a nuestra nación, ya sea mediante la nacionalización de la economía, el bloqueo de las importaciones extranjeras o la expulsión de los inmigrantes. Si creemos que no tenemos nada que perder al hacerlo, es porque tenemos mala memoria".

Grandes avances de la humanidad es un texto desafiante y polémico, y a su vez alegre y refrescante, que contrapone una idea de pasado lúgubre, violento, caprichoso y de existencia humana corta y sufrida, frente a una existencia actual que, pese a sus complicaciones y desafíos, sugiere ser más luminosa y vívida, y que se proyecta hacia un futuro prometedor.

Nicolás Munilla


Opiniones (2)
22 de julio de 2018 | 12:13
3
ERROR
22 de julio de 2018 | 12:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El positivismo es excelente desde Noruega. Que venga al Pastal, o Chachingo, o Ugarteche y veremos cuánto le dura ese positivismo.
    2
  2. Interesante .Los trabajos de Norberg son muy buenos . Norberg es Sueco y vive en Estocolmo . Es como si uno pretendiera explicar como funciona la Argentina y vive en el Barrio Norte en Capital Federal.
    1