Las peleas 'actuadas' entre los Rodríguez Saá para contener al PJ puntano

El gobernador Alberto y el senador Adolfo simulan rencillas en las redes sociales para contentar a todos los sectores del PJ de San Luis, revolucionado por la cumbre del peronismo nacional que se celebraría este viernes.

Los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá se dividen y ensayan una suerte de pelea a través de las redes sociales como estrategia electoral de cara al 2019, en medio de tironeos y algunos enojos en el PJ puntano por los renovados acercamientos con el kirchnerismo, que se materializarían este viernes con la cumbre que se realizará en esa provincia.

"No hay ningún problema entre ellos. El jefe es el gobernador (Alberto). Adolfo hace lo que dice el gobernador. Siempre juegan al bueno y al malo, pero ambos son lo mismo", reconoció el senador nacional Claudio Poggi, quien fue gobernador de San Luis entre el 2011 y 2015 con el apoyo de los Rodríguez Saá, y luego se transformó en su principal rival político en la provincia.

La cumbre que por la "Unidad del Peronismo" se realizará este viernes y sábado en la localidad puntana de La Pedrera, de la cuál el gobernador Rodríguez Saá fue es su promotor, fue la excusa que encontraron los hermanos para marcar supuestas diferencias y así contener entre ambos a todos los sectores en los que está dividido el peronismo puntano.

Así, mientras que por estas horas, según confiaron fuentes gubernamentales a la agencia Télam, Alberto está en La Pedrera ultimando los detalles de la cumbre de la que van a participar legisladores kirchneristas, gobernadores y referentes de los movimientos sociales, Adolfo salió a despegarse de la movida aclarando que "el PJ Puntano no participa del evento".

"La reunión de la militancia nos divide. En consecuencia, el PJ quiere informar, queremos informar, que no somos organizadores, no somos anfitriones, no hemos sido invitados, no participamos de ninguna manera. Los dirigentes del frente Unidad Justicialista que quieran asistir a título personal es correcto y está bien", sostuvo el senador en el video que rápidamente se viralizó en las redes.

Esta salvedad que Adolfo hace al final del mensaje, dándole libertad de acción a los dirigentes, es la señal que da cuenta que la jugada está consensuada.

"El da libertad de acción porque los referentes kirchneristas de la provincia son funcionarios, referentes del kirchnerismo; La Cámpora y el Movimiento Evita tienen cargos en distintas dependencias del Estado en alianza con el gobernador", detalló un dirigente de la capital puntana.

"Todos esos funcionarios estarán presentes junto al gobernador en las jornadas que se llevarán a cabo el viernes y sábado próximo", confiaron fuentes provinciales.

"Adolfo quiere suceder a su hermano en la gobernación, y va a ser candidato en el 2019, y jugar con el kirchnerismo va contra sus intereses, si se tiene en cuenta que San Luis siempre fue una provincia antikirchnerista", confió un alto dirigente puntano a la citada agencia nacional.

El único que está fuera de este grupo es Roberto Gonzáles Espíndola, que es quien hasta ahora representó en la provincia a la agrupación Kolina -que lidera la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner-, pero que en la práctica comenzó a jugar con el macrismo tras la derrota del 2015.

"Los peronistas más tradicionales e históricos de la provincia no ven con buenos ojos el acercamiento que el gobernador está teniendo con el ala kirchnerista, pero Alberto necesita de ese apoyo porque su objetivo es compartir la fórmula presidencial que presente el espacio en el 2019", explicó el dirigente.

Por esto, Alberto hace esfuerzos denodados por demostrar que es un gran anfitrión y busca consolidar sus chances de ser candidato en 2019 para poder cosechar las ventajas que le daría contar con un piso del 30% de los votos que le aseguraría el kirchnerismo, sobre todo teniendo en cuenta que cuando los hermanos Rodríguez Saá participaron de las presidenciales con sello propio no superaron en el mejor de los casos el 7% de los votos.

En tanto, Adolfo hace lo propio a nivel local, ya que para ganar la gobernación de San Luis en el 2019 necesita asegurarse la mayor cantidad de votos de los puntanos, que ya dieron en varias oportunidades señales claras de su antikirchnerismo.

Por ahora, la jugada prendió bien tanto en la provincia como en las redes sociales, donde uno y otro -dependiendo de la orientación que tenga el militante de turno- están recibiendo cataratas de elogios o mensajes de repudio.


Opiniones (0)
22 de julio de 2018 | 23:39
1
ERROR
22 de julio de 2018 | 23:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"